Temas Especiales

06 de Apr de 2020

Cultura

La USMA en letras, la obra de Ríos Torres

El promotor cultural repasa su quehacer literario, que forma parte de la historia de la Universidad Santa María La Antigua

La Universidad Católica Santa María La Antigua cumplió en mayo el cincuentenario de su fundación. El 4 de febrero de 1976, en el acto de graduación de la USMA expresaba: ‘para quienes, veían en el surgimiento de una nueva universidad, administrada por la Iglesia Católica, algún peligro de sectarismo organizado a los más altos niveles académicos, la realidad se ha encargado de demostrar lo infundado de tales temores. La USMA le entrega al país egresados de alta calidad profesional y, lo que es más significativo, de personas de alta sensibilidad social comprometidos con la Patria'.

Perspectivas es mi primer libro, publicado en 1982. Las reflexiones compartidas en el acto de graduación de 1976 se incluyen en esa edición virginal de mi haber literario. Nunca imaginé que años después en la década de 1990, la USMA dejaría huellas imborrable en mi odisea como escritor.

Las raíces compartidas se edita en 1993. En esta obra comento un significativo ensayo de Alfredo Figueroa Navarro, titulado Juventud y Cultura , en el cual explora los niveles y horizontes culturales del universitario en la década de 1980. El estudio presenta la encuesta realizada a estudiantes de la USMA.

Los laberintos del amor , antología poética del Dr. Rodolfo Ermocilla Bellido, es una edición del Círculo de Lectura de la USMA, 2001. Participa como correctora Isolda De León B. de la membresía del CLEC.

El archipiélago soñado , ensayo de crítica literaria sobre la obra de Ernesto Endara, fue publicado en 1997. Wei Loo Yau, de diseño gráfico - una de mis estudiantes del curso de ‘Cultura Literaria'- ilustró la obra con hermosos trabajos a plumilla. Erasto Espino y Ariel Barría de la USMA participaron como correctores.

Los rostros del tiempo , ensayos históricos, filosóficos y culturales, se presentó en 1999. Rolando Carvajal, uno de mis estudiantes ‘usmeños', diseñó la portada. La obra nace de mis clases de ‘Historia de Panamá: Soy el Chagres, matriz existencial del hombre panameño', El movimiento de Mama Chi y la Revolución de Tule. Asimismo, Simón Bolívar y sus lecturas son temas que he analizado con mis estudiantes.

Una de mis alumnas me consiguió un viaje especial a la Isla de Barro Colorado. Al navegar por el lago Gatún surge la inspiración para escribir el ensayo literario e histórico sobre el río canalizado más importante del mundo: el Chagres.

Musas del Centenario (2003) incluye reseñas de 39 autores panameños: María Gilma Arrocha, Errol Caballero y Ramón F. Jurado, estudiantes ‘usmeños'. Haydée Bermúdez e Isolda De León del Círculo de Lectura son las correctoras. María Vergara, del CLEC, hace la diagramación.

La calle del espanto , locura narrativa de Sir Richard Brooks fue publicada en el 2004. Tiene su origen en la cátedra de Cultura Literaria. Ariel Barría, Isolda De León y Gloria Melania Rodríguez del CLEC participan en su corrección. La cuarta de 2015 tiene a Haydée Bermúdez, del boletín ‘Huellas', como editora.

La bitácora de la fantasía (2005) tiene como protagonistas a estudiantes ‘usmeños' como Wei Loo Yau, Khatiya Asvat, Miroslava Herrera, Miguel Ávila, Diana Amat y como correctores a Ariel Barría, Isolda De León y Haydée Bermúdez.

Por su parte, La magia del Quijote (2006), tiene a Isolda De León Becerra como coautora, quien coordinaba el programa de ‘Tertulia Literaria' en Radio Caracol y WRadio, que era voz literaria del Círculo de Lectura de la USMA (CLEC-USMA).

Memoria de mis memorias (2008) recoge el ensayo Aproximación al Panamá Literario , que analiza algunos escritores que fueron promovidos por el Círculo de Lectura de la USMA como Rosamaría Britton, Manuel Orestes Nieto, Jorge Thomas, Ramón Fonseca, Rosemarie Tapia, Errol Caballero, Sofía Santim, Justo Arroyo, Mercedes Arias, Javier Riba Peñalba, Marisín Villalaz, Ernesto Endara, Diana Coronado, Ileana Gólcher, Eloy Fisher, Rafael Ruiloba, Juan Carlos Ansín, entre muchos otros.

La experiencia docente -sobre todo con la Cátedra de Cultura Literaria- y la coordinación del Círculo de Lectura en la USMA fueron determinantes en mi vida literaria como escritor, crítico, promotor cultural, y como ser humano. De allí surgieron amistades excepcionales. Mis alumnos son mi mayor satisfacción.

A lo largo de sus 50 años, la USMA ha enriqueciendo a Panamá con profesionales y ciudadanos ejemplares.

Nota Relacionada

50 años de educación universitaria