Temas Especiales

14 de May de 2021

Cultura

La pluralidad se tomó la avenida Central

Más de 300 artistas fueron parte de la iniciativa que promete volver

La pluralidad se tomó la avenida Central
Cientos de panameños tuvieron la oportunidad de disfrutar de arte callejero.

En la avenida Central estaba MOV, música para bboys & All styles dancers con los dj Ritmo Equis y Vicious Decks. Al ritmo de ‘Big Gun', de ACDC, le hacían ambiente a Cas, grafitero que tomó por lienzo una pared abandonada de La Peatonal.

‘Estoy desde las nueve de la mañana preparando todo. Estas iniciativas son buenísimas, pues antes hacer esto implicaba una detención policial', contó Cas mientras sacudía su lata de aerosol para continuar coloreando de amarillo y verde el gris de la pared.

LIBERTAD DE CREACIÓN

Los 751.38 metros lineales de la Central se convirtieron en la Vía Plural, proyecto que abrió camino a cientos de artistas de varias disciplinas para que el arte salga del frío de las galerías. Teatro, música hip hop , poesía, danza, pintura, cine, circo y new media se fusionaron en La Peatonal.

‘Señor, yo quiero un poema de animales, como mi dinosaurio', le dijo un niño al hombre que escribía poesías desde su escritorio.

Para la rima, gran dispensadora de sueños e ilusiones, estaba Enrico, un poeta panameño que ofrecía versos y poemas por 1 y 3 dólares. Solo había que sentarse y decirle lo que se deseaba.

‘La idea del escritorio es proyectar que se puede trabajar en cualquier lado. La mente es una oficina sin pared, que no para, por eso me gusta improvisar y jugar con las palabras y regalárselas a la gente', explicó el poeta.

En el concepto del escritorio de poesía se reúne lo que significa Vía Plural, un proyecto que busca que los artistas le tomen el gusto a la calle y que trabajen desde allí, ofreciendo creatividad a los peatones para que consuman arte y no solo ropa.

‘La idea es que la Central se convierta nuevamente en una avenida del arte todas las semanas, sin tener que organizarse Vía Plural, necesariamente, aunque buscamos realizar dentro de unos meses el festival de arte en la calle', contó Martín Valero, uno de los organizadores, en medio del jolgorio de gente.

Concretar un proyecto como este no fue fácil, reconoce Valero; costó varios miles de dólares y la búsqueda de muchos patrocinadores.

‘Muchas empresas e instituciones se comprometieron y cumplieron; otras no', explica. ‘Hay gente que se toma en serio actividades culturales como esta', agrega.

Quizás es por esto que Vía Plural es un proyecto ambicioso en realización y objetivos. Les tomó meses coordinar y convocar a los artistas con la meta de reunir a cientos de ellos y sus talentos en un solo lugar.

Para las cuatro de la tarde, el día seguía nublado, pero cargado del atractivo pictórico de la avenida Central por sí misma, la única peatonal en esta ciudad que casi no tiene aceras, diseñada exclusivamente para que las personas caminen tranquilamente.

A esa hora, quienes habían ido a comprar o simplemente a pasear se acercaban curiosos a alguno de los nueve puntos del recorrido dedicados al arte urbano. Entre esos, las pinturas de Ana Noel y de Darlen Dayan, quien pinta rostros inspirados en el arte de Salvador Dalí y Frida Kahlo.

ENCUENTRO DE IDEAS

¡Eres el diablo!, gritó un hombre que proclamaba llevar la palabra de Dios que, con micrófono en mano y dos acompañantes más, miraban con desaprobación a uno de los chicos de ‘Amantes de Sofía', el grupo de filósofos egresados de la Universidad de Panamá.

Estos, en una intervención teatral con pasajes de Soren Kierkegaard, en sus monólogos improvisados y basándose en la teoría del filósofo y teólogo danés del siglo XIX, retaban a los transeúntes a quedarse a ver y escuchar el espectáculo.

Seguido, leyeron dos cuentos cortos de Chuchú Martínez, pasajes feministas y críticos del rol político de cada ciudadano. De fondo seguía escuchándose el sermón como un eco de todos los días en la Central.

El sol se hacía a un lado mientras cientos de personas caminaban hacia la Plaza de Francia para dar cierre a un evento sin precedentes en la ciudad de Panamá.

‘En Vía Plural los artistas hicieron lo que mejor hacen: hacer de este mundo un lugar mejor', compartió Alexandra Schjelderup, encargada de Cultura de la Alcaldía de Panamá y fiel creyente, en teoría y práctica, de que los espacios de creatividad son ‘oxígeno' para nuestra viciada sociedad.

Enumerar lo vivido en Vía Plural es casi imposible, quizás se pueda resumir en un cúmulo de ideas de danzas clásicas, modernas, urbanas, teatro, galerías a cielo abierto, cine, poesía, bandas y un mercado cultural, aprobados por las sonrisas de miles de personas testigos de que el arte es un bien saludable para todos. Una carga de música, fusionada con rostros y acentos de la diversidad que caracteriza a Panamá.

El cierre, a cargo de los tambores de Alfredo Hidrovo, fue, más que una clausura, un pase hacia un segundo festival de calle, con la promesa de que como el del pasado sábado 30 de mayo, será de todos y todas.

==========

Martín Valero

‘ La mente es una oficina sin paredes, que no para, por eso improviso'

ORGANIZADOR DE ‘VÍA PLURAL'