Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Cultura

Madame Carven y el chic francés

Estudiante de Bellas Artes, hija de un editor italiano, Carmen de Tommaso quería ser arquitecta

Madame Carven y el chic francés
Madame Carven ya era una personalidad del mundo de la moda en los años 60.

Marie-Louise Carven-Grog, decana de la moda francesa y fundadora de la casa de costura Carven, falleció en París a los 105 años, informaron fuentes de su entorno. Carven-Grog, conocida también por su nombre de soltera, Carmen de Tommaso, nació en 1909 en Châtellerault, en el centro de Francia, y tras estudiar Bellas Artes fundó en 1945 la firma de moda a la que le dio su nombre.

Todo comenzó con un complejo: como era bajita ‘como un repollo', según sus propias palabras, Madame Carven dedicó su vida a demostrar que la elegancia no es cuestión de estatura, diseñando ropa de elegancia muy parisina, llena de frescura y alegría.

‘Realmente tenía un complejo. Liberé a las petisas. Mido 1,55 m, más bien redondita, y durante toda mi juventud las mujeres a la moda eran tan altas, tan longilíneas, tan delgadas', explicaba esta mujer decidida y jovial, que solo dejó de diseñar en 1993, tras medio siglo de creación.

Estudiante de Bellas Artes, hija de un editor italiano, Carmen de Tommaso quería ser arquitecta, antes de apasionarse por las antigüedades, pero comenzó a diseñar ropa para ella y sus amigas a fines de los años 1920, creando poco a poco una red de clientes.

En 1945, tenía 34 años cuando instala una tienda en los Campos Elíseos de París, adoptando el apellido Carven, una contracción de su nombre de pila (que no le gustaba) y el apellido de su tía, de la que se sentía muy cercana.

Un vestido de algodón a rayas blanco y verde --con escote generoso, cintura ajustada y falda amplia-- tuvo éxito inmediato: el modelo, bautizado ‘mi grifa' lanza el ‘verde Carven' que se convertirá en color fetiche de la casa.

ESTILO JOVEN Y COLORES ALEGRES

En el París de la posguerra que no aspiraba más que a ligereza tras años de privaciones, las mujeres adoptaron de inmediato aquellos vestidos sin pretensiones y que caían tan bien al cuerpo.

Un año más tarde, Carven lanza un perfume bajo el mismo nombre, el primero de una serie: ‘Robe d'un soir', ‘Chasse gardée', ‘Eau vive'.

La diseñadora vestirá a estrellas francesas como Martine Carol, Danièle Delorme, Leslie Caron, Sophie Daumier o Brigitte Fossey y a chicas ‘bien' como la futura esposa de presidente Valéry Giscard d'Estaing, incluyendo su traje de novia.

‘Depuré al máximo, abolí los rellenos, acentué la cintura gracias a una sucesión de pinzas, valoricé el busto y acorté la falda para que sea más sexy', explicó en una entrevista con AFP en 2001.

Fue una de las primeras en presentar colecciones en el extranjero y no vaciló en llevar junto a sus baúles llenos de ropa a las propias modelos que la presentaban. Fue una de las primeras que rediseñó uniformes para las azafatas de las líneas aéreas.