Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Cultura

Crecer ya no es cosa de niños

Pobreza, maltrato, violencia. Los infantes de hoy deben superar retos formidables

‘Ahora juegan a matar'. Con estas palabras, que aparecieron en la edición del 13 de junio de La Estrella de Panamá , la defensora del pueblo Lilia Herrera no solo definió a toda una generación, sino también a una problemática social que la semana anterior había alcanzado su punto más álgido con los sucesos acaecidos en el Instituto Nacional, en los que el profesor Arturo Adames y dos estudiantes sufrieron quemaduras al ser alcanzados por una ‘molotov'. ‘Antes se jugaba con muñecas y cosas que no involucraban violencia. Ahora los niños juegan a matar, al enfrentamiento, incluso entre hombres y mujeres, es la era de los videojuegos', manifestó días después de los disturbios en el ‘Nido dé Águilas'.

Hasta el momento han sido detenidos once estudiantes, menores de edad en su mayoría. Las autoridades todavía tratan de identificar a los autores de los videos que la semana pasada fueron causa de consternación en las redes sociales, en los que incluso se amenazó al presidente de la República.

Para la disputada Marylin Vallarino este es precisamente parte del problema: la influencia de la internet, los videojuegos y la televisión en la formación de los infantes. ‘Los programas que pasan los canales no son educativos, sino novelas y sexo, desde la mañana hasta la noche', precisa la creadora de la Fundación para el Desarrollo Integral de la Mujer y la Familia (FUNDADER).

La integrante de la Comisión de la Mujer, la Niñez y la Familia precisó que es necesario ‘trabajar más con la familia, para que nuestra niñez se levante de una forma diferente', para otorgarle una salida al infante que en su casa ‘lo único que escucha son gritos e insultos, donde el padre le pega a la madre'.

El panorama al que los niños se enfrentan es realmente desconsolador, sobre todo si se toma en cuenta de que en Panamá el 43% de los niños de entre 0 y 7 años viven en situación de pobreza, con cinco de cada diez sufriendo de desnutrición crónica. Se estima que el 40% de los niños de 10 a 14 años está en condiciones de pobreza, y cuatro de cada diez son pobres.

De acuerdo con cifras facilitas por Tjipke Bergsma, director regional de Plan International, una ONG enfocada en mejorar las condiciones de vida de los niños en más de 50 países, en el continente americano aproximadamente 26 millones de niños son víctimas de serios abusos cada año, incluyendo 80 mil niñas y adolescentes que fallecen como ‘resultado de violencia doméstica'. Los menores de edad que sobreviven a este abuso quedan marcados psicológicamente, y son más proclives a incurrir en actos violentos, como el femicidio, en un futuro.

ASISTENCIA A LOS PADRES

Hoy, 19 de julio, Día del Niño, los padres deben procurar que la formación que sus hijos reciben en el hogar sea lo suficientemente sólida como para que puedan hacerle frente a un entorno que se torna más violento cada día. Es precisamente en esta dirección que se orienta el estudio publicado recientemente por la psicóloga clínica Anilena Mejía. La investigación se basó en un método conocido como ‘entrenamiento para padres', que ha sido utilizado con éxito en el Reino Unido en la prevención de sustancias ilícitas. También ha sido probado en Chile, Costa Rica y otros 25 países.

En Panamá psicólogos panameños, británicos y australianos buscaron empoderar a los progenitores a través del Programa de Paternidad Positiva o ‘Triple P'. El objetivo era contrarrestar el uso de narcóticos y reducir el comportamiento agresivo y antisocial en los niños. ‘Se ha estimado que entre un 9.5 y 14.2 % de los niños en todo el mundo presentan problemas de conducta desde la infancia... Uno de los más importantes factores de riesgo que se pueden modificar y que contribuyen al desarrollo de problemas en los niños es la calidad de la paternidad', plantea la investigación, cuyos autores son Anilena Mejía, Rachel Calam y Matthew R. Sanders.

El programa ‘Triple P' fue desarrollado hace 30 años en Australia por el profesor Matthew Sanders. Si bien 150 estudios habían evaluado su implementación en múltiples contextos, no existía información acerca de su funcionalidad en un entorno urbano de bajos ingresos, en sectores como Pedregal, San Joaquín, Mañanitas, la 24 de diciembre y Juan Díaz.

Para financiar la implementación del programa en estas comunidades de alto riesgo, Mejía consiguió fondos con la Secretaría de Ciencia y Tecnología (SENACYT). La investigadora de la Universidad de Queensland en Australia, quien durante los próximos tres años estará trabajando en el desarrollo de colaboraciones de investigación para la prevención de la violencia en Panamá y América Latina, reclutó a 108 padres con niños entre edades de 3 a 12 años, con algún nivel de problema de conducta.

Los niños participantes fueron seleccionados en seis colegios públicos en las comunidades antes mencionadas. Como explica, Mejía los directores de las escuelas pusieron a los investigadores en contacto con los maestros, quienes refirieron a estudiantes con dificultades de comportamiento.

Después de organizar una evaluación preliminar con los padres de los infantes seleccionados, se procedió a asignar a los niños a dos grupos: en el primero se discutiría cómo ‘lidiar con la desobediencia'; mientras que el otro serviría como grupo de control. Se realizaron evaluaciones previas a la intervención, y luego dos semanas, tres y 6 meses después.

DISCIPLINA HOSTIL

La intervención en sí tuvo una duración de dos horas, combinando actividades grupales y ejercicios prácticos. ‘'Triple P' puede ser ofrecido a diferentes niveles y para diferentes grados de riesgo. Para una familia con conflictos severos es posible ofrecer un programa intensivo, mientras que para una familia con poco riesgo existe la posibilidad de una sesión corta con seguimiento telefónico', aseveró Mejía.

La discusión se centró en los siguientes puntos claves: razones para la desobediencia, las trampas de la paternidad y el manejo de la indisciplina.

El estudio concluyó que los reportes de hostilidad disminuyeron significativamente en comparación con el grupo de control, así como los niveles de estrés y las conductas negativas en los padres. ‘Nuestras investigaciones demuestran que hubo una reducción marcada en el uso de gritos y golpes por parte de los padres que participaron en el programa (lo cual también se llama disciplina hostil). Las madres también reportaron dar más afecto y cariño a sus hijos, y con esto, se obtuvo una mejora en la conducta', indicó Mejía.

ASISTENCIA SOCIAL

Para la psicóloga lo más difícil de recorrer los patios limosos de la ciudad de Panamá como parte del proyecto financiado por SENACYT fue encontrar madres que tenían que lidear con ‘enfermedades mentales, pobreza, violencia doméstica'.

Aunque el estudio ha sido publicado en revistas internacionales sus conclusiones han pasado desapercibidas para instituciones como el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) y el Ministerio de Educación (MEDUCA). Este último se prepara para reabrir el Instituto Nacional el próximo miércoles.

Eduviges Stanley, de la Fundación Pro Instituto Nacional recomienda retomar el camino de los valores para que así el ‘Nido de Águilas' pueda recuperar parte de la pasada gloria de un colegio que ha visto desfilar por sus aulas a intelectuales y presidentes. ‘Ser revolucionario no tiene nada que ver con pandillas, ni con muchachos que salen a protestar porque no les dejan ponerse los audífonos, sino con reivindicaciones sociales', comentó Stanely.

Además de brindarle orientación a los estudiantes, Stanley también recomienda que los elementos involucrados en actos vandálicos deben ser neutralizados y recibir el castigo que establezca la ley, aunque sean menores de edad.

Más allá de la proliferación de las pandillas, en las que los infantes provenientes de hogares disfuncionales ingresan en busca de vínculos afectivos, el narcotráfico es otra sombra que se cierne sobre el futuro de los niños. Esto es cierto sobre todo en Panamá, que constituye un puente para el paso de todo tipo de mercancías, incluyendo los narcóticos. ‘El paso de la droga por Centroamérica trae consigo muchas muertes... Lo que tenemos que discutir ahora es como prevenir que nuestros niños y niñas caigan en manos del narcotráfico. Pienso que las estrategias y programas de prevención familiar son una de las tantas soluciones', reflexionó Mejía.

La psicóloga clínica considera que programas como el ‘Tripe P' no son un lujo del cual pueda prescindir la sociedad panameña, en la que es imposible pensar que las madres de San Joaquín, Paraíso u otros barrios marginales puedan ‘sacar adelante a sus hijos sin un poco de ayuda y apoyo profesional'.

==========

¿UN DÍA CUALQUIERA?

Los intereses comerciales y la decadencia de una fiesta

Cuando a la diputada Marylin Vallarino se le pregunta acerca de sus reflexiones en este Día del Niño, la promotora de los derechos infantiles expresa su perplejidad. ‘Ni me acordaba que era este domingo', comenta, alegando que desde se cambió la fecha del primero de noviembre al tercer domingo del mes de julio la festividad ha pasado desapercibida.

‘Se debió a intereses económicos, de grupos de empresarios interesados en aumentar sus ganancias en una época en que el movimiento comercial es, por lo general, débil', comentó la política.

Vallarino recuerda que anteriormente el Día del Niño era una fecha de mucha actividad, que creaba expectativa entre la población ya que marcaba el inicio de las fiestas patrias. Las actividades se centraban en las escuelas, a diferencia de lo que ocurre actualmente.

La diputada recuerda que en la administración de Martinelli su colega Sergio Gálvez propuso que el ‘Día del Niño' se festejara en su fecha original el primero de noviembre, después de Halloween y antes de las efemérides patrias, iniciativa que fue retomada durante la pasada presidencia de Adolfo Valderrama en la Asamblea Nacional. Pero hasta el momento esta propuesta legislativa no ha podido prosperar.

==========

‘Se ha estimado que entre un 9.5 y 14.2 % de los niños en todo el mundo presentan problemas de conducta desde la infancia... Uno de los factores más importantes de riesgo que se pueden modificar y que contribuyen al desarrollo de problemas en los niños es la calidad de la paternidad',

ENSAYO CONTROLADO DE UNA INTERVENCIÓN EN PANAMÁ

AUTORES: ANILENA MEJÍA, RACHEL CALAM Y MATTHEW R. SANDERS

==========

METODOLOGÍA

En Panamá el programa ‘Triple P' se implementó de la siguiente manera:

Los 108 padres se dividieron en grupos de 8 a 10. Cada estrategia era practicada en parejas o frente al resto del grupo.

El objetivo era que los padres salieran con estrategias prácticas y recursos para enfrentar los problemas en casa.

Se utilizaban videos para guiar la discusión. Todos los progenitores recibieron un manual que detallaba lo discutido en los grupos.

Todas las evaluaciones del programa se llevaron a cabo a través de cuestionarios cortos y fáciles de leer y completar.