26 de Feb de 2020

Cultura

El legado de Luis Aguilar Ponce

Se le recuerda como un trabajador incansable, innovador en su trabajo y un gran maestro que influyó en infinidad de artistas nacionales

La noticia la dieron a conocer las redes sociales. Las últimas horas del día domingo cerraban una triste semana para el arte y la cultura nacional.

Luis Aguilar Ponce, reconocido artista plástico, pintor y muralista nacido en 1943, falleció de forma repentina, poniendo fin a una vida dedicada al arte y a la enseñanza.

El escritor Carlos Fong recuerda que ‘fue una persona muy preocupada por el tema de la cultura en Panamá. Cada vez que nos encontrábamos era para hablar largo y tendido sobre el tema de la cultura, las críticas culturales, el arte, e incuso la literatura', comenta.

‘Siempre fue un hombre humilde, feliz con lo que hacía, con enseñar. Nunca le vi enojado', recuerda.

Dilsa Rivera, quien laboró con Aguilar, comenta que ‘para mi fue un maestro, íntegro, con muchas ganas, dispuesto siempre a hacer nuevas búsquedas, siempre ala vanguardia en estos tiempos cambiantes; fue un pintor que estuvo evolucionando en el tiempo, nunca se quedó atrás, siempre estuvo pegado a la juventud, entregado a ella'.

Su estilo pictórico evolucionó a lo largo de toda su vida. Y todos los eventos en los que participó y los lugares que visitó influyeron en aquellos cambios.

‘Cambió su estilo a medida que aparecían nuevas generaciones, siempre manteniendo su tema, el desnudo erótico. Influyó mucho en los estudiantes, fue un maestro de la escuela de artes plásticas por muchos años y un embajador cultural', dice Rivera.

Para ella, el mayor legado de Aguilar Ponce es ese llamado diario que tenía para seguir adelante creando. ‘Hace dos semanas estuvo conversando con nosotros de hacer mejoras, de seguir adelante, no rendirnos nunca, algo q ue lo caracterizaba a el era ese trabajo constante no solo a favor de las artes plásticas, sino en el arte en general', agrega.

Para Rivera el deceso de Aguilar Ponce ‘es como si a las artes a nivel nacional le hubiesen perdido un brazo'.

Para el pintor veragüense Aristides Ureña Ramos ha sido muy doloroso saber que Luis Aguilar Ponce nos ha dejado.

‘Mis recuerdos viajan entorno al 1978 a mi regreso a Panamá, cuando me incorporo en la creación y potenciamiento de las escuelas de bellas Arte del interior de la República. Luis Aguilar Ponce era el más sobresaliente e infatigable, pues él es maestro de muchos artistas interioranos'.

Como pintor, de acuerdo con Ureña Ramos, Aguilar Ponce ‘viaja en aquellos recuerdos del Pop Art, pero en una versión semi-abstracta, sin nunca abandonar la figura humana. En sus primeras incursiones mezcla formas geométricas que poco a poco vienen enriquecidas con la figuras humanas y es allí donde complementa el uso de las líneas y el aerógrafo, formando una obra de exquisita riqueza sensual.

‘Luis Aguilar Ponce creo su código de identificativo, que reflejaba su carácter equilibrado, un comunicador reservado, con una obra sobria y bien madura. Pienso que el legado dejado por L. A. Ponce será todo de descubrir y apreciar.

‘Luis Aguilar Ponce, cuyo lema era…‘ser pintor no es una carrera sino un proceso de por vida'…, se destacó por estar siempre a la vanguardia académica, siempre inmerso en el estudio, en la investigación del mundo contemporáneo del arte, amante del neofigurativismo, de las formas geométricas, de dibujos con líneas fuertes que demarcan el cuerpo humano, atrevido con el color y sobre todo audaz en sus creaciones sensuales, dice Arlene Lachman, presidenta de la fundación Arte Panamá y quien fuese su galerista.

‘Movimiento Lirico' fue una muestra que presentara Aguilar Ponce en Arlene Lachman Galería en junio de 2010, en ella mostró una docena de cuadros de formato grande, de marcados contrastes entre lo abstracto y lo real, entre lo vivo y lo cálido, con formas insinuantes, triangulares, circulares, haciendo alarde de su dominio del dibujo, la geometría y la composición.

‘Fue muy marcada en estas obras, el dominio de la técnica y el uso libre y tranquilo del color, que lo caracterizaron. Obras muy sensuales, con mensajes muy humanos alejados de angustias coercitivas'.

Según las propias palabras del artista, para esa exposición, ‘Lo contemporáneo es una parte que nace en el presente para comprender cómo vamos a estar mañana'

Gracias Luis Aguilar Ponce, por su legado a la historia del arte de Panamá!