22 de Feb de 2020

Cultura

La fiel compañera de La Estrella de Panamá

Si algo le dio un impulso al periodismo del siglo XIX fue la Linotipia, una máquina en la que  se levantaba el texto en placas de plomo para luego imprimirse en el papel.

En la entrada principal de La Estrella de Panamá sobresale una máquina que para algunos es un  hierro viejo en una esquina y para otros fue un valioso instrumento que jugó un papel importante en la prensa escrita.

Si algo le dio un impulso al periodismo del siglo XIX fue la Linotipia, una máquina en la que  se levantaba el texto en placas de plomo para luego imprimirse en el papel.

Ottmar Mergenthaler fue quien en 1886 le dio vida a este invento.

En La Estrella de Panamá uno de los periódicos más viejos de América Latina, fundado en 1849, hubo unas 15 máquinas de este tipo, cuentan Izael y Cristóbal dos linotipistas que aún trabajan en la decana del periodismo panameño.

Ambos recuerdan, como se levantaba el texto que ya los periodistas con anticipación habían enviado para la publicación.

Para Izael, escuchar el sonido de las máquinas linotipo todas a la vez era como si escuchara música para sus oídos.  Aquí hace una pausa, mientras su mente se llena de nuevos recuerdos y advierte “un linotipista debía tener buena ortografía”.

Mientras que Cristóbal, evoca las horas que pasaban en aquella enorme máquina levantando los textos para que luego fueran impresos en las hojas de periódico. “Fue en 1987 que La Estrella dejó de utilizar este enorme aparato. Yo trabajé como linotipista desde 1965 hasta 1987. Tanto a  mí, como a  Izael,  nos tocó adaptarnos a los cambios y las nuevas tecnologías”.

En Panamá aún hay máquinas linotipos funcionando en pequeñas imprentas y son operadas por linotipistas de los que ya quedan pocos.