Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Cultura

Unión artística centroamericana

Tamara Díaz Bringas es la encarda de realizar la investigación que dará forma y contenido a la X Bienal Centroamericana de Artes Visuales

Unión artística centroamericana
Tamara Díaz Bringas está en busca de los artistas para la Bienal.

Por primera vez y desde 1998 cuando se hizo la primera Bienal Centroamericana de Artes Visuales, se cuenta con una curadora que va de país en país seleccionando a los artistas que participarán en esta cita.

Esa tarea, para la próxima edición de la bienal que será en septiembre de 2016 recayó sobre Tamara Díaz Bringas, cubana de nacimiento y radicada en España, pero quien ha estado durante varios meses recorriendo América Central en busca de los artistas para la bienal.

‘La bienal tiene casi 20 años de estarse haciendo y es un poco nómada. Empezó en Guatemala y ha estado en Panamá en dos ocasiones', cuenta Díaz Bringas.

Para la próxima edición, en San José, Costa Rica, se cambió el modelo de selección de los artistas. En lugar de una escogencia independiente en cada país, han decido hacer un proyecto común a cargo de un curador de arte.

El rol de Díaz Bringas la llevó entre julio y agosto de este año a Costa Rica, El Salvador, Guatemala y Nicaragua; y ahora ha estado en Honduras y Panamá.

‘Estamos haciendo reuniones con grupos de artistas, gestores culturales, agentes, investigadores y curadores porque nos interesa entender la práctica artística en cada lugar, el tejido de relaciones que es el día a día de un artista', dice Díaz.

Para ella, es importante que la bienal no sea vista como algo que ocurre cada dos años; ‘sino pensarlo como el tejido cultural de cada contexto'.

EXPRESAR INQUITUDES

La curadora reconoce como vital el conocer los debates, las urgencias y las preocupaciones de cada lugar, qué están pensando los artistas y con qué medios.

Esto se desprende de que una de las debilidades previas del evento era que al hacerse una convocatoria individual por cada país, los procesos de selección eran desiguales y no siempre eficientes, resultando una muestra de país y no de unidad.

Por eso el rol de Díaz, quien busca dar una voz unísona a la muestra, es que todos los países muestren su arte en la misma sintonía.

‘La idea es una Bienal Centromaricana más unida en los procesos, que tenga una articulación común y que la participación no sea necesariamente de países, sino pensar en términos de colaboraciones entre artistas de diferentes puntos', señala.

Si bien es cierto que los contextos culturales no son tan similares, Díaz ha encontrado que tienen en común la carencia de estructuras institucionales o de mercado del arte. Sin embargo, sí hay una fuerte corriente de proyectos independientes y asociaciones de artistas para trabajar juntos para hacer frente a la precariedad.

Considera que hay una preocupación y defensa por el espacio público en la región, que en cada país está amenazado por la violencia o intereses económicos.

Así las cosas, desde el arte se ha pensado otro tipo de ocupación en ese espacio, a través de actividades más lúdicas y festivas.

Las intervenciones públicas permiten a la gente dejar de ver el arte dentro de un cuadro y eventos como una bienal deben ser capaces de dar lugar a un estímulo a ese tipo de prácticas. ‘De hecho, la Bienal Centroamericana comenzó siendo de pinturas, luego se cambió en artes visuales y de alguna manera ha intentado transfomarse según las dinámicas del arte'.

Por ello, la Bienal está abierta a recibir todo tipo de trabajos artísticos y no hay una línea a seguir desde la curaduría, sino que la muestra surgirá a partir de los resultados de la investigación de Díaz.

‘Hay proyectos sonoros, audiovisuales, pintura, dibujo, intervención de espacios públicos, en medios no hay límites', puntualiza la curadora.

==========

TIEMPO ATRÁS

Tamara Díaz Bringas ha trabajado desde 1999 en arte centroamericano, ‘en ese momento me fui a Costa Rica para trabajar en el proyecto TEOR/éTica, que es un espacio de arte y pensamiento'.

Aún así, no había tenido la oportunidad de hacer esta investigación para un mismo proyecto, pero si había trabajado con artistas de todos los países centroamericanos en algún momento.