25 de Feb de 2020

Cultura

‘Para frenar el calentamiento global hay que hacer cambios a todo nivel'

Para Erika Podest la concienciación es la principal arma para combatir el cambio climático, también, un simple cambio de hábitos

Hace un par de meses, para los días del inicio del año lectivo 2016, una campaña publicitaria llamó la atención de muchos panameños. ‘Cuando tú estudias, todos avanzan contigo', se convirtió en una vitrina que mostraba a aquellos niños y jovencitos que iniciarían un nuevo año escolar, cuan lejos podrían llegar gracias al impulso del conocimiento. Tal vez el mensaje que más llamó la atención fue el de una mujer panameña, científica cuya oficina no se encuentra en el perímetro de la ciudad de Panamá, sino bastante más lejos, en la Nasa.

El trabajo que la científica Erika Podest ha estado realizando por poco más de 10 años en la agencia espacial estadounidense empezó a ser más conocido. Su misión no es salir al espacio y buscar otros horizontes, más bien, poder observar desde un punto más lejano los cambios que se están dando en nuestro planeta, con el único fin de preservarlo.

‘Cuando trabajamos en esta cápsula se dio la oportunidad de conversar sobre los cambios en el clima, qué está pasando en Panamá y qué se puede hacer y surgió la idea de que la celebración de los 50 años de El Machetazo pudiese estar enfocada en el cambio climático y que yo podría ser la oradora principal', recuerda Podest.

‘Me siento muy honrada de ser la voz que busca crear conciencia hacia el medio ambiente en Panamá, y ser quien lleva ese mensaje hacia los jóvenes', dice convencida.

El pasado jueves 14 de abril Podest dictó una conferencia a la que pudieron asistir unos 300 estudiantes de escuela secundaria, ambientalistas y autoridades nacionales relacionadas con el tema. Allí, la científica presentaría casos reales de los efectos del cambio climático e el mundo, datos estadísticos y, lo más importante, posibles soluciones a este problema.

ELIMINAR LA RESISTENCIA

El cambio climático no es un fenómeno nuevo. Científicos y ambientalistas han venido alertando desde hace años sobre las consecuencias de este problema. Sin embargo, no ha sido fácil ni en Panamá ni en otros lugares del mundo, generar un movimiento convencido y activo.

‘Creo que muchas veces las personas piensan que son cambios que se están dando por resultado de lo que hacen otros países y que aquí no se puede hacer nada porque es algo q ue está sucediendo a nivel global, piensan que es algo que está fuera de sus manos', analiza Podest.

‘La gente no entiende que sí pueden ayudar, hacer un cambio, aportar; tienen que cambiar sus hábitos y eso es difícil'. De acuerdo con la científica, al común de la gente le toma un esfuerzo hacer un cambio de estilo de vida, pero cuando se comprende el impacto que genera ese cambio es mucho más fácil hacerlo.

Por ello, está grandemente convencida de que la educación es primordial para lograr que se lleguen a dar resultados.

‘Esto empieza con la educación. Cuando tú entiendes el daño que le estás haciendo al hábitat, por medio de tus hábitos, entonces surgen los cambios'.

Para ella, algo muy importante es conocer el país. ‘Cuando conoces la belleza natural de tu país, conoces la naturaleza, la aprecias y al apreciarla te sientes más comprometido a protegerlo'.

VIGILANCIA DE LA TIERRA

A Podest este interés por proteger el medio ambiente le surgió cuando tuvo la oportunidad de pilotear un avión y desde el aire, fotografiar los paisajes.

Confiesa que su pasión por la aviación la ha echado de lado, ahora tiene la oportunidad de mirar la Tierra a través de imágenes hechas desde un satélite, pero ha buscado otras maneras de acercarse más.

‘Estoy viendo la oportunidad de usar pequeños helicópteros y dispositivos no tripulados con cámaras. Con ese tipo d e tecnología podemos hacer observaciones con más detalles que lo que podemos ver desde un satélite. Lo ideal es poder ver desde satélites, aviones y drones, ver a diferentes escalas', asegura.

ERIKA PODEST
CINETÍFICA

‘Los cambios tienen que hacerse para todos lados, de abajo para arriba, de arriba para abajo, en lo personal, en las escuelas y comunidades pero también son importantes las políticas y el rol del gobierno para la solución del problema'

Podest trabaja desde hace unos siete años en el proyecto Soil Moisture Active Passive (SMAP). El satélite fue lanzado hace poco más de un año, el 31 de enero de 2015. El objetivo de este proyecto es medir la humedad del suelo en el planeta, información que establecería las posibilidades de inundaciones (si se acumula mucha humedad) o sequías e incendios forestales (si se seca). Sin embargo, es muy pronto para establecer algún tipo de conclusión.

‘A pesar de que el satélite fue lanzado un poquito más de un año, en términos del tiempo d e recolección de datos ha sido menor de un año y no tenemos una base de datos tan larga', explica.

Pero en este corto tiempo han podido observar grandes cambios en áreas afectadas por sequías como en California.

‘Hemos podido ver otros procesos naturales como la temporada del monzón, en la India, es muy interesante ver cómo en un espacio las precipitaciones pueden ser tan mínimas y en otros momento tan abundante', afirma.

En estos momentos, los científicos involucrados en el SMAP utilizan los datos que hasta el momento ha recogido el satélite y los suman a los recogidos por otros satélites en el pasado, datos de campo e incluso modelos. Con todos estos elementos se arma una historia que puede ofrecer muchos más detalles y ayude a comprender lo que está ocurriendo.

‘Para comprender los cambios climáticos necesitas muchos datos a través del tiempo. Mientras más largo sea el período de observación más podemos entender lo que está ocurriendo', detalla.

Podest considera que 30 años es un período ideal de tiempo, pero ya con 10 años los cambios son visibles y ellos ayudan a determinar nuevas políticas en el cuidado del medio ambiente y los recursos hídricos.

OTROS PROYECTOS

Si bien Podest ha estado involucrada los siete años que lleva el proyecto SMAP, esta no ha sido su única ocupación.

‘Trabajo en un proyecto de humedales a nivel global, los humedales son ecosistemas muy importantes, son almacenes, filtros de agua. Los humedales y también almacenan grandes cantidades de carbono, y es importante monitorear estos ecosistemas porque con cambios en el ciclo hídrico, es muy posible que al secarse, ese carbono almacenado en los humedales puede reintroducirse en la atmósfera e incrementar los efectos del calentamiento global', explica.

Sus estudios también la han llevado a las latitudes norte, lugares como Alaska, Canadá y Siberia, las áreas que más se están viendo afectadas por el cambio climático, no solo por el deshielo, pero los efectos de esta en la vegetación.

‘La vegetación absorbe dióxido de carbono mientras está creciendo, esto ocurre en la primavera cuando hay descongelamiento y agua líquida accesible a los árboles. Durante esta etapa de crecimiento hay tanta vegetación que el impacto por la concentración atmosférica del dióxido de carbono es considerable. Estamos estudiando cómo los incrementos de temperatura están afectando este proceso de guardar dióxido de carbono', detalla.

En estas áreas hay suelos que han estado congelados por cientos de miles de años, estos suelos son reservorios de carbono, al incrementar las temperaturas este carbono se libera a la atmósfera, una situación preocupante.

QUÉ OCURRE EN PANAMÁ

La científica sostiene que Panamá se verá afectada con respecto al cambio climático con incrementos en la temperatura, una subida en el nivel del mar, que hará que las costas sean más vulnerables a oleajes y a la pérdida de territorio. Otra amenaza son los fenómenos extremos como largas sequías e inundaciones.

Algunas de estas amenazas las estamos sufriendo ya. ¿Qué soluciones inmediatas se pueden dar?

‘Una de las cosas más importantes que podemos hacer es reforestar, porque los árboles son nuestro escudo contra el cambio climático', afirma. Los árboles juegan un rol muy importante en la conservación del agua, la modulación de las temperaturas, la humedad, las lluvias; además, recogen el dióxido de carbono del aire y lo guardan.

Para Podest, no solo es necesario reforestar, sino darle valor a los bosques, por lo que son. ‘Esto es un tema más de política en términos de que el bosque intacto tiene un valor y no hay que talarlo y deforestarlo par que tenga un valor comercial', insiste.

A nivel personal son múltiples las acciones que se pueden llevar a cabo y que rendirían grandes frutos.

‘En la conferencia me refiero a las tres ‘erres', reusar, reciclar y reducir; la más importante es reducir, porque si miramos el estilo de vida de la mayoría de nosotros, especialmente quienes vivimos en áreas urbanas, usamos exceso de agua, de electricidad, generamos exceso de basura y fácilmente podemos reducir el 40% de estos excesos sin cambiar nuestro estilo de vida'.

Esto significa que de la noche a la mañana podría solucionarse entre el 30 y 40% del problema, sin embargo, los resultados no serán notorios si no participamos todos.

‘Tienen que ser acciones que hagamos todos, y son cosas simples, bañarse en 5 minutos en lugar de 20, no descongelar la carne con el agua corriendo, revisar el inodoro a ver si se está perdiendo agua, revisar si hay goteras, cosas simples que si todos hacemos pueden hacer una gran diferencia'.

EN TODOS LOS NIVELES

El cambio climático puede frenarse, Podest está convencida de ello. Pero para que esto sea posible hay que hacer cambios en todos los niveles: personal, colectivo y gubernamental.

‘Los cambios tienen que hacerse para todos lados, de abajo para arriba, de arriba para abajo, en lo personal, en las escuelas y comunidades pero también son importantes las políticas y el rol del gobierno', dice convencida.

La educación, en esta ecuación es esencial, pues con ellas se puede estar consciente de los despilfarrros y los desperdicios y de cómo proteger y conservar el medio ambiente, sin embargo, la implementación de políticas tanto para la educación como para el establecimiento de estructuras que faciliten al ciudadano llevar a cabo programas que beneficien el medio ambiente y que protejan áreas vulnerables es de rigor.

ADAPTARSE A LOS CAMBIOS

Sobre el futuro, Podest es optimista. ‘Me gusta ser positiva, hay cosas muy negativas que están pasando en términos de nuestro medio ambiente, su deterioro, los cambios climáticos, pero hay acciones que pueden mitigar y revertir estos cambios, pero parte de esta realidad es que vamos a tener que adaptarnos a un mundo cambiante, las cosas están cambiando relativamente rápido y tenemos que adaptarnos, aparte de ello, sencillamente, cambiar nuestros hábitos', concluye.

==========

CALENTAMIENTO GLOBAL

Un panorama más complejo

A Erika Podest le gusta utilizar como ejemplo de éxito el caso de cómo se resolvió el problema de la capa de ozono con políticas específicas, pero está consciente de que el caso de el calentamiento global es bastante más complejo.

‘El ejemplo de la capa de ozono es un súper ejemplo pero uno muy sencillo. Se trata de ciertos gases que contenían las latas de aerosol y que deterioraban la capa; no era algo de lo que la economía mundial depende, como los combustibles fósiles', hace la diferencia.

Lo que hace este proceso más complejo es que el incremento de gases invernadero son el resultado de la actividad humana.

‘La tala, la deforestación y el uso de combustibles fósiles ya sea para el transporte, para la producción de electricidad y gas natural generan el calentamiento global y la sociedad depende de estas cosas', indica.

Por eso, las políticas más importantes son las de crear conciencia, la creación de más áreas forestadas, generar políticas de cero deforestación, más filtros en las industrias y restricciones en las emisiones de los carros, que sean más eficientes. ‘Hay que favorecer las energías renovables, más y más', declara.

Para la científica está claro que el futuro va a depender de las energías renovables que en un principio deberán subsidiar los estados. ‘Así una familia podrá poner paneles solares en su casa. Una vez que tienes una gran masa utilizándolas, la tecnología se abarata y se puede implementar con mucha más facilidad', concluye.

==========

PERFIL

ERIKA PODEST

Nació y se crió en la ciudad de Panamá. Su familia materna es panameña, de la ciudad de Panamá y de Taboga, mientras que su familia paterna es de origen Austriaco- húngaro.

Realizó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio Saint Mary's.

Es ingeniera eléctrica y doctora en física aplicada al medio ambiente.

Desde hace más de 10 años ingresó a la NASA como pasante de maestría, luego tuvo la oportunidad de desarrollar la investigación de su doctorado. se especializa en el estudio de procesos terrestres, utilizando imágenes de satélites.

Su área de trabajo es mirar desde el espacio, con el lente hacia la Tierra. Labora en el Jet Propulsion Laboratory (JPL), centro especializado en la exploración robótica (por medio de sondas, satélites, rovers) del universo y de los planetas del sistema solar, incluyendo la Tierra.