Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Cultura

La biblioteca, un centro de documentación

Más que anaqueles llenos de libros polvorientos y funcionarios asueñados, las bibliotecas deben ser centros comunitarios

La recuperación de la memoria nacional, con la triplicación de la colección panameña y la automatización de los servicios bibliotecarios, son los mayores logros de la Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero en los últimos años. Este es el balance que hace su directora administrativa María Magela Brenes.

‘La Biblioteca Nacional ya es una biblioteca moderna , el catálogo se puede mirar por la web, esto ah simplificado enormemente los servicios porque el usuario ya viene directamente a buscar el libro que le interesa', detalla Brenes sobre el trabajo de automatización y digitalización de las colecciones.

‘Estamos a la espera de unos fondos importantes del Estado para empezar con al digitalización de la colección de periódicos, una de las más importantes', agrega.

Adscrita al Ministerio de Educación, La Biblioteca Nacional recibe aportes de este ministerio, aunque estos no son suficientes para su operación.

‘El aporte del Ministerio de Educación puede representar la mitad del presupuesto de operación de la biblioteca', detalla Brenes. La otra mitad, proviene del patrimonio inicial que a la fundación otorgara el gobierno de Pérez Balladares.

‘A la fundación se le dio unos 7 millones de dólares, en casi 20 años de estar a cargo la fundación y a pesar de las inversiones que se han hecho, las modificaciones al edificio, las compras y renovación del equipo de cómputo, tenemos todavía tres millones dólares. Así hemos completado los fondos de operación', explica la directora.

Pero el día de hoy la biblioteca encara unos gastos ‘absolutamente necesarios' y para los que a través de la comisión de presupuesto de la Asamblea se ha logrado que este aporte aumente considerablemente y se presente como un fondo de inversiones.

‘El edificio, requiere de mantenimiento, hay que renovar el sistema de aire acondicionado que está por cumplir veinte años; vivimos en un país con un clima que no ayuda a la conservación del papel y más que por proteger las colecciones que por la comodidad de los funcionarios hay que invertir en un equipo costoso, que a su vez tendrá un mantenimiento costoso', informa Brenes.

La biblioteca enfrenta también algunas modificaciones de espacio ya que las colecciones han crecido y ‘ha habido que achicar el tamaño de las salas para darle espacio a las colecciones'.

Incluso las cajas utilizadas para guardar los diarios son muy costosas pues son elaboradas con material libre de ácido y a prueba de incendios, para proteger el papel. Además, se dará inicio al proceso de digitalización de la colección de la hemeroteca, como método de preservación y para facilitar su acceso y difusión.

Y es que a diferencia de otros países, la Biblioteca Nacional no responde al Ministerio de Cultura, sino al de Educación.

A largo plazo se contempla hacer alguna modificación a través del anteproyecto de ley del libro, l a lectura y bibliotecas que se impulsó pro primera vez en el gobierno del presidente Torrijos pero que aun no cuenta con suficiente apoyo.

‘Hay que priorizar', dice brenes, por ello están ahora concentrados en resolver problemas físicos, de estructura y de contenidos. ‘Luego nos metemos ene l marco legal', dice la directora.

LAS BIBLIOTECAS Y SU RAZÓN DE SER

A pesar de que pase el tiempo y la tecnología propicie cambios substanciales en los sistemas de trabajo, ‘las bibliotecas nacionales siguen siendo sitios patrimoniales', afirma Brenes. Al lado de bibliotecas nacionales como las de España, que tiene unos 300 años o como las de Chile, Perú y Venezuela que tienen 200 años, la nuestra es bastante nueva y requiere de fortalecer sus colecciones.

Las bibliotecas públicas, por otra parte, han cambiado grandemente, sobre todo en los últimos 15 años. ‘Ya no es la biblioteca donde tienen a un señor que se está durmiendo y unos cuantos los libritos acomodados. Hoy día las bibliotecas son verdaderos centros de documentación e información. De hecho hasta el título de la carrera de bibliotecología ha cambiado en muchos países, ahora se habla de archiovólogos y sobre todo, de documentalistas; se habla de ciencias de la información', destaca Brenes, y agrega. ‘son lugares donde la gente sabe cómo consultar, llega y busca ella misma un libro en una estantería abierta, hay una cultura ciudadana importante con los libros; hay muchos libros electrónicos, servicios para discapacitados, audiolibros...'

Durante su gestión, la directora comenta las visitas que ha hecho a grandes bibliotecas de países de primer mundo con colecciones impresionantes, sin embargo, asegura que también ha conocido sistemas de bibliotecas públicas en pueblitos donde estas se convierten en un gran centro de encuentro. ‘Las bibliotecas en las comunidades pequeñas deben ser centros de cultura en la comunidad. Deben convertirse en las casas de la cultura', asegura.

Con este ideal en mente, Brenes hace un balance y asegura que ‘se ha logrado bastante'.

‘Hay bibliotecas en el país que son buen ejemplo de que se está haciendo algo de valor, que la comunidad ayuda y los funcionarios están comprometidos. Podrían estar mucho mejor, no lo niego, pero hacen un buen trabajo', afirma.

La capacitación de funcionarios es una preocupación constante y un renglón en el que la Fundación ha invertido esfuerzos, en conjunto con la Agencia de Cooperación Española y la Embajada de España. De igual manera, funcionarios que trabajan en las bibliotecas de la ciudad de Panamá apoyan a quienes trabajan en el interior del país.

Y es que si bien una biblioteca no puede ser un espacio improvisado con unos cuantos libros donados, la acogida y uso que los usuarios le den a sus bibliotecas dependerá mayormente de la gestión de quien esté a cargo de ella.

‘Las bibliotecas tienen su ciencia y porqué. Tienes que saber cuales son las necesidades de información de la comunidad y los libros se tienen que adquirir. Hay que hacer un trabajo para saber qué libros se necesitan y estructurar los espacios con el mobiliario adecuado', insiste.

En el Parque Omar, la Biblioteca Nacional ya tiene problemas de espacio. ‘Se nos quedó pequeña, han crecido las colecciones y hay más personal, ya pronto no vamos a caber. Quizá las expectativas no se midieron adecuadamente, pero por el momento estamos tratando de arreglar bien las cosas, organizar las colecciones, seguir adelante', concluye.

==========

ACTIVIDADES

Setenta y cuatro años

Mañana 11 de julio, La Biblioteca Nacional cumple 74 años de existencia En el marco de esa celebración la institución ha programado toda una serie de actividades.

Exposiciones. Julio, mes de aniversario contará con la exposición del maestro Federico Velásquez en su centenario de natalicio, Su pensamiento y obras se expondrán en la Sala Panameña.

Para el mes de septiembre el espacio se dedicará a Eduardo Ritter Aislán. Ese mismo mes se instalará en los predios de la Biblioteca Nacional un mapa cervantino que muestra el recorrido de Don Quijote.

En octubre se realizará una exposición sobre el trabajo del arqueólogo Ricahard Cooke, quien desarrolló su carrera en Panamá y cumple años en ese mes.

En noviembre, mes de la patria, el curador Mario García Hudson está preparando una exposición de columnas periodísticas sobre temas patrióticos

Sello editorial. Este año La Biblioteca reeditará tres obras valiosas de autores panameños: ‘Los caballos estornudan en la lluvia' de Dimas Lidio Pittí, ‘Pueblos Perdidos' de Gil Blas Tejeira y ‘Los Clandestinos', del Maestro César Candanedo. ‘Las tres obras van a editarse con el sello de la Biblioteca Nacional, en los días próximos se hará la presentación de ‘Los Caballos estornudan en la lluvia', pero para la Feria del Libro estarán disponibles las tres obras.

‘El sello editorial de la Biblioteca Nacional se ha establecido para hacer reediciones de obras importantes que ya no se encuentran en el mercado ya sea porque no fueron publicadas o porque sus ediciones se agotaron', indica Guadalupe de Rivera. Se trata de obras de gran impacto en la historia de Panamá o en materia de literatura panameña cuyos autores ya han fallecido y que no están a disposición el público, aunque son solicitadas en las escuelas. ‘Estamos intentando dar a la ciudadanía la oportunidad de conocer el fondo editorial que existe en la biblioteca nacional', agrega.

Preservación del edificio. Se preveen una serie de mejoras arquitetónicas y de equipo para la preservación de las colecciones que allí están albergadas. ‘Necesitamos de muchas cosas para que estos documentos se conserven en las mejores condiciones para las futuras generaciones. Se requieren de deshumidificadores y renovar el sistema de aire acondicionado.

Digitalización de la hemeroteca. ‘Queremos ingresar un millón de imágenes digitales de los periódicos más antiguos, digitalizar el material d e la hemeroteca nos va a permitir ofrecerlos al público, actualmente hay cierto material que por las condiciones en las que se encuentra no puede ser consultado por los usuarios de la biblioteca', dice de Rivera. Esto permitirá a su vez que más consultas digitales puedan ser llevadas a cabo a través de la página web. El trabajo se iniciará por los periódicos, pero también se extenderá a libros antiguos o de los que existe solamente un ejemplar. ‘Hay muchos ejemplares únicos algunos muy antiguos, otros no, pero al tener uno solo se corre el riesgo de que se pierda', comenta de Rivera.

Se trata de un trabajo largo y minucioso que tendrá como resultado la posibilidad de tener acceso a mucha más información y sobre todo, a conservar documentos que son patrimonio histórico del país.

==========

BIBLIOTECA NACIONAL

Creada por Decreto No. 238 de 31 de enero de 1942, abrió sus puertas el 11 de julio de 1942 en un local situado entre las calles 5ª. Y 6ª , contiguo a la Presidencia de la República. El 24 de septiembre de 1987, la Biblioteca se trasladó a un nuevo edificio ubicado en el Parque Omar en Vía Porras. Diez años después, durante el gobierno del presidente Ernesto Pérez Balladares, a través de un convenio, se otorgó la administración de la biblioteca a la Fundación Pro Biblioteca Nacional, dirigida por María Magela Brenes.

DATOS NUMÉRICOS

Biblioteca Nacional

2,200 títulos de revistas panameñas tiene la hemeroteca

485 títulos forman la colección de diarios panameños

80,000 ejemplares de obras conforman la colección de la Sala Panameña

900 obras fueron registradas el año pasado en el ISBN

14,000 consultas al mes son hechas en la Hemeroteca