Temas Especiales

30 de May de 2020

Cultura

La artista argentina Marta Minujín, Premio Velázquez 2016

El galardón reconoce la obra plástica de un creador iberoamericano por su aporte sobresaliente a la cultura hispánica.

La artista argentina Marta Minujín, Premio Velázquez 2016 
La artista argentina Marta Minujín, Premio Velázquez 2016

La argentina Marta Menujín obtuvo hoy el Premio Velázquez de Artes Plásticas 2016 que concede el Ministerio español de Educación, Cultura y Deportes "porque con su máxima creativa 'todo es arte' ha sido pionera en nuevos comportamientos artísticos".

Así lo destacó el jurado que falló este importante galardón, dotado con 100 mil euros (106,107 dólares) y al que se compara con el Premio Cervantes de las Letras.

Menujín (Buenos Aires, 1943) con "su posición contracultural y el compromiso político en un momento particularmente difícil se mantienen en la coyuntura internacional actual.

Su desacralización de los mitos populares y la activación de los lazos sociales le han convertido en una precursora de las prácticas efímeras y relacionales", añadió el jurado. Los miembros del jurado también destacaron a la artista como "pionera en el desbordamiento de los marcos institucionales del arte y de los medios".

Minujín tras conocer la noticia, que le transmitió el secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, aseguró a Efe que se sentía "feliz", al tiempo que precisó que el premio le permitirá "seguir creando cosas locas".

"Estoy feliz, feliz, feliz. Ojalá que la salud siga conmigo y lo pueda recibir", destacó la artista argentina considerada uno de los símbolos de las vanguardia.

TRAYECTORIA SOBRESALIENTE

El Premio Velázquez de Artes Plásticas reconoce la totalidad de la obra plástica de un creador del ámbito iberoamericano por su aportación sobresaliente a la cultura hispánica.

Se recompensa así la meritoria labor del galardonado a través de la concesión de un premio dirigido a destacar su aportación sobresaliente a la cultura española e iberoamericana por la totalidad de su obra.

Marta Minujín realizó sus estudios en las escuelas nacionales de Bellas Artes de su ciudad natal. Presentó su primera exposición individual en 1959 en el Teatro Agón. En 1960 obtuvo una beca del Fondo Nacional de las Artes que le permitió instalarse en París.

En 1964 fue invitada al Premio Nacional Di Tella, centro de referencia de los artistas de la época, donde expuso "Eróticos en tecnicolor" y "Revuélquese y viva"; en 1966 obtuvo la beca Guggenheim y se fue a vivir a Nueva York.

A comienzos de la década de los setenta, en un contexto de protestas civiles, Marta Minujín realizó en Nueva York, entre otras, dos importantes acciones: "Kidnappening" e "Imago Flowing".

En 1978 Minujín participó en la I Bienal Latinoamericana de Arte en el Parque Ibirapuera de Sao Paulo.

En 1985, Marta Minujín realizó con Andy Warhol una obra sobre la realidad latinoamericana que hacía referencia a la recuperación de la democracia en Argentina: El pago de la deuda externa con mazorcas de maíz.

Por su fructífera trayectoria Minujín ha recibido asimismo el Premio Konex-Mención Especial (2012) además del Konex de Platino (1982 y 1992) otorgados por la Fundación Konex.

Su obra se encuentra en importantes instituciones como el Salomon R. Guggenheim Museum o el Hall Indonetian de Naciones Unidas, ambos en Nueva York; en el Walker Art Center de Minneapolis (EE.UU) y en el Museo de Arte Moderno de Medellín (Colombia).

También se pueden ver sus creaciones en el Museo de Arte de las Américas (Washington DC, EE.UU); en el de Arte Moderno de Buenos Aires (Argentina), así como colecciones privadas en Francia, Italia, Brasil, Colombia, Argentina, EE.UU. y Canadá.

Hoy, Marta Minujín continúa trabajando como artista en su taller en el barrio porteño de San Cristóbal.