Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Cultura

Los ‘tesoros' de la modernidad llegan a Brasil

Más de 50 obras de los artistas que marcaron este periodo componen la exposición ‘Tesoros de la Colección Fundación Mapfre'

Los ‘tesoros' de la modernidad llegan a Brasil
Presentación de la obra ‘Retrato de Manolito Pendás,1876' de Darío de Regoyos.

Los ‘tesoros' de la modernidad han sido redescubiertos en Brasil con 59 obras sobre papel de algunos de los artistas que marcaron este periodo, entre ellos los grandes nombres de la pintura española Pablo Picasso, Joan Miró y Salvador Dalí.

Pero el nacimiento de la modernidad no podría entenderse sin Edgar Degas (1834-1917), uno de los grandes dibujantes de la historia y que también trazó sus famosas bailarinas en carboncillo sanguina sobre papel de calco.

‘El papel es muy frágil, es la parte más delicada del arte

LEIRE BOZAL,

CONSERVADORA DE LA FUNDACIÓN MAPFRE

Su obra ‘Las dos bailarinas" (1890) es una de las piezas que componen los ‘Tesoros de la Colección Fundación Mapfre', un conjunto de obras comprendidas entre el siglo XIX y la mitad del siglo XX que han llevado hasta Sao Paulo la esencia de la modernidad sobre el papel.

‘El papel es muy frágil, es la parte más delicada del arte', explicó Leire Bozal, conservadora de la Fundación Mapfre. La fragilidad y la delicadeza de este material la resume la ‘Joven dormida' (1909), de Egon Schiele, una creación llena de ‘ternura' y que refuerza la idea de que ‘la mujer es la nueva protagonista de la modernidad', según Bozal. La mujer también es la inspiración de ‘Mademoiselle Léonie' (1910) -Crayón y tinta china sobre papel de 64,3 x 49,5 centímetros-, un importante dibujo de Picasso que la fundación compró hace unos años a la familia del pintor por más de un millón de euros.

‘Mademoiselle Léonie' es uno de los ejemplos más claros del cubismo analítico y uno de los tres diseños expuestos del pintor malagueño, ‘un monstruo capaz de hacerlo todo'. ‘Picasso lo es todo a la vez y eso es lo que lo convierte en un genio', explicó Bozal durante la inauguración, celebrada el pasado martes el museo Lasar Segall, en la capital paulista. Con un espíritu plenamente vanguardista, la exposición se adentra en las tendencias más avanzadas del arte contemporáneo: el dadaísmo de Charchoune, Picabia o Schwitters y el surrealismo de Óscar Domínguez, Joan Miró o Salvador Dalí. En tinta sobre papel, Dalí (1904-1989) dibuja la ‘Solitude mentale' (1932), en el que el genio catalán incorpora el reloj blando, motivo crucial en el universo daliniano y que había producido un gran impacto al aparecer en ‘La persistencia de la memoria' (1931), una de las obras clave del surrealismo.