Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Cultura

‘El actual sistema educativo enseña a repetir no a pensar'

En el Día del Maestro, ‘La Estrella de Panamá' conversó con el Dr. Samuel Pinzón sobre la crisis de la educación en Panamá y su último libro, ‘Profesor, ¿por qué?', escrito como un homenaje a los docentes

Para el psicólogo clínico, psicoanalista y profesor universitario Samuel Pinzón Bonilla, el sistema educativo en Panamá debe motivar a los estudiantes a cultivar la reflexión más que a repetir programas de estudio en las aulas de clases.

‘En educación aún estamos determinados por la repetición del conocimiento, nos hace falta más enseñar a pensar a los jóvenes', señala Pinzón.

Egresado de la Universidad Autónoma de México (UNAM), donde estudió su licenciatura, maestría y doctorado, Pinzón apunta a la necesidad de trabajar con los estudiantes desde una perspectiva que les ayude a desarrollar habilidades reflexivas propias, tarea que, confiesa, puede ser difícil y tomar más tiempo, pero es el camino correcto y necesario.

‘El trabajo de los maestros es vital para el desarrollo del país. Es necesario que se revalore la función del magisterio en los centros de enseñanza',

SAMUEL PINZÓN

PROFESOR UNIVERSITARIO

Entre los aspectos que destaca el profesor, están las dificultades que tienen los estudiantes, tanto de nivel medio como universitario, al momento de embarcarse en una investigación durante sus estudios, aspecto sustancial en el proceso de aprendizaje.

‘Los educadores tenemos que dedicar mayores esfuerzos y tiempo a que nuestros estudiantes desarrollen su pensamiento propio (...)', afirma el profesor universitario, que considera además que los maestros son piedra angular para el éxito de ese proceso.

‘PROFESOR, ¿POR QUÉ?'

Además de trabajar como psicólogo en su clínica, Pinzón es docente en la Facultad de Psicología de la Universidad de Panamá desde hace 43 años.

Esta larga experiencia se sumó a una vieja aspiración de rendir un homenaje a esa pieza clave de la educación, los maestros, materializándolo con la publicación de su más reciente libro, Profesor, ¿por qué?, homenaje al maestro .

Pinzón explicó a La Estrella de Panamá que la idea de escribir este libro nació en 1967, cuando aún cursaba sus estudios de licenciatura en la UNAM.

‘En ese entonces, me mandaron a elaborar una prueba de rendimiento escolar, para trabajar toda la técnica y teoría que debe llevar este tipo de pruebas (...), esa experiencia durante mi primer año universitario me apasiono de tal manera que no solo despertó mi vocación por la docencia, sino también desde allí me motivé a elaborar un libro en agradecimiento a los maestros', cuenta Pinzón.

Para el profesor, la labor que hacen los maestros es la continuación del trabajo de los padres en la casa, que se encargan de los hijos mientras ellos están fuera del hogar ganándose la vida.

En el título del libro, detalla Bonilla, figura un mensaje ligado a esa esencia del diario de vivir del docente, enfrentarse a las incesantes preguntas de sus alumnos.

‘En el aula de clases, siempre nuestros estudiantes preguntan a sus profesores el porqué de las cosas, es una especie de estribillo que inunda gratamente nuestras aulas', dice Pinzón.

CRISIS EDUCATIVA

Desde su experiencia, el catedrático coincide con otros especialistas en señalar que existe una crisis en el sistema educativo, entendiendo además que debe mirarse no como una crisis manifiesta solo en nuestro país, sino a nivel global.

‘Es conocido que en Panamá tenemos atrasos, entre otras cosas, frente a los saltos tecnológicos del resto del mundo, planes de estudios desligados de la realidad, problemas metodológicos, como también en otros aspectos, como la falta de un sentido humano de la enseñanza', subraya Pinzón.

Apunta, a su vez, al desfase en los métodos de enseñanza y la ausencia de los padres en casa, producto de la presión del trabajo para sostener el hogar como parte del problema, a lo que se sumaría la pérdida del prestigio, tanto de los padres como de los docentes, ante la sociedad.

Pinzón rechaza la idea de que los maestros son los únicos responsables del problema de la enseñanza, aunque también tienen una cuota de responsabilidad.

‘No todos los maestros son malos, como se trata de hacer ver, generalmente los que están allí (trabajando) tratan de hacer las cosas bien, se entregan a los niños y adolescentes, convirtiéndose en muchas ocasiones en un sustituto de los padres', enfatiza el profesor universitario.

Como ejemplo, Pinzón señala la alta tasa de divorcios en el país como un momento que afecta seriamente el ambiente de los niños y que perjudica su rendimiento escolar, ‘allí los maestros juegan un papel vital de apoyo complementario (...) con enormes dificultades y las herramientas que tiene, que son muy limitadas'.

Frente a esa situación, el profesor indica que la publicación de su libro también rinde honor a los maestros, contribuye con ese debate urgente sobre el mejoramiento del sistema educativo nacional, como un tema de país.

En ese sentido y como graduado del Instituto Nacional, Pinzón llama la atención sobre la importancia de la educación en la formación patriótica y cívica de la juventud, valores que considera ‘se han perdido, pero se pueden y deben ser recuperados', acota.

‘El trabajo de los maestros es vital para el desarrollo del país. Es necesario que se mire al maestro, que se le brinde la ayuda necesaria e idónea..., que se revalore la función del magisterio en los centros de enseñanza, con recursos apropiados y remuneraciones acordes a su trabajo', destaca Pinzón, y agrega ‘ayudar a los docentes y al sistema de enseñanza es una necesidad nacional y de todos los hogares panameños'.