04 de Oct de 2022

Cultura

Nuevos detalles sobre la historia de nuestra Catedral

El hallazgo de un mural que había permanecido oculto tras el retablo de la Catedral Basílica Santa María La Antigua ofrece nuevos datos históricos sobre la primera etapa de este edificio

El anuncio lo hizo el Comité Arquidiocesana Amigos de las iglesias del casco Antiguo. Los medios de comunicación fueron convocados para el anuncio del descubrimiento de una pintura mural con las de 250 años de existencia. Detrás del retablo mayor, cuyo trabajo de restauración luce un 90% terminado, se encontraron rastros de una pintura que tiene 20 metros e alto por 9 de ancho.

Se trata de la primera expresión artística del edificio y con ella se logra conocer aun más sobre la historia del más importante edificio religioso de la ciudad.

El Hallazgo lo hizo el equipo de Sofía Lobo, quien desde el 11 de enero está encargado de la restauración y conservación del retablo mayor. Ella, junto con Joaquín Caetano, especialista en murales quien ha trabajado con la Unesco y Marlene Maia, de la oficina de comunicación de Dalmática, Conservación y Restauración, respondieron las interrogantes de La Estrella de Panamá .

‘La Estrella nos ayudó con muchos documentos que nos relataron cómo era el altar y parte de la Catedral. Es curioso que estemos conversando con ustedes sobre este hallazgo, tal vez en 100 o 200 años otros recurrirán al diario para buscar más información', dice Sofía Lobo.

‘Es muy importante que quede el registro de lo que pase y que los panameños se queden con toda la información de lo que nosotros que somos de Portugal. Estamos desarrollando un trabajo específico y podremos servir con toda la información, para que como dice Sofía, en 50 100 o 200 años puedan saber exactamente lo que hicimos, lo que descubrimos para que la historia pueda seguirse escribiendo', acota Marlene Maia.

EL RETABLO MAYOR

Con el paso de los años, al retablo mayor le fueron añadiendo capas de pintura y tintas que finalmente alteraron su imagen inicial. ‘Lo que hicimos fue sacar las pinturas que estaban por encima y que eran de muy mala calidad para llegar a la capa original que se ve ahora muy bien limpia, Pero hay un trabajo que no se ve pero que es más importante que la pintura y es la parte estructural', destaca Lobo.

El retablo estaba muy deteriorado porque le había entrado mucha termita y humedad. Su estructura se degradó mucho.

‘Se hizo todo un trabajo preliminar a los trabajos de pintura que ayudaron a mejorar todos los problemas que tenía el altar. Hubo mucha sustitución de maderas, tratamiento de las maderas que se lograron restaurar y ha quedado toda limpia y bien tratada. El altar es muy grande, tiene 20 metros de alto x 9 de ancho y todo hubo que mirarlo', detalla la especialista.

En términos artísticos es un altar con influencias de la arquitectura clásica. ‘Es un altar de inicios del siglo XIX, que nos muestra lo que pasaba en esta época. Tiene una interesante decoración en los paneles sobre la eucaristía, y la pintura de la virgen, que destaca en medio del altar. Es una estructura arquitectónica que sirve para enmarcar la pintura de la Virgen y hacia abajo, el tabernáculo donde estará eventualmente la exposición del cuerpo de Cristo', detalla Lobo.

Se mantenía una interrogante sobre qué había existido antes del retablo mayor. Un espacio de tiempo permanecía perdido.

‘Cuando empezamos a hacer los trabajos en el altar tuvimos que montar toda una estructura de andamios en la pate de atrás sí como adelante. Colocando las luces para tener visibilidad del altar algo nos saltó a la vista. Teníamos unos puntitos de colores aquí y allá que nos llevaron a hacer algunas cazas de los trabajos para entender lo que pasaba para preservarlo', recuerda la restauradora.

Había una cantidad considerable de pintura que estaba cubierta por pintura plástica , que no permitía que se distinguiera qué había allí.

Con mucho cuidado, utilizando un bisturí se procedió a retirar la pintura plástica y y allí se fue descubriendo un mural que data de la primera fase de la Catedral.

‘De la fecha de la primera piedra de la Catedral hasta 1800, que es una fecha que La Estrella de Panamá nos dio sobre la construcción del altar, había un vacío y debió haber algo', asegura Lobo.

EL MURAL

Los especialistas creen que el mural enmarcaba un pequeño nicho donde estaría la figura de un santo o de la Virgen. ‘Tenemos información limitada, pero la pintura enmarcaba todo este espacio', indica.

‘La pintura perdió sus funciones decorativas y devocionales, con el altar quedó sin verse, pero es importante mantenerla como documento, como historia de la Catedral y lo que estamos haciendo es limpiarla, y mantenerla', informa Joaquín Caetano.

Se trata de un trabajo elaborado con medios muy simples, una capa de cal y pigmentos naturales. La cal hacía que los pigmentos se fijaran en la pared. Queda en evidencia que no había grandes medios económicos en ese momento para la decoración y que los responsables en aquel momento hicieron cuanto estuvo en su poder para que aquel fuese un lugar acogedor.

El hallazgo fue comunicado a la dirección de Patrimonio Histórico del INAC para quienes no hubo sorpresa.

‘Ellos nos informaron que sabían que ese mural estaba allí , pero lo mantuvieron en silencio', destacó Ricardo Gago Salinero, presidente de los Amigos de las iglesias del Casco Antiguo.

Ellos tomaron la decisión de proceder con la restauración cuyo costo está siendo solventado por un filántropo que solicitó la reserva de su nombre, según informó Gago.

‘Estamos intentando que finalizar los trabajos en los últimos días de noviembre, pero no todo se va a poder obser var', aclara Lobo.

La estructura del retablo mayor no permitirá observar la pintura. Su tamaño hace necesario que muchas vigas de madera estén sostenidas en la pared, lo que hace imposible observarla por completo. Por otra parte, el tiempo ha sido inclemente con la pintura y en algunos espacios de la pared ha caído parte del repello.

‘Se están inyectando compuestos a la pared para no perder más de la pintura, pero no se puede hacer nada por lo que no existe', admite Maia.

Se está limpiando toda la superficie, se retirará la pintura que la cubría y se eliminará todo el polvo. Y es que no se trata de cubrir o rehacer. ‘Lo realmente importante es tener el registro, saber para qué se usaba, qué representaba, no tanto si era una pintura muy elaborada', elabora Maia.

De acuerdo con los expertos muchos datos se pierden porque en determinado momento se quieren poner las imágenes más bonitas cuando lo que se debe hacer es ‘preservarla en su autenticidad par que quienes se dediquen a estudiar comprendan los tipos de decoración. Si se cambia se cambiará parte d e la historia y quien la vea mirará algo errado', advierte Lobo

‘Vamos a hacer una fotogrametría de todo el espacio para que al final se tenga una imagen completa porque la estructura del altar no permite mirar toda la pintura. De esta manera, más personas desde fuera podrán tener acceso a lo que existe detrás del altar ‘.

El espacio entre la parte posterior del retablo y la pared del templo es bastante angosto y la temperatura es alta. Para quienes sufren de claustrofobia la situación se complica aun más, pero la experiencia es muy interesante. Es ver un pedazo de historia del siglo XVIII.

Quienes visitamos el espacio pudimos detallar las figuras decorativa que ha sido las primeras en desvelarse, sin embargo, más arriba, donde la escalera termina y solo se puede subir en un andamio, de empiezan a detallar piernas, brazos, mantos y un rostro. Todavía no se tiene la certeza de qué imagen es la que aparecerá.

Lo que sí se ha comprobado es que ‘hay una diferencia entre las imágenes superiores y las que están más abajo. Las de abajo son decorativas mientras que las de arriba son figurativas y de adoración', revela Maia.

La vocera señala que luego que finalice el trabajo de restauración y conservación se tendría que hacer un trabajo de investigación para encontrar una semejanza entre lo que se encontró aquí y otras pinturas murales en Latinomérica o Europa y en qué espacio de tiempo, pero es un trabajo para los próximos años si la iglesia lo desea', establece Maia.

Mientras tanto, la obra gruesa de la restauración de la catedral están en tiempo. Actualmente se está trabajando en los detalles finales del altar, se está restaurando un altar secundario, los pisos están siendo colocados y pulidos y se está por conectar el suministro eléctrico para iniciar las pruebas de del sistema de aire acondicionado,