La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Cultura

¡Feliz Navidad, Panamá!

Hoy millones de personas celebran el nacimiento de Jesús. Los orígenes de la festividad se remontan al año 320

No es otra la esencia de la Navidad que la encarnación del Hijo de Dios, Jesucristo. Aunque en los últimos tiempos el consumismo se ha infiltrado, aún prevalece el espíritu religioso, de convivencia familiar y regocijo.

Hoy millones de personas celebran el nacimiento de Jesús. Sin embargo, hay quien desconoce el origen de la festividad.

Navidad proviene de la palabra latina nativitas, que significa nacimiento, y se refiere al nacimiento de Cristo. No hay una fecha exacta (en ninguna parte de la Biblia se menciona la fecha exacta del nacimiento del Hijo de Dios). No obstante, según una investigación de nationalgeographic.com.es , ‘los antecedentes de la Navidad habrían que situarlos en los años 320-353, durante el mandato del papa Julio I, que fijó la solemnidad de Navidad el 25 de diciembre, a pesar de la creencia de que Jesucristo nació durante la primavera'.

Posteriormente, el año 440, el papa León Magno estableció esta fecha para la conmemoración de la Natividad casi un siglo más tarde, en 529 el emperador Justiniano la declara oficialmente festividad del Imperio.

En entrevista para eltiempo.com , Néstor Cardozo, historiador de la Universidad Nacional de Colombia, explica que no se puede afirmar a plenitud que el origen de la Navidad sea totalmente cristiano o pagano, ya que la herencia festiva es el resultado del sincretismo de ambas tradiciones culturales.

TRADICIONES

Símbolos y costumbres rodean la celebración y varían de un país a otro. ‘Los elementos que acompañan esta tradicional fiesta —como el árbol, los regalos y la figura de Santa Claus— recogen elementos de las tradiciones culturales precristianas como la nórdica y la céltica, que finalmente incorporan elementos cristianos que crean todo el conjunto de costumbres que han trascendido hasta la actualidad', dice Cardozo.

ÉPOCA DE AMOR Y PAZ

Indistintamente de las tradiciones y su origen, millones de familias hacen los esfuerzos necesarios para disfrutar de la fecha.

El espíritu navideño promueve la paz y felicidad; sin embargo, el estrés en el transporte, trabajo, con la familia, con los amigos y las preocupaciones cotidianas impulsan a llevar una vida afanada a lo largo del año.

‘Ese espíritu de la Navidad debe prevalecer todo el año o al menos debemos estar enfocados en vivir sanamente, con alegría y paz los doce meses, no solo unos días', sostiene Elvira Fuentes, psicóloga clínica.

Añade que ‘la paz y el amor son valores que debemos atesorar, deben ser parte de nosotros, esto no garantiza que no haya estrés o dificultades, pero sí tener herramientas indispensables para salir adelante y retomar la serenidad emocional en corto plazo'.

Hay que tener presente que la vida es efímera, lo importante es lo que somos y cómo vivimos cada uno de nuestros días. ¡Feliz Navidad!