06 de Oct de 2022

Cultura

Coro Gracias, voces en una fiesta cultural

El grupo coreano estuvo en Panamá en el Festival Mundial de Culturas, donde interpretaron diversos géneros musicales, incluyendo temas locales

Corea del Sur ha destacado internacionalmente por sus avances tecnológicos; sin embargo, la cultura y el arte también han sido unos de sus mayores potenciales para darse a conocer en el mundo.

Un ejemplo de ello es el Coro Gracias, de Corea del Sur, un conjunto musical conformado por 120 integrantes que interpretan géneros actuales y música clásica.

Este grupo participó en el Festival Mundial de Culturas, que se realizó en Panamá, y culminó este miércoles con el concierto cumbre, el ‘Christmas Cantata', que logró deleitar a los asistentes con melodías cristianas y navideñas.

La soprano Hyemi Choi contó a La Estrella de Panamá que el coro fue fundado por el pastor Ock Soo Park, en el año 2000, en la iglesia Misión Buenas Nuevas.

‘Al inicio éramos 12 personas, ahora somos 120 entre el coro y orquesta. El nombre se escogió en español porque ‘nos gustó y suena bien'; decidimos llamarnos de esta manera por las bendiciones que hemos recibido', comenta Choi.

La artista relata que el coro tuvo la oportunidad de presentarse en lugares importantes como el Sydney Opera House y el Haydem Hall.

Reconoce que su técnica fue mejorando gracias a sus mentores que siguen ayudándolos a elevar su nivel musical.

Producto de su sacrificio y dedicación, el Coro Gracias obtuvo en 2015 el primer lugar en el Decimocuarto Concurso Internacional Coral de Maastricht en Alemania, considerado el más prestigioso a nivel de coros.

También han participado en varias competencias corales en países como Italia, Corea del Sur y Suiza.

En cuanto al tipo de música que interpretan, la soprano asegura que no tienen límites. ‘Cantamos música clásica, pop e interpretamos melodías floclóricas de los países que visitamos'.

Añade que en este 2019 el grupo ha visitado Uganda, Brasil, Estados Unidos, Perú, Panamá y seguirán su recorrido en los continentes europeo, africano y asiático.

Formar parte del coro no es tarea fácil. El tenor Julio González relata que su pasión por la música es grande, y el trabajo que realizan durante todo el año es arduo, de manera que solo tienen una semana libre para convivir con sus familias, puesto que su agenda contempla muchas presentaciones.

La mayoría de los miembros del coro son coreanos; González es mexicano y sobre el intercambio cultural comenta que ‘aunque al principio hubo diferencias por el tema de comidas e idioma, logramos formarnos como una familia porque convivimos casi los 365 días del año'. Además, dice que la diversidad de culturas les ha permitido tener mayor alcance en otros países.

Agrega que a través del coro muchos jóvenes están siendo rescatados de problemas sociales, ‘yo soy un testimonio vivo de ello, en 2007 realicé mi audición cuando fueron a México y ahora soy parte del conjunto musical'.

FUNDADOR DE IYF

El pastor Ock Soo Park, presidente de la Fraternidad Internacional de Jóvenes IYF (International Youth Fellowship, por sus siglas en ingles) cuenta que creó el Festival Mundial de Culturas y el coro para ayudar a la juventud de distintos países para que de esta manera puedan alejarse de los problemas sociales y conozcan más sobre otras culturas.

‘Estamos trabajando de manera conjunta con otros países para rescatar a la juventud de las adicciones a las drogas y otros vicios', asegura.

Indica que en Panamá ya hicieron el acercamiento con las autoridades para que el evento siga desarrollándose y más adelante se efectúe con una mayor magnitud.