Temas Especiales

08 de May de 2021

Cultura

Centro Cultural español en Panamá hace balance de proyecto de arte inclusivo

Entre los que asistieron al coloquio hubo representantes del INAC y de la Secretaría Nacional de Discapacidad de Panamá

Centro Cultural español en Panamá hace balance de proyecto de arte inclusivo
El Centro Cultural de España en Panamá-Casa del Soldado.

El Centro Cultural de España en Panamá-Casa del Soldado presentó este jueves los resultados de una de sus más emblemáticas iniciativas, denominada "En una papa", un proyecto inclusivo de arte contemporáneo que acumula cerca de dos años de andadura pero con la incertidumbre de no poder mantenerse.

Durante un coloquio en la sede del Centro Cultural, en el Casco Antiguo de Ciudad de Panamá, en el que participaron el embajador de España, Ramón Santos, y la artista y psiquiatra Pilar Moreno, que desarrolla el proyecto, se destacó la necesidad de darle continuidad y sostenibilidad para que no muera.

"En una papa" nació bajo el amparo de la Embajada de España para la formación, profesionalización y difusión de artistas que trabajen al margen del circuito de arte y, en algunos casos, también de la sociedad.

Este programa, que igualmente abarca a personas en condición de discapacidad, da visibilidad a colectivos de los que estos artistas son parte para reconocer la importancia de su participación en la vida sociocultural de la ciudad.

No es una actividad aislada sino que, por el contrario, se inspira en una tendencia contemporánea que propicia la creación artística encaminada a personas con discapacidad, como es el caso de la Asociación Debajo del Sombrero de España, entre otras.

Pilar Moreno, española radicada hace 20 años en Panamá, dijo a Efe que a la fecha, desde su inicio en 2017, se han efectuado diferentes actividades, entre ellas un laboratorio de algo más de dos meses a través de un encuentro horizontal, inclusivo, entre 17 artistas con discapacidad.

También talleres, uno de ellos con la Asociación Nacional de Enfermos Mentales, familiares, amigos y parientes, y la exposición pictórica del artista panameño Manuel Sacramento, conocido como "Chingui", una especie de desconocido en los circuitos formales y oficiales del arte.

Precisamente el nombre del proyecto se inspira en la obra de Chingui, que en sus cuadros tiene a personajes fantásticos viviendo "en una papa", como un osito o un elefante en pijama.

El proyecto ha impulsado además la creación de una red de entidades, fundaciones y personas con interés en las áreas de arte, discapacidad y marginalidad.

Es una red abierta a todos aquellos que tengan confianza en las posibilidades del arte como herramienta de cambio social, señala un prospecto del Centro Cultural de España-Casa del Soldado (CCE/CdS).

En cuanto a la sostenibilidad del proyecto, Pilar Moreno afirmó que "no hay continuidad por ahora".

"Nosotros estamos haciendo esta reunión y esta presentación del proyecto, para buscar alternativas, caminos, ver si interesa para que se siga haciendo, de qué manera se seguirá realizando, pero por ahora no hay un plan para el proyecto", resaltó la artista.

Aun así, Moreno aseguró que se trabaja en la creación de un pagina de internet para el proyecto.

El embajador de España describió a "En una papa" como un programa singular que la legación diplomática ha acunado, pero alertó que ya hay que pensar en hacerlo sostenible por la vía pública o privada.

"Hay dos vías para hacer sostenible este proyecto, una es la vía pública y otra es la vía privada, que es la verdadera. La pública significaría que lo agarrara el INAC (Instituto Nacional de Cultura) u otra institución panameña como el Ministerio de Desarrollo Social, y con fondos públicos sostenerlo", señaló Santos.

El diplomático remarcó que la otra vía de hacerlo "verdaderamente sostenible es la vía privada, con la intervención de las galerías de arte, y este mundo lo pasan al mercado. Y se puede hacer porque se ha hecho en otras partes".

Entre los que asistieron al coloquio hubo representantes del INAC y de la Secretaría Nacional de Discapacidad de Panamá, que mostraron interés en ayudar a la continuidad del proyecto.

También participó la renombrada artista panameña Olga Sinclair, quien siempre ha trabajado tanto a nivel nacional como internacional en proyectos sociales vinculados al arte y que incorporan a la niñez