La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Cultura

El misterio y esplendor del Señor de Sipán se expone al público en Albrook Mall

Las réplicas de la tumba del ‘Tutankamon peruano' que reveló detalles importantes sobre la cultura Moche (siglo I-VII) podrá ser visitada del 1 al 31 de marzo en la Plaza del Delfín del centro comercial

Esta semana se inauguró en el centro comercial Albrook Mall la exhibición ‘Sipán: Misterio y Esplendor en el norte del Perú', una colección de réplicas exactas de la tumba cuyo descubrimiento se compara con el de Machu Picchu o el del sarcófago de Tutankamon.

El renombrado arqueólogo peruano Walter Alva, quien desenterró el 20 de julio de 1987 la cámara funeraria del personaje ‘semidivino' de la cultura Moche, indicó que las piezas elaboradas en plata y bañadas en oro fueron confeccionadas por artesanos que son descendientes directos de los mochicas en conjunto con los restauradores del Museo Tumbas Reales de Sipán, ubicado en la ciudad de Lambayeque (Perú), donde reposan las originales.

‘El Señor de Sipán murió hace 1770 años y como soberano era considerado un semidiós. Calculamos que vivió aproximadamente 40 años y que fue enterrado tras elaborados rituales y sacrificios',

WALTER ALVA

ARQUEÓLOGO

‘Sipán tiene la suerte de que no solo fue el descubrimiento de un tesoro de joyas sino que es la recuperación de un contexto que nos permite interpretar' la historia, sostuvo Alva, quien estuvo presente en la inauguración de esta muestra, durante una entrevista con La Estrella de Panamá. ‘Es la gran diferencia con obras de arte localizadas por gente profana, porque presentan solo objetos, pero aquí se representa el contexto completo', añadió.

De acuerdo con el arqueólogo, la colección abarca tres dimensiones museográficas sustanciales. Por un lado, se muestran las réplicas de los ornamentos y joyas que caracterizan al Señor de Sipán, al sacerdote y al Viejo Señor de Sipán, que son los tres personajes principales de este descubrimiento.

La exposición —que apunta a convertirse en una muestra itinerante a futuro— también cuenta con una recreación exacta de la tumba para que el público tenga una idea de cómo se encontraron estas estructuras. ‘Se explica el orden y la disposición dentro de la cámara funeraria. Hay todo un juego de simbolismo', acotó el descubridor de este tesoro que marcó un antes y un después en la arqueología de la región.

De igual manera, se han colocado tres maniquíes vestidos como los personajes de Sipán, por lo que consideró que se trata de ‘una presentación museográfica muy didáctica' y ‘prácticamente una síntesis del museo donde se exhiben las piezas originales'.

UN SENTIDO IDENTITARIO

A 32 años del descubrimiento de las tumbas del Señor de Sipán, el doctor Alva aseguró que este hallazgo cambió la relación que tenían los pobladores de la costa norte del Perú con su historia y su sentido de identidad.

UN ESFUERZO EN CONJUNTO

La muestra está abierta para todo público

La exposición es impulsada por Promperú y la Oficina Comercial del Perú en el Exterior (OCEX) de Panamá, con el apoyo de la embajada peruana, la ATP y Copa Airlines.

Dos vuelos directos semanales unen Panamá y Chiclayo, ciudad que limita con Lambayeque, donde se ubica el Museo Tumbas Reales de Sipán.

‘A diferencia de otros lugares donde se exterminó a la población indígena, en el Perú ocurrió un mestizaje y hay pueblos que tienen mucha carga de su condición de pueblo nativo y originario', reflexionó el arqueólogo. Y añadió: ‘En el caso de la costa norte, son descendientes directos de los mochicas y estos descubrimientos del Señor de Sipán ha generado un rescate también de la autoestima de la población nativa, igual que el sentido de identidad con su pasado'.

Se trata de un fenómeno que puede traducirse en cifras. Según el doctor Alva, al año el Museo Tumbas Reales de Sipán, cuyo diseño arquitectónico está inspirado en las antiguas pirámides truncas de la cultura mochica, recibe al año unas 180 mil visitas. De ese total, el 80% son peruanos.

‘Ese número refleja que son los peruanos que van en busca de su propia identidad y la gente del lugar ahora se siente mochica', afirmó el especialista, autodeclarado un ferviente enemigo del tráfico de arte precolombino.

Antes, según Alva, había cierta idea de que ser nativo era ‘ser menos'. ‘Ahora los blancos se sienten descendientes del Señor de Sipán, eso te indica que un hallazgo de esta naturaleza produce un impacto positivo en la población', señaló.

NUEVOS DESCUBRIMIENTOS

El célebre arqueólogo reveló que hace apenas un mes, él y su equipo han descubierto tres tumbas nuevas en el norte peruano.

‘No las encontramos en Sipán, sino en otro lugar. Pero evidentemente es otro Sipán, hemos comenzado a ver tumbas de élite, de jerarquía, y todavía me falta encontrar al personaje principal. Ha sido una excavación de un mes, muy corta pero muy importante', resaltó.

A su juicio, este último encuentro fue una gran sorpresa porque siempre se ha pensado que en el ajuar funerario, los emblemas y atuendos sepultados con un personaje reflejan su función en vida.

‘Eso es lo normal, pero aquí encontramos una tumba con armas, máscaras y ornamentos, pero el cuerpo era el de un bebé, un niño de aproximadamente un año o un año y medio. De hecho es un niño muy importante, hijo de un jefe, porque tenía armas', puntualizó.