La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Cultura

Miguel Lombardo y su intervención urbana

Una mirada interpretativa a un artista conceptual multidisciplinario

Entre los quebrantos procurados con el nacimiento de las Artes Contemporáneas, podemos notar el aislamiento por no haber trasmitido la esencia de las motivaciones que la hicieron surgir y los procedimientos utilizados para expresar sus visiones. Esa dificultad ha traído como consecuencia que al hablar de las Artes Contemporáneas, nos encontremos bajo una generalizada indiferencia e incapacidad para entender dichas expresiones artísticas.

El punto central se encuentra en que las artes contemporáneas no se expresan necesariamente a través de métodos y técnicas tradicionales, más bien bajo multidisciplinarios medios expresivos, donde la conceptualización de la obra toma esencia en su construcción.

Nuestra invitación, en esta segunda entrega, es a que nos acompañen en el análisis de este tema y podamos descubrir detalladamente dichas problemáticas.

Hemos invitado a uno de los jóvenes artistas panameños, exquisitamente provocador, que incursiona desde hace dos décadas con sus instalaciones artísticas, intervenciones urbanas, videoarte y obras conceptualizadas, ejercicios que lo colocan, junto aquel ‘grupito' de interesantes artistas , que conducen sin indecisiones, el cambio generacional en Panamá: Miguel Lombardo será el hilo conductor para ayudarnos a tal comprensión.

MIGUEL, SU ENTORNO

‘La voz del pueblo'

Recuerdo vívidamente una tarde lluviosa de 2015, atravesando el portón del Museo de Arte Contemporáneo para reunirme con Miguel. Apresurado, entró en la biblioteca, donde se realizaría el encuentro para programar una exposición cuyo tema era la idiosincrasia y la memoria histórica de Panamá. Hasta ese momento, desconocía el potencial intelectual existente en nuestro país… y quiero pensar que la curiosidad era recíproca.

Pendo (dependo) del verbo de Miguel, que con claras palabras describe su propuesta: ‘una gran instalación urbana, compuesta por la construcción de una cabina radiofónica que se reproduciría idéntica a como era en sus momentos de puje; la Radio a los albores de su nacimiento'. Ella tendría que ser colocada en la zona peatonal de la Avenida Central de la ciudad de Panamá y una réplica, en la sala del Museo de Arte Contemporáneo. Ambas instalaciones deberían funcionar, recogiendo entre el público visitante, opiniones y observaciones sobre su proyecto.

Miguel sigue delineando con el dedo en el aire su proyecto artístico y describe las motivaciones: —‘La Voz del Pueblo fue la primera emisora registrada legalmente en Panamá; existían otras dos, pero eran clandestinas. Mi abuelo era el propietario y en mi obra evocamos ese momento histórico'.

LEONARDO DA VINCI EN MIGUEL

Nuestra tertulia sigue, y soy capturado por la manera de dibujar de este artista, que usa una pluma estilográfica en tinta china negra. Con rápidos trazos dibuja a la manera de Códigos Leonardezcos sus ideas. Fui admirando, poco a poco, el potencial creativo de este joven panameño que dominaba el difícil lenguaje de las Artes Contemporáneas, apreciando la capacidad de proyección y conceptualización de su obra, que viaja portando la voluntad de intercambiar historia, memorias ‘de y con' la ciudad y sus habitantes.

LA CONCEPTUALIZACIÓN

Son innumerables las personas que han aprendido estudiando los antiguos manuscritos llegados a nosotros. Ellos representan la proyección descriptiva de la conceptualización intelectiva de una idea. Un código funge como recopilación ordenada del pensamiento complejo y sirve como guía para medir su veracidad. El artista conceptual utiliza un lenguaje paralelo al que aquí he descrito, para ‘dar luz' a su obra, siendo esta la clave que nos ayuda a interpretar las nuevas maneras en que la contemporaneidad se nos presenta.

El momento de la proyectividad es, de por sí, fruto de la obra y es considerada un producto artístico.

INSTALACIÓN ARTÍSTICA

Una instalación artística es un espacio físico donde la intervención del artista evoca en la memoria de su público, la idea a trasmitir; un puente que intercambia un mensaje que ha sido programado anticipadamente.

Por lo general, este lugar es irrepetible porque nace condicionado al entorno y contexto donde ha sido ideado. Pero a la vez, su conceptualización puede ser adaptada a nuevos espacios.

La obra La Voz del Pueblo existe contextualizada, no realizada, y sirvió como plataforma para construir el proyecto ‘Radio 500', patrocinado y elaborado con la contribución del Municipio de Panamá.

Miguel Lombardo me recordaba al Leonardo Da Vinci florentino, aquel genial joven que proyectaba sus pensamientos en pergaminos recogidos en códigos escritos, de ideas grandiosas que en su época nunca fueron realizadas.

¿FOTOGRAFÍA? ‘ES LO QUE MENOS HAGO'

Muchos piensan que Miguel es un fotógrafo profesional pero él afirma que es lo que menos hace. Al recordar el cúmulo de trabajo que hasta la fecha nos ha donado, podríamos iniciar enumerando una infinidad de obras que ya han delineado la sorprendente capacidad de este creador.

Así nos encontramos con las obras presentadas en la exposición ‘15,000 Watts Energía Inteligente', donde presenta dos instalaciones artísticas: una intervención pública que evidencia el desarrollo desordenado de la ciudad y la obra Chan 75, sobre el tema de la hidroeléctrica de Changuinola, un grupo de piedras del río Mamoní junto a 100 imágenes con documentación y audio de biólogos e indígenas de la comarca.

Entre los muchos trabajos conceptualizados por Lombardo es relevante mencionar la intervención urbana en El Terraplén de la ciudad de Panamá —otra de sus obras por realizar— compuesta por tres intervenciones artísticas llamadas ‘Banco 59', ‘Muy americana' y ‘Reflexiones del paisaje urbano'.

También resultan interesantes las obras creadas con espejos, en donde la ciudad es visualizada a través de estos; el proyecto fue idealizado con el nombre ‘La Nueva conquista' para la Bienal del Sur en Panamá, en 2013.

Allí sentado en la biblioteca del Museo de Arte Contemporáneo, frente a Miguel, siento orgullo de este Panamá, un hermoso país que cuenta con artistas que se desenvuelven, con grande maestría, en los menesteres globalizados de las artes. Sin temor a equivocarme, abrazo el cambio generacional a intelectuales ya preparados, que solo necesitan el apoyo fuerte y comprensivo de todos nosotros.

Miguel Lombardo escribe la historia de nuestras Artes Contemporáneas, siendo una sobresaliente figura de la que mucho se hablará en este frenético presente.