La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Cultura

Viajar con mascotas, una aventura llena de desafíos

Transportarlas fuera del país e ingresarlas al territorio nacional, por la vía aérea, conlleva procesos de acuerdo con la reglamentación de las compañías aeronáuticas y las disposiciones sanitarias

Ellos son compasión, amor, fidelidad. Una responsabilidad voluntariamente asumida y por razones más que justificadas, hoy día se les sigue considerando ‘el mejor amigo del hombre'. Una mascota se convierte en parte importante del ecosistema familiar y al planificar las vacaciones y los viajes, surgen decenas de interrogantes sobre qué tan dificultoso sea trasladarlas.

Lo cierto es que el ingreso de mascotas a otros países dependerá estrictamente de lo que dispongan las autoridades sanitarias del lugar de destino; sin embargo, existen procesos que el viajero debe conocer y ejecutar en Panamá, tanto para la salida como para el retorno del animal a suelo istmeño.

Para esta publicación, se tomó como referencia Copa Airlines, por ser la empresa aérea con la mayor oferta de destinos y frecuencias de vuelo en el Aeropuerto Internacional de Tocumen.

Al ser consultada, la compañía indicó que el pasajero es responsable de los documentos necesarios que garanticen la salida y entrada de su mascota, tanto a la ciudad de origen, como de tránsito y destino de su viaje. Además, el transporte de una mascota en la cabina del avión está sujeto a disponibilidad y a factores como el peso, que no debe exceder los 10 kilogramos, o a contar con un certificado de animal de soporte emocional o de compañía.

En el caso de los canes que exceden el peso permitido para viajar en cabina, Copa Cargo cuenta con las aeronaves indicadas para trasladarlos con seguridad. Abdiel Aguilar, agente de carga, detalló que el costo varía de acuerdo con el destino, pero cuenta con una tarifa mínima de $500 por mascota.

Para recibir la cotización, ‘el propietario deberá enviar un e-mail con la foto de la mascota dentro y fuera del kennel , para validar si está cómoda en él, también el peso y la raza del can y las dimensiones del kennel en centímetros ', explicó.

La aerolínea también solicitará el certificado de exportación, el de buena salud y la tarjeta de vacunas.

Jorge Barriga, veterinario, explicó que sacar a un perro del país requiere la emisión de un certificado médico expedido por el especialista en salud animal, en el que conste la vigencia de las vacunas (múltiple y antirrábica) del animal. ‘Del lugar hacia el cual se trasladará, dependerá la legalización y apostilla de los documentos; algunos países solo requieren un certificado fitosanitario, mientras que otros piden una certificación del Ministerio de Salud, en la que se establece la legalidad del veterinario, además del documento emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores y el permiso de exportación'.

‘El perrito que saquemos debe estar sano y ser preferiblemente joven, ya que muchos que presentan padecimientos propios de la edad, como cardiopatías, problemas renales y hepáticos sufren mucho el estrés de un viaje', apuntó.

El especialista recordó que en el caso de los perros de servicio, cuyo fin es ayudar a contrarrestar la ansiedad del humano, sirviendo como un estabilizador de control, se permite que viajen en cabina junto a su propietario; sin embargo, igualmente se debe cumplir con los protocolos de certificación médica, documento que tendrá validez durante diez días, porque el perro podría cambiar su estado físico.

ANSIEDAD

Barriga indicó que antes del viaje, es recomendable suministrar gotas homeopáticas naturales como calmante para el animal. Además, no se debe suministrar alimentos ni bebidas 12 horas antes. ‘Si el perro bebe y come antes de subirlo a la aeronave, el pánico generará que orine y defeque; así que llegará abatido a su destino'. Además, ‘uno debe conocer a su mascota para que no sufra tanto en el viaje', explicó.

El especialista indicó que los viajes de más de 10 horas están contraindicados en todas las razas. Y de manera especial, no deben viajar los perros con artrosis, artritis severa, enfermedades crónicas del corazón o las razas braquiocefálicas, como el pequinés, el pug y el bulldog, para las cuales, generalmente todas las aerolíneas cuentan con regulaciones especiales.

‘Estos perros tienen problemas para respirar y el miedo en una jaula los hace hiperventilar, lo que fácilmente les puede causar la muerte, a diferencia de un can de nariz larga', expuso.

Aunque todos los perros deberían manejarse con facilidad, su desempeño durante el viaje dependerá de la crianza: ‘si es muy consentido y apegado a su humano, sufre más la separación', acotó.

¡DIRECTO A ‘KENNEL'!

El experto en salud canina, además de recomendar el uso de productos ansiolíticos un mes antes del viaje, sugirió dejar que el perro entre en contacto con el kennel , para evaluar su comportamiento y lograr la familiarización.

Aunque las especificaciones del kennel son suministradas por cada aerolínea, de acuerdo con información de Copa Airlines, ‘la jaula de transporte debe ser robusta, bien ventilada y, lo más importante, suficientemente grande como para que el animal se siente y se pare cómodamente con la cabeza erguida (sin tocar la parte superior de la jaula), se dé vuelta y se acueste en una postura normal)'.

‘Cada jaula no debe contener más de un perro o gato adulto, o no más de dos cachorros de dos a seis meses, de tamaño comparable y de menos de 20 libras (9.1 kilogramos) cada uno'.

Por otra parte, el cliente y Copa son responsables de seguir todas las disposiciones del departamento de agricultura del país de destino y la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) alusivas al tamaño y tipo de jaulas de transporte.

DE VUELTA A CASA

Wilfrido Redondo, jefe de Área en el Departamento de Cuarentena Agropecuaria del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA) en el Aeropuerto de Tocumen, detalló que el trámite de ingreso de la mascota a Panamá conlleva documentación zoosanitaria que garantice su condición de salud, como la cartilla de vacunas, el certificado de salud emitido por un veterinario idóneo y un certificado zoosanitario de exportación, emitido por la autoridad sanitaria del país de procedencia.

‘En Panamá ocurre la particularidad de que las mascotas son inspeccionadas por veterinarios del MIDA y del Departamento de Zoonosis del Ministerio de Salud, estableciéndose como requerimientos la apostilla del certificado zoosanitario por Convenio de La Haya o la autenticación en el consulado panameño del país de origen', manifestó.

‘Son los requisitos que debe cumplir cualquier viajero que sale de Panamá y permanece fuera del país por más de un mes'. A su llegada, la mascota es inspeccionada por un veterinario y se prosigue con el trámite hasta ser entregada a su familia.

Cifras oficiales indican que un promedio de 250 mascotas son importadas mensualmente y permanecen en Panamá.