Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Cultura

Viviendo rembrandt

Para la conmemoración de lso 350 años de la muerte del artista holandés, la ciudad de Ámsterdam se viste de gala. La presentación de sus obras va mucho más allá de las exquisitas salas del museo, llegando a las plazas y su antiguo estudio

Quien por estos días decida hacer un viajecito por el viejo continente, no podrá dejar de apreciar las celebraciones de dos grandes maestros que contribuyeron a la grandiosidad de la pintura occidental: Leonardo Da Vinci (1452-1519), el genio del renacimiento italiano, en los quinientos años de su muerte y Rembrandt Harmenszoon van Rijn (1606-1669), a 350 años de su muerte. El holandés es una de las grandes figuras de la historia del arte universal que, a partir de su destreza con las diversas técnicas y modos de registrar la humanidad, marcó sendas que hasta nuestro presente logramos admirar.

EN EL RIJKMUSEUM DE AMSTERDAM

Son las salas del majestuoso Rijkmuseum de Amsterdam, las que nos da la oportunidad de apreciar unas 400 obras, además de un gran recorrido por la vida del artista holandés, con una exposición que estará abierta hasta el 10 de junio de 2019.

Encontraremos 22 pinturas, 60 dibujos y una gran cantidad de hermosos grabados; un abanico de propuesta inusual, pues tendremos la oportunidad de observar la totalidad de su magistral producción artística.

La muestra, titulada ‘All The Rembrandts' (Todos los Rembrandts) propone un recorrido por la vida y la obra del gran maestro que conoció el éxito y la fortuna con la misma intensidad que el aislamiento y la ruina.

La gran exposición comienza con una serie extraordinaria de autorretratos de Rembrandt, que a manera de modernos ‘selfi' dan anacrónicamente la visión de aquel mundo antiguo, vivido por el artista. Sus retratos y autorretratos fascinan por el impactante realismo que desbordan en extraordinarias pinceladas libres de academicismos repetitivos.

Se dibuja en mi cara una pícara sonrisa cuando frente a estos autorretratos imagino a Rembrandt con un moderno celular, tomarse un selfi; y enviarme un WhatsApp desde ‘allende su infinito' y verlo aparecer enmarcado en estas increíbles obras. Su presencia resulta brutalmente realista.

Continuamos el recorrido con las grandes telas conmemorativas de la producción pictórica del maestro, junto a las obras de los innumerables discípulos, que hicieron grande el periodo Barroco y siglo de oro de la pintura de los países bajos. Ellas hacen notar la grandiosidad de un pintor que supo asimilar las lecciones de Caravaggio y Rubens hasta proponer con gran genialidad su propia manera interpretativa e la pintura europea.

Para esta conmemoración, la ciudad de Ámsterdam se viste de gala. La presentación de las obras de Rembrandt va mucho más allá de las exquisitas salas del museo, llegando a las plazas y su antiguo estudio.

En el centro de la ciudad, en la antigua Plaza Rembrandt, muy cerca del pedestal de la escultura que lo conmemora, colocaron una instalación artística, que reproduce con estatuas en bronce —al tamaño natural de una persona— cada personaje que compone el famoso cuadro ‘La Ronda Nocturna' (que será restaurada a partir de julio y cuya restauración podrá seguirse online), tomando vida propia.

Al encontrarme allí entre las estatuas, me sentí sumergido al interno de la obra pictórica, siendo esta una de las experiencias mas educativas, para aquellos que se acercan por primera vez, al fantástico mundo de las artes, sintiendo el placer de interpretar la obra viviéndola personalmente.

Los visitantes, niños, estudiantes, adultos, circulan admirados entre los bronces, imaginando el pasado a través de la presencia la famosa obra maestra, haciéndola renacer en el presente; acercándonos al ‘feeling' con el cual Rembrandt ambienta sus obras. Esta es una de las atracciones más llamativas de esta fría primavera en la cuidad de Ámsterdam.

La casa taller de Rembrandt, se encuentra intacta, como si el artista, hubiera salido a comprar sus colores y estuviera por regresar.

En ese taller se siente la presencia del famoso artista que lo tuvo todo y lo perdió todo: dinero, prestigio, amistades, la vida de su primera esposa cuando ella tenia menos de 30 años y también la de sus cuatros hijos, tres de ello fallecidos muy pequeños.

En esta casa Rembrandt vivió veinte años de su vida con su primera esposa Saskia, y Tito, su hijo.

Este ‘documento arquitectónico', abierto al público, ofrece la oportunidad de viajar hacia aquellos lejanos tiempos, en los que el olor a resina trementina es fuerte y conmovedor. Cada sala otorga al visitante información sobre sus funciones.

Allí está la cocina donde Saskia recibía a los visitantes y educaba a su amado hijo Tito. En la pared están colgados algunos cuadros que Rembrandt vendía; lienzos de su propia producción y de otros pintores famosos que el maestro lograba comercializar. La casa de Rembrandt fue un lugar donde se mercadeó una gran cantidad de obras en su época.

En el primer piso se encuentran las dos salas, donde Rembrandt tenía sus obras más importantes, como también colecciones de antiguos bustos, obras de pintores de toda Europa y bizarros objetos antiguos.

En este piso se encuentra la sala donde se producían los grabados en aguafuerte y punta seca. Hoy día se explican allí los procedimientos usados por Rembrandt, para realizar sus grabados. La demostración no es una ficción, pues las laminas de metal que contienen grabados los trabajos del artista son originales y cada impresión realizada, pasa a la colección permanente de la casa museo.

En el tercer piso, con sus respectivos caballetes está el estudio de Rembrandt, el espacio donde sus afortunados discípulos recibían clases de pintura y anatomía por el maestro.

Desde mis estudios académicos en Florencia Italia, siempre he admirado la capacidad productiva de Rembrandt, de él he aprendido la rigurosidad pictórica, que se abandona a la calculada improvisación. Sus pinturas se ubican en un elevado estándar en la disciplina pictórica, por lo que apreciar el conjunto de sus obras es sorprendente. Además, el maestro supo entrar en la intimidad de su época. Llevó el dibujo a la vida privada, al pudor de la alcoba y en esta exhibición una gran cantidad de dibujos nos delata a un interesante Rembrandt desconocido para los demás.

Sin lugar a duda, si usted se dirige esta primavera a visitar Europa, pase por Ámsterdam antes del 10 de junio, para que goce de una extraordinaria experiencia cultural, bajo el acogedor abrazo del holandés Rembrandt Harmenszoon van Rijn a 350 años de su muerte.

‘Son las salas del majestuoso Rijkmuseum de Amsterdam, las que nos da la oportunidad de apreciar unas 400 obras y un gran recorrido por la vida del artista holandés'.