Panamá,25º

09 de Dec de 2019

Cultura

Acre, una ciudad con vida e historia en Israel

Un destino fascinante con más influencia árabe que judía. Es una de las pocas ciudades del mundo que se ha mantenido a través de los años, a pesar de que fue atacada por ejércitos muy poderosos

De todos los sitios que visité en Israel, Acre o Akko fue mi favorito. Es una ciudad histórica con mucha vida. Tiene más influencia árabe que judía. Me sorprendió que los otomanos la consideraban como el peor lugar en la tierra, ya que para mí fue todo lo contrario.

El curso de Mashav fue en Haifa, así que podíamos ver la ciudad de Acre que está al otro lado de la bahía. Nosotros fuimos un sábado, porque era el único día libre que teníamos.

Acre es una de las pocas ciudades del mundo que se ha mantenido a través de los años, a pesar de que fue atacada por ejércitos muy poderosos. En 950, la ciudad fue amurallada durante un régimen musulmán. Hoy puedes caminar por las paredes que rodean la antigua ciudad que es Patrimonio de la Humanidad según Unesco.

Acre es relativamente pequeño, pero tiene tantos atractivos para ofrecer. Lamento que fui solo por el día. Vale la pena quedarse en un hotel en Akko y explorar la ciudad dos o más días.

Te puedes ‘perder' en sus calles tratando de encontrar todos los atractivos mientras pruebas la deliciosa comida en los mercados, escuchas música y hablas con la gente.

La mansión de Bahá'u'lláh' en Acre

PLANEA TU VIAJE

Duración vuelo: 16-20 horas a Tel Aviv.

Costo Vuelo: $1,200-$1,800

Visa: No

Horario: GMT+3 / 7 horas más que Panamá

Nuestra primera parada fue la Mansion of Bahjí, que queda en las afueras de Acre. El sitio era conocido como Bahjí o el-Bahjí, que significa ‘lugar de felicidad'. Si leíste mi artículo sobre los jardines Bahá'í en Haifa, sabes que Bahá'u'lláh' fue mandado a este sitio como prisionero del imperio otomano. Le es permitido vivir en casa por cárcel cuando finalmente convence a la prisión de que él no cometió ningún crimen.

Él construyó la Mansion of Bahjí y vivió en el sitio por 12 años hasta que murió el 29 de mayo de 1892. Esta casa y el santuario de Bahá'u'lláh (en ese sitio se encuentra el cuerpo del profeta) son los lugares más sagrados para la religión.

Los jardines de la mansión de Bahá'u'lláh' en Acre son bonitos, pero no tan impresionantes como los de Haifa. Todos los caminos llevan al centro donde está el santuario. Como Israel tiene problemas de agua, los jardines fueron diseñados de forma ecológica para conservar el agua y usan plantas tolerantes a la sequía. Este lugar no tiene costo de entrada. Cuando salimos de la mansión tomamos un bus para ir al centro de Acre.

Túnel de los templarios

Los templarios eran una orden militar que en nombre del Papa, ayudaban a los peregrinos para que pudieran ir a visitar los sitios sagrados en Israel. Primero llegaron a Jerusalén con el Monte del Templo. Su nombre se da porque eran los guardianes del templo. Cuando Salas Al-Din conquistó Jerusalén en 1187, los templarios se mudaron a Acre.

Hicieron la Fortaleza de los Templarios, que era la más fuerte de la ciudad y estaba sobre el mar. Su entrada estaba protegida por dos torres con paredes de 28 pies de grosor. Los turistas pueden entrar al túnel que construyeron por debajo de la ciudad. Tiene 350 metros de largo y va desde la Fortaleza de los Templarios al puerto de la ciudad en el este, conectando al palacio con el puerto.

La mayoría es transitable, pero sí hay algunas partes donde te toca agacharte. Si visitas, ten en consideración que no abren los lunes.

Un puerto de pescadores

El puerto de Acre es tan viejo que fue mencionado en la historia de Kambizes cuando fue a conquistar Egipto en 527-525 a.C. Cientos de barcos con soldados, caballos y materiales salían de aquí desde esos tiempos. La dinastía Umayyad lo usó para conquistar Chipre (Cyprus). Luego los egipcios conquistaron la zona y renovaron el puerto y las fortificaciones.

En las Cruzadas el puerto sirvió para traer a los peregrinos y para guardar provisiones. Este puerto fue la principal puerta de entrada a Israel. Luego, en el periodo otomano, sólo sirvió como marina para los botes.

Desde el puerto puedes tomar un barco para ir a ver la bahía. Nos ofrecieron el tour muy barato. La vista de la ciudad era muy hermosa. Nos tocaron algunas olas, pero bueno, eso agregaba movimiento a los pasos de baile.

Hamam al-Basha

El Hamam hoy día no funciona, solo sirve como museo. Pero en sus tiempos este baño turco fue el centro de la vida en Acre. Fue construido al final del siglo XVIII por el gobernador de Acre, Jazzar Pasha. Su nombre Hamam al-Basha significa el Hamam del Pasha.

Acre pasó de ser un pequeño pueblo de pescadores a una ciudad portuaria y comercial durante el imperio otomano. El gobernador Pasha construyó el acueducto que trajo agua a la ciudad y permitió que se creara el hamam. Aparte de ser un sitio de encuentros sociales, fue utilizado para purificar a las personas antes de los rezos.

Las paredes del museo tienen ilustraciones hechas por la artista Tanya Slotzky que describen cómo era la vida cotidiana en Acre durante el imperio otomano. Puedes ver los cuartos intermediarios, el vestidor y el cuarto caliente, que era el corazón del hamam.

La historia es contada por el último asistente de baño y se puede escuchar en ocho idiomas.

Iglesias, sinagogas y mezquitas en Acre

Hay dos sinagogas que puedes visitar: Or Torah –Jariva y Ramchal. Or Torah es una sinagoga de Tunisia que está cubierta con mosaicos dentro y afuera. Pasaron 54 años haciendo estos mosaicos en el kibbutz Eilon. Los mosaicos y las vidrieras cuentan la historia del pueblo judío con pasajes de la Biblia. La sinagoga tiene siete arcas con la Torá y alberga cientos de millones de piedras naturales de todo Israel.

La sinagoga de Ramchal está ubicada en Market Street, la calle principal de la ciudad colonial de Acre, que va del norte al sur. El nombre proviene del Rabino Ramchal, que vivió en Acre de 1743 a 1747. No es muy bonita ni grande pero ha sido renovada. En esos tiempos había otra sinagoga mayor pero un gobernante beduino la convirtió en la mezquita el-Mualek en 1702.

Entre el mercado y el bazar

Market Street tiene el mercado principal de Acre. Sus puestos venden de todo, desde pescado del día hasta frutas y vegetales.

Es un buen sitio para comprar especies, incienso y café, que tienen de varios sitios del mundo. Debes probar los dulces, son una delicia. Yo compre uno con nueces cubierto en miel. El Mercado Blanco (Suq Al-Abiad) está junto a la Mezquita el-Jazzar yhoy día está lleno de restaurantes y bares.

Por otra parte, el bazar turco fue construido al final del siglo XVIII como el mercado municipal. Puedes visitarlo para comprar souvenirs y artefactos turísticos.

Visita el sitio yodeviajes.com