La Estrella de Panamá
Panamá,25º

19 de Sep de 2019

Cultura

‘Bolívar vio en Panamá el lugar perfecto para la alta diplomacia'

Michel Capelo es el descendiente vivo más joven del Libertador, cuyo natalicio se conmemoró el 24 de julio. Hoy busca con sus pasos reavivar la esencia de una obra tatuada en la historia de Latinoamérica

Al otro lado del teléfono —y del Atlántico— Michel Capelo denota, en la formalidad de su discurso, la sapiencia de un hombre maduro. El chico de 25 años, que ha sido reconocido como el descendiente más joven de Simón Bolívar, pretende dibujar con su andar los trazos de una nueva historia que fortalezca ‘las relaciones comerciales, culturales y sociales desde Bolivia hasta Panamá', como alguna vez se propuso el Libertador. Capelo guarda el entusiasmo de trabajar ‘por la unión de los pueblos' en un continente donde se invisibilicen las fronteras.

A través de un contacto con La Estrella de Panamá desde la ciudad de Madrid, España, y con un inmenso legado en sus hombros, el abogado colombo-venezolano comenta que aspira a representar dignamente la impronta de Bolívar: una obra de doscientos años ‘que entrelaza la historia de nuestra gente'.

Actualmente recorre los pasos del Libertador en Europa, desde Madrid, lugar donde contrajo nupcias en 1802 con María Teresa del Toro Alayza, pasando por Francia, que fue el punto de encuentro con su prima Fanny Du Villars, hasta Italia, donde juró, en el monte Sacro, emprender la lucha libertaria.

‘Busco rescatar esa etapa de la vida de Bolívar que forjó su pensamiento e ideales y que fue decisiva en su obra. También estamos estrechando relaciones con dinastías europeas y gobernantes de países del antiguo continente para fortalecer la unidad', explica.

Cuenta que el pasado mayo fue condecorado por el Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias de manos del Duque de Sevilla, Francisco de Borbón, ‘un acto y gesto de amistad que nos ha servido para comenzar a pensar en España como un aliado en el fortalecimiento cultural'.

Cada relato de Capelo muestra el casamiento de sus convicciones con la visión de Bolívar, en un intento por dar permanencia al honor de su sangre. Cuando tenía doce años, su abuela materna, Clemencia Pérez, puso en sus manos el archivo familiar, desvelando su condición de primogénito de la séptima generación de descendientes de los Bolívar Palacios, un reconocimiento que contó con la revisión de actas de nacimiento y defunción, así como de otros documentos.

Memorias del Istmo

Con la celebración del Congreso Anfictiónico de Panamá (1826), convocado por Bolívar, se buscaba la unión y confederación de los Estados de América. Actualmente, ‘la falta de voluntad de algunos políticos de turno no ha permitido que esta integración se realice de la forma en que la soñó el Libertador, una América unida, próspera y sin fronteras', enuncia.

Decía Bolívar en la Carta de Jamaica que ‘los Estados del Istmo de Panamá hasta Guatemala formarán quizás una asociación. Esta magnífica posición entre los dos grandes mares podrá ser con el tiempo el emporio del universo'; un pensamiento que Capelo considera visionario y ‘real porque con el tiempo y la construcción del Canal de Panamá desde 1914, hemos sido testigos de la gran importancia geográfica del Istmo que facilita el tránsito de embarcaciones y comercio en la región'.

‘La vida de Bolívar fue corta y no tenemos duda que esto aceleró muchos procesos y retrasó otros, quizás ese fue el caso con Panamá', afirma, donde pudo tener una participación de mayor protagonismo en su historia.

Capelo enfatiza que el Libertador ‘siempre procuró la unidad de los pueblos y vio en Panamá, que en aquel momento pertenecía a territorio colombiano, el lugar perfecto geográficamente para realizar encuentros de alta diplomacia que resolvieran los asuntos entre las Repúblicas'.

De hecho, así lo expresó en algunos documentos ‘donde la comparaba con lugares semejantes a otras culturas, como la griega'.

Narrativa histórica para las nuevas generaciones

Más de una vez, la historia de Bolívar ha sido trasladada a la pantalla. En esta ocasión, el actor José Ramón Barreto asumió el reto de personificar a l líder libertario en ‘Bolívar, una lucha admirable', estrenada el pasado 21 de junio en Netflix.

Se trata de una producción de 60 capítulos, escrita por Juana Uribe y producida por Caracol Televisión y Sony Pictures con un rodaje que inició en marzo de 2018, en más de 30 ciudades de Colombia, así como en Madrid y Toledo, España.

Desde Guayaquil, Ecuador, Barreto reconoce que la preparación para el casting de la serie implicó un proceso de tres meses, audicionando. ‘Tuve que hacer pruebas a caballo, de combate escénico y de armamento. Fueron tres meses de ir y venir, enviar videos, escenas'.

Tras su selección para asumir el rol interpretativo, sintió una gran responsabilidad, pero no se dejó intimidar. ‘Sabemos de quién estamos hablando y su aporte a la historia, tomar este papel fue un reto de los que hacen carrera y definen el carácter de uno como artista, ese es el compromiso más grande '.

Para Barreto, el proyecto, grabado en distintas ciudades, fortaleció su capacidad de adaptación al recorrer tantas ciudades, con diversidad de climas y culturas, que al final, le dieron ‘una experiencia personal' que guarda ‘de manera especial'.

‘Si algo puedo sacar de esta experiencia es la formación que me dio como hombre', explica.

Confiesa con humildad que fue retador estar a la altura de una producción tan ambiciosa. Además, ‘lo pertinente de la serie para este momento de nuestra historia latinoamericana y venezolana, me hizo crecer y definir el carácter de lo que quiero hacer con mi carrera y el tipo de retos que me gustan'.

‘Sabemos de quién estamos hablando y su aporte a la historia, tomar este papel fue un reto de los que hacen carrera y definen el carácter de uno como artista, ese fue el compromiso más grande',

JOSÉ RAMÓN BARRETO

ACTOR

No deja de dar crédito a Lorena Scott, mánager y artífice de su participación en la producción. ‘Ella sabía que estaban repartiendo un proyecto en Colombia sobre la historia de Bolívar y también hubo interés de parte de Leonor Sardi, productora venezolana que trabajó muchos años en RCTV y me recordaba de niño; estuvo muy al pendiente de mis pruebas. El apoyo de ambas fue fundamental, ambas insistían en que sí podía hacerlo', cuenta.

Y es que Barreto inició su carrera actoral desde la niñez. Con este papel, no hubo tregua a la entrega y dedicación. ‘Me tomé Bolívar con el mismo compromiso de siempre, el mismo con el que he hecho cine, teatro y televisión; también tuve la oportunidad de trabajar en Miami y Puerto Rico y ya sabía un poco cómo se manejan los estándares internacionales', comenta.

Agrega que adentrarse en el personaje demandó horas de preparación, entrar en el contexto social en el que estaba ubicada la historia así como entender qué era en aquel entonces el concepto de libertad y los lineamientos sociales.

‘Tuve que estudiar la vida de Bolívar, sus cartas, documentos, decretos. Mientras más información tuviese, podía encontrarme a mí mismo en el personaje. Desde muy niño me encantó la lectura de la historia y esta fue la excusa perfecta para seguir haciéndolo', destaca.

Llevar a cabo este trabajo implicó ‘tomarlo con mucha garra, ímpetu, motivación. Fue un sueño estar en otro país interpretando un personaje tan propio'.