La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Sep de 2019

Cultura

Curundú: entre la pobreza, el talento y el progreso

Jóvenes del corregimiento del distrito de Panamá, ubicado en el conjunto urbano de la ciudad, se enfilan en proyectos culturales en busca de mostrar ‘la otra cara' del sector

Más de diez jóvenes, un solo objetivo: mostrar la cara desconocida de Curundú. El universo audiovisual es una herramienta de expresión cultural con gran capacidad de alcance e impacto. Conscientes de este valor y determinados en propalar que en el sector donde residen, algunos desde su nacimiento, también se gestan hechos positivos, habitantes de Curundú, corregimiento del distrito de Panamá, respondieron al llamado de Mente Pública.

Recientemente inauguraron la Carpa de Cine de Curundú, ‘Ingueto', resultado de meses de trabajo. Denominada también Cine Transitorio capacitó a adolescentes y jóvenes de la comunidad en gestión comunitaria, fotografía fija y realización de cine documental. De este grupo se conformó el Comité de Gestión, quienes coordinan y administran la iniciativa, un nuevo espacio cultural para la localidad, cuyo fin es robustecer valores, descubrir y pulir talentos además de mostrar ‘que en Curundú también pasa cosas buenas', afirma Yineth López, miembro del equipo que trabaja bajo el lema: ‘Entre todos podemos cambiar el mundo, con pensamiento libre y crítico, sin violencia, inspirando a otros con amor y sin depender del gobierno'.

Durante la inauguración se presentó la exposición fotográfica del barrio y ‘Ven, te invito a entrar', cortometraje cuyo guion que fue gestado por miembros del equipo.

El filme ‘recoge testimonios de curundueños, participantes de Carpa de Cine de la Fundación Mente Pública, proyecto ganador de la convocatoria Fondo Panamá Ciudad de 500 años', explica Georgina Tovar, coordinadora de la iniciativa.

A través de la narración oral, los residentes de este corregimiento del distrito de Panamá, ubicado en el conjunto urbano de la ciudad de Panamá, exteriorizan sus vivencias y visión de Curundú.

El cortometraje también plasma ‘la parte que la gente y los medios de comunicación tratan de ocultar de Curundú. Muestra que no todo es malo, que hay personas que luchan para salir adelante, que se esfuerzan y trabajan igual que en otros lugares de Panamá. No todo allí es violencia', afirma Jeremy Agard, joven miembro de la iniciativa cultural.

Para López, ‘Curundú es un barrio que siempre ha luchado, es como una familia'. Sin embargo, ‘en las familias hay peleas y desacuerdos, esto no quiere decir que todos los que vivimos aquí somos delincuentes. En mi zona había y hay gente del mal vivir y yo no soy así', sostiene.

Surgimiento de Curundú

¿Pero qué hay detrás del estigma de Curundú como una comunidad donde predominan los hechos delictivos?

‘Curundú es un barrio que siempre ha luchado, es como una familia y en las familias hay peleas y desacuerdos; esto no quiere decir que todos somos delincuentes',

YINETH LÓPEZ

CARPA DE CINE

Para nutrirse y filmar ‘Ven, te invito a entrar' los jóvenes conocieron a profundidad la historia del corregimiento, investigada por Nyra Soberón, gestora cultural.

La génesis se remonta a la construcción del Canal interoceánico, cuando los Estados Unidos edificaron barracas para los trabajadores, quienes en su mayoría eran afroantillanos.

En el lugar proliferaban los mosquitos, ratas, piojos, chinches y eran frecuentes las inundaciones.

Por estas razones, los trabajadores abandonaban las barracas y construían sus viviendas en el monte, en áreas cercanas a las construcciones y los talleres del canal. Se armaron así los primeros barrio-campamentos de El Chorrillo, El Marañón y Calidonia.

Las condiciones geológicas del terreno no eran favorables. Es un terreno bajo en relación al nivel del mar, sumado a la presencia del río Curundú, cuyo cauce fue alterado durante la construcción del Canal.

Según la averiguación de Soberón, entre 1900-1925 surge el área norte de Curundú. Su origen está marcado por el alza de alquileres para financiar proyectos comerciales e industriales de la clase pudiente.

La situación explota entre el 10 y el 12 de octubre de 1925, cuando la población, asfixiada por esta situación, reclama sus derechos con marchas, proclamas y manifestaciones. La acción es denominada el Movimiento Inquilinario.

El gobierno de turno solicita al ejército de los Estados Unidos que intervenga militarmente la ciudad. El ejército se instala en los barrios obreros hasta el punto de invadir los portales de las casas, lo que causa indignación en la población. Así se inicia la primera migración de trabajadores hacia el área norte de Curundú.

La investigación de Soberón recoge que entre los años 1925-1932 se da el segundo movimiento inquilinario y surge el área este de Curundú. El problema de la vivienda seguía sin solución.

Desde 1945 hasta 1961, en la zona proliferan las viviendas en los sectores sin habitar, lo que va conectando a los núcleos.

En 1947 surge la primera asociación de vecinos ‘Sociedad Curundú Unido', cuyo objetivo era apoyar el traslado de la población a Concepción, Juan Díaz. Organizaron rifas, bailes, y en 1950 se lleva a cabo el traslado de casi toda la población. Los pobladores más antiguos se quedaron. Casi seguido se dio un repoblamiento por antiguos pobladores que retornaron de Juan Díaz y nuevas familias porque en Juan Díaz no había acceso a servicios públicos, no había escuelas. El costo del transporte era mayor y mayor el tiempo de desplazamiento.

‘El filme muestra que no todo es malo, que hay personas que luchan para salir adelante, que se esfuerzan y trabajan igual que en otros lugares de Panamá',

JEREMY AGARD

CARPA DE CINE

Entre los años 1961 y 1968 surge la Sociedad Progresista de Curundú.

El objetivo, según detalla Soberón, era conseguir fondos para trasladar a las personas a San Miguelito y construir casas por el sistema de ayuda mutua con el Instituto de Vivienda y Urbanismo (IVU).

En 1962 surge la Sociedad Porvenir de Curundú y Anexos. Perseguían los mismos objetivos, pero con la intención de permanecer en Curundú y el mejoramiento de la cultura y social de sus habitantes.

En años posteriores realizan mejoras en los servicios del agua, la luz, gas y teléfono. El agua potable se tomaba del Estadio Nacional y Concreto, S.A.

En 1964, el IVU concluye la construcción de los multifamiliares para los damnificados del incendio de San Miguel, ocurrido en 1958. En 1971 Curundú pasa a ser corregimiento.