Panamá,25º

12 de Dec de 2019

Cultura

José Gordo: ‘Todos debemos tener algo de militar en nuestra vida'

El escritor, conferencista internacional, exmilitar, padre y hombre de negocios utiliza la enseñanza militar en su diario andar. Aconseja incluir la disciplina en todas las acciones y critica el poco tiempo que la sociedad actual dedica a la infancia

José Gordo: ‘Todos debemos tener algo de militar en nuestra vida'

‘Mucha gente dice: ‘tengo miedo a fracasar, a comenzar un negocio, a cambiar de empleo, a terminar una relación… ante esto respondo: ‘el miedo no existe, nadie nace con miedo. Es un pensamiento forjado por lo que nos transmite la sociedad”, resalta José Gordo. Escritor, coach, conferencista internacional, exmilitar, padre, hombre de negocios, amante de la actitud positiva del ser humano y estudioso de ello. Asegura que, en lugar de miedo, la humanidad sufre inseguridades, siendo el hombre quien cobija, a mayor escala, este sentir.

‘El hombre es un ser totalmente imperfecto y por eso tiene muchas inseguridades; cuando la mujer es perfecta y a la vez complicada'. Más de mil libros leídos, su pluma, como forjador de Los 12 regalos de papá , Cenado con millonario y De una vida trágica a una vida mágica le acreditan para valorar la literatura en una sociedad en constante movimiento. ‘Las letras te abren los ojos al mundo, a la realidad y a la actualidad', dice. Gordo, nacido en Barcelona, España, con un especial amor por Panamá, es miembro activo de la ICF (Internacional Coach Federation). Ha organizado seminarios y entrenamientos como la gira ‘Millionaire Mentorship' con la que enseña liderazgo y toma de decisiones para convertirse en un millonario, en América y Europa. Se considera una persona solidaria con aquellos que experimentan dificultades, especialmente los niños. Por ello, participa en campañas benéficas, organiza eventos de concienciación y colaboración, contribuyendo con material escolar, medicinas y juguetes a escuelas y niños en varios países, incluido Panamá.

¿Qué lugar ocupa la infancia en una sociedad dominada por la inmediatez?

La infancia lo es todo. Los niños necesitan de nosotros. Son maravillosos, no tienen maldad, no nacen con defectos. Vienen con la idea de crear, de ser astronautas, bomberos, científicos; de descubrir la Luna... Nacen con muchos sueños, no tienen límites. Es injusto que nosotros, los adultos, la mayoría, y no te hablo de gobiernos, la responsabilidad no es no de ellos; acabemos o no trabajemos a favor de esos sueños. Es necesario que le demos todo lo que tenemos para que sigan creyendo que pueden ser todo lo que quieran ser. Tengo una fundación privada, pero trabajo con varios comedores sociales y albergues juveniles aquí en Panamá y en otros países.

¿Se considera un mentor?

Esa es una palabra muy grande. Ser padre es ser mentor, al final todos somos mentores; una madre, un padre, los abuelos, un tío, alguien que puede aportar a otra persona información valiosa y, sobre todo, valores para la vida, para andar en el mundo. Creo que tengo habilidades muy arraigadas que he practicado durante mucho tiempo y eso me ha ayudado a ser un buen comunicador, una persona que trasmite mucha energía, pasión e información. Tuve la fortuna de leer mucho, he leído más de mil libros, tengo mucho material en mi biblioteca. Me he entrenado con grandes, gente que ha impactado mucho mi vida, gente con gran experiencia en el mercado y eso me ha ayudado a aportar a la sociedad. Sí, me considero un mentor.

¿Qué enseñanza le dejó sus días como militar?

La principal, la que intento aplicar a todas las personas cercanas a mí, es el honor. También la disciplina y la honestidad.

¿Qué debemos tener de militar en nuestras vidas?

‘Ser una persona de honor te llevará por el camino correcto. No te dará la opción de fallarle a nadie, en cierta medida, ni de sentirte mal contigo mismo. Luego la disciplina; sin disciplina, hoy no podemos ir a ningún lado, es imposible'.

Todos debemos tener algo de militar en nuestra vida, como mínimo el factor del honor. Ser una persona de honor te llevará por el camino correcto. No te dará la opción de fallarle a nadie, en cierta medida, ni de sentirte mal contigo mismo. Luego la disciplina. Sin disciplina hoy no podemos ir a ningún lado, es imposible.

¿Cómo transmitir esto a las nuevas generaciones?

No creo que no lo tengan. Somos nosotros los que no tenemos disciplina, al final ellos hacen lo que ven. La sociedad está entrando en una dinámica en la que nunca hay tiempo para nada: ‘no puedo acompañarte al parque', ‘no puedo estar contigo el fin de semana en el fútbol', ‘no puedo sentarme contigo a leer un libro', ‘lo siento, hijo, pero estoy cansado...'. Son muchos factores, los hijos se dan cuenta de esto y buscan ejemplos afuera que regularmente son erróneos.

Escritor, conferencista, empresario, exmilitar… ¿qué se requiere para ser una persona polifacética?

Todos nacemos con esa habilidad. Tenemos muchas facetas, lo que pasa es que mucha gente toma la decisión de quedarse en una, estancarse en ella y allí entra la conformidad. La gente se limita muchas veces. Evidentemente, a nivel de profesión estamos especializándonos, por ejemplo, hoy un abogado no abarca diferentes temas sino que se especializa en un aspecto para ser muy bueno en lo que hace, pero luego podrá ser escritor, conferencista, deportista... hoy no hay esos límites que teníamos antiguamente. Quien no logra lo que quiere, es porque no quiere lograrlo.

Voy a leer una de sus frases para que me dé su argumento: ‘cualquier cosa que la mente del hombre puede concebir y creer puede conseguir...'.

Creo mucho en la ley de la atracción. La gente hoy tiene miedo a pedir y a dar a la vez, a la gente, cuando quiere algo, le cuesta pedirlo. Todo lo que tu mente piensa, lo puede planificar con un deseo ardiente. Debemos obsesionarnos con lo que queremos y lo lograremos. La gente dice: ‘obsesionarse no es bueno', no es bueno obsesionarse por la droga, el juego, el sexo; pero por tus metas, objetivos, familias, por el amor de tu vida es lo mejor que te puede pasar. Por allí es que va esa frase, obsesiónate por lo que quieres en la vida y llegará, porque la ley de la atracción funciona.

¿Cuál es su filosofía de vida?

Simple, humildad basada en el amor y las energías.

Riñe o es amigable con un ser supremo

Es amigable. En cierta medida, soy un firme creyente, aunque no sea devoto de ninguna religión. He tenido la fortuna de leer el Corán y la Biblia. He estado con gente que trasmite energía, me he sentido muy cercano al hinduismo y al budismo. He visitado la Iglesia católica. Al descubrir tantas religiones y entrar en su mundo, he comprendido que al final todo se trata de lo mismo, de un ser supremo que vela por nosotros. Lo ideal es ser firme en las creencias de uno mismo y no dejarse influenciar de otras personas. Para llenar la parte espiritual, lo primero que hay que hacer es aclarar lo que se siente y quiere, saber cómo voy a nutrir la parte interior, si creo que existe Dios, si creo en la religión cristiana, budista, hindú...

¿Qué le ha dado Gordo a Panamá?

Creo, porque no soy yo quien lo tiene que decir, que le he dado empleo a muchas personas, he aportado felicidad, alegría y una actitud diferente de la vida enfocada en que todo se puede. Además, pago mis impuestos ( risas ). Creo firmemente que cuando vives en un país perteneces a ese país, aunque no seas de allí. Intento ser un buen ciudadano y ayudar con lo puedo. Quiero aportar a la sociedad no solo con el pago de mis impuestos y con las compañías que tengo, sino también utilizar mis habilidades en lo que soy bueno, trasmitiendo a la gente buena energía.

¿Y qué le ha dado Panamá a Gordo?

Me ha ayudado a ser más paciente, me ha dado el amor, mi esposa es panameña. Me siento como en casa. Me ha ayudado mucho a bajarme de la nube. Amo Panamá.