Panamá,25º

16 de Nov de 2019

Cultura

Arte que identifica al panameño

La herencia folclórica es el resultado del arduo trabajo de nacionales por preservar la esencia de nuestra nación. A través del tiempo, algunos elementos se han consolidado como distintivos de las tradiciones istmeñas; hoy, de generación en generación, se transmite el valor cultural de cada uno de ellos

Manos artesanas para un calzado tradicional, ligero, cómodo y fresco

Herencia

Arte que identifica al panameño

Las cutarras son hechas por manos de artesanos panameños. Su principal material es el cuero del ganado. No se conoce con exactitud cómo surgieron en el Istmo; sin embargo, se cree que aparecieron por primera vez en la península de Azuero, cuando los españoles introdujeron la ganadería en este sector del país. Al ver la abundancia de cuero, los agricultores indígenas decidieron darle buen uso confeccionando calzados cómodos, ligeros y frescos. La elaboración tradicional de una cutarra es de suela de cuero limpio curtido y tejido con tiras del mismo material que se adaptan al pie, esto garantiza una buena sujeción. El calzado como herencia tradicional es utilizado en bailes folclóricos organizados por escuelas e instituciones. La pieza ha pasado por diversas adaptaciones. Se ha confeccionado con suelas de caucho y otros tipos de materiales. También de diversos colores y estampados.

El sombrero 'pintao', una indumentaria típica de lujo

Patrimonio inmaterial

Arte que identifica al panameño

“Lucir un buen sombrero 'pintao' es símbolo de orgullo y distinción para cualquier panameño celoso de sus raíces”, considera Sixto Vásquez. El artesano Vásquez, miembro de la comunidad de Membrillar, en el distrito de La Pintada, en la provincia de Coclé, asegura que este no se debe confundir con el sombrero panamá, el cual es originario de Ecuador. Las técnicas y procedimientos de confección del sombrero 'pintao' fueron declarados en 2017 como patrimonio inmaterial de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Para su confección normalmente se utilizan fibras naturales de junco, bellota o pita, plantas propias del clima tropical húmedo. Para dar el color oscuro de sus bandas características, se utiliza la planta chisná, cuyas hojas se hierven. La forma en que se lleva el sombrero denota un significado cultural.

La joyería, parte esencial de la vestimenta folklórica

Opulencia

Arte que identifica al panameño

No hay pollera panameña que no sea engalanada con una especial joyería. A través del tiempo esta joyería se ha moldeado y adaptado. Está formada por elementos como los aretes, de los cuales hay una gran variedad, entre ellos los zarcillos de tres piezas desmontables o las lágrimas que son escamitas de oro en forma de hojuelas alargadas. En el cuello la empollerada luce el tapahueso, una cinta negra de la que cuelga una cruz de oro o una medallita en moneda coronada de oro. En el pecho se coloca la cadena chata, confeccionada de una serie de escamitas de oro entrelazadas; la cadena bruja, una variante de la cadena chata; la cadena chata abierta; la cadena solitaria, otra variante de la chata; la media naranja, cadena cuyos eslabones simulan rebanadas de naranjas engarzadas en diferentes planos; la cola de pato; la salomónica; la guachapalí o pepita de melón y el cabestrillo o cadena de moneda.

La majestuosidad de los tembleques de la pollera panameña

Adornos

Arte que identifica al panameño

Los tembleques son uno de los adornos más llamativos. Según la literatura especializada, su origen está en la naturaleza. Siglos atrás, las damas usaban flores naturales para adornar sus peinados, y como estas duraban poco, fueron reemplazadas por adornos elaborados de varios materiales con forma de flores y animales. En la actualidad, son elaborados de perlas (naturales o no), cuencas de cristal u otro material. También los hay de oro, pero de menor tamaño. Sus principales formas son de flores como las rosas, jazmines y mosquetas; y animales como mariposas y libélulas. Pueden ser entre 12 a 15 pares, blancos o de colores, ubicados a cada lado de la cabeza. La cabeza de tembleques debe tener como mínimo: Un par de tapamoños, un par de tapaorejas, un par de mosquetas, un par de pencas o pavitos, que se colocan en la parte superior de los tapamoños, en los extremos del peinetón, un par de animales y jazmines, que son colocados en los lados de adentro de las peinetas de balcón.

La cebadera o chácara forma parte del atuendo de los hombres

Elemento típico

Arte que identifica al panameño

La cebadera o chácara es una bolsa tejida de fibra vegetal, forma parte del vestuario típico de los hombres. Generalmente le hacen diseños de colores horizontales o verticales. La materia prima tradicional se consigue de las hojas de la planta de pita, de las que extraen fibras que luego utilizan en el tejido. Los tintes suelen ser naturales, aunque también utilizan artificiales. Es una de los elementos típicos que se ha extendido por las provincias del interior del país. Se fabrican de diferentes tamaños, lo que permite su uso en diferentes actividades. Los escolares la utilizan para llevar sus cuadernos y lápices; el hombre de campo puede utilizarla de monedero y hasta para llevar el almuerzo del día. Las bolsas más grandes se han utilizado para transportar cultivos y hasta para cargar a niños pequeños. Regularmente es usada por los miembros de diversos conjuntos folclóricos. Al igual que otros elementos típicos, ha pasado por cambios, como de color y material.

Color, lujo y tradición en el arreglo de una empollerada

Peinetas

Arte que identifica al panameño

El arreglo de la cabeza de una empollerada también involucra la colocación de peinetas. Lo primero que se debe hacer para ello es una partidura en el centro de la cabeza y dividir el cabello en dos. Luego se procede a realizar dos trenzas y se enrollan, sujetándolas con ganchos. Posteriormente, se coloca en la cabeza de la empollerada el peinetón, la peineta más grande y sobresaliente, que se ubica en el centro, seguido de dos juegos de peinetas, en los laterales de la cabeza. Después se coloca la pajuela (joya en forma de hoja) al lado del peinetón; después, las flores conocidas como jazmines. El siguiente paso es colocar los tembleques. Primero el juego de tapamoños, luego el tapaorejas y para finalizar, los tembleques individuales.