18 de Oct de 2021

Cultura

Plataforma 'delivery' se fortalece en medio de cuestionamientos

La empresa Glovo, fundada por Oscar Pierre, ha enfrentado disputas que llegaron hasta los tribunales. Sin embargo, emplea a más de 1,200 personas en todo el mundo y tiene 36,000 repartidores activos. En Latinoamérica cuenta con más de 300 empleados

Plataforma_delivery_se_fortalece_en_medio_de_cuestionamientos-0
.

Cerca de 30,000 repartidores de Glovo, en moto, bicicleta o carro, se movilizan diariamente en los más de 20 países, donde la compañía tiene presencia, para llevar, en pocos minutos, los pedidos de los clientes.

El auge internacional de la empresa, tres pedidos por segundo, llegó de la mano de críticas y severos cuestionamientos.

  • Plataforma_delivery_se_fortalece_en_medio_de_cuestionamientos-0
    .
  • Plataforma_delivery_se_fortalece_en_medio_de_cuestionamientos-1
    .

“La seguridad de los repartidores es lo más importante para Glovo. Estos cuentan con un seguro privado, contratado por Glovo, que les cubre durante toda su actividad”.

Como lo reseña la compañía, Glovo es una aplicación que permite comprar, recolectar y enviar cualquier producto dentro de la misma ciudad, en menos de una hora. Cuenta con más de 7 millones de usuarios y 15,000 partners asociados. Opera en más de 200 ciudades en 26 países, incluyendo Europa, Medio Oriente, África y América Latina. Emplea actualmente a más de 1,200 personas en todo el mundo, con más de 300 empleados en Latinoamérica y 36,000 repartidores activos que ganan dinero desde la plataforma.

Es precisamente en el tema de los repartidores o glovers en el que la empresa, fundada por el español Óscar Pierre, ha enfrentado disputas que han llegado hasta los tribunales. Los glovers son personas que voluntariamente deciden participar y beneficiarse de la economía colaborativa que ofrece la aplicación. Ellos mismos cobran por hora o por entrega.

Según Pierre, también CEO de la app , quien dio una conferencia digital ayer, la compañía fue fundaba con la idea de colaborar con comercios para que estos generen nuevos ingresos y a la vez abrir puertas a todos aquellos interesados en tener un trabajo flexible o ingresos extras.

El punto quiebre de la compañía está en la seguridad social y relación laboral con los glovers. La empresa se defiende argumentando que al establecer contratos laborales se excluiría a mucha gente que busca flexibilidad en horarios. Forman parte de Glovo personas con trabajos en otras compañías, estudiantes y quienes desean laborar las horas y días que les convenga.

Pierre ve a las plataformas como el futuro en todos los servicios y como un motor económico que debería ser regulado. No descarta de beneficios y coberturas diferenciadas a personas que utilizan la plataforma como un empleo estable a tiempo completo.

Buenas noticias

A pesar de las críticas y demandas en tribunales españoles, “la seguridad de los repartidores es lo más importante para Glovo. Estos cuentan con un seguro privado, contratado por Glovo, que les cubre durante toda su actividad. Este seguro cubre los daños físicos que puedan sufrir durante la colaboración en caso de accidente, tanto el repartidor como terceras personas, e incluye otros aspectos como la compensación por hospitalización”, recoge el diario español El Mundo.

Diego Nouet, director general de Glovo Iberia, explica al medio citado que “estamos trabajando en ampliar toda vía más el seguro privado que Glovo tiene contratado para los repartidores en caso de accidente, para que tengan mayores coberturas en cuanto a protección y seguridad”.

Otra bondad que la empresa ofrece a sus colaboradores, es que “durante las sesiones de información que los repartidores realizan antes de poder inscribirse a la plataforma, cuentan con un apartado que cubre la normativa de seguridad vial”.

Delivery en Panamá

Después de triunfar en Europa, la empresa que comenzó con Pierre y su hermano, se expandió por casi todo el mundo. En mayo del año pasado llegó a Panamá convirtiendo a la capital panameña en su hub de operaciones en Centroamérica. En suelo istmeño ofrece delivery de comidas de restaurantes, supermercados, farmacias, snacks, documentos, regalos, licorería y mensajería en general.

Alex Villacé, gerente general, quien tiene a cargo la gestión del negocio en Panamá, Costa Rica, Guatemala, República Dominicana y Puerto Rico asegura que desde la fecha de lanzamiento de la plataforma, en Panamá, hasta octubre del presente año más de 54 mil pedidos se han entregados a todo Panamá, cifras que los motiva a seguir en el país, pues el auge de este tipo de plataformas en América Central trae consigo el desarrollo de un modelo de negocio en el que todos los actores obtienen ganancias.

Ganar terreno en Panamá no ha sido tarea fácil para Glovo, pues sus competidores hacen su trabajo para mantener a su clientela satisfecha.

Es el caso de Uber Eats, que inició operaciones en el país en 2018 con más de 100 restaurantes. La plataforma permite pedir comida a domicilio de los restaurantes favoritos, las 24 horas del día, los siete días a la semana. Se encuentra disponible en más de 250 ciudades en más de 35 países alrededor del mundo. Permite a los usuarios ver el estado de su pedido en tiempo real.

Otra aplicación que se ha establecido en el país es Apetito 24. Bajo la idea de tres emprendedores, nació en 2015 con el fin de encontrar soluciones a problemas cotidianos de los consumidores. Cuenta con presencia en ciudad de Panamá, Arraiján, La Chorrera, Colón y Chiriquí, generando cerca de 300 empleos y ofrece a los usuarios más de 400 restaurantes .

Las plataformas delivery se están desarrollando como motor económico ofreciendo beneficios tanto a empleados como a empresas y clientes. Sin embargo, la actividad emergente requiere de más estudios en cuanto a aplicación de reglamentaciones.