Temas Especiales

08 de Aug de 2020

Cultura

Pinocho: la histórica obra de la marioneta más famosa del mundo

Tras el estreno de la cinta en Italia y Reino Unido, traemos un análisis del origen del títere que quería ser un niño 'de verdad' y cómo el amor de un padre puede hacer realidad hasta el más improbable de los sueños

'Pinocchio' cuenta la historia del títere que deseó ser un niño humano y encontró amor en los brazos de un hombre soñador.Cedida

Llego tembloroso de frío a tomar la mesa más cercana a la calefacción, pues hoy en Florencia se registran temperaturas cercanas al cero grado C° y el viento helado no me deja descansar. El ir y venir de tantas personas a desayunar (en pie, frente a la barra) es una costumbre muy italiana que nunca morirá, pues cappuccino y croissant es lo habitual, pero yo —cholito santiagueño— necesito sentarme para desvestirme de la incómoda bufanda, gorro, guantes y abrigo para desayunar en este hermoso café y escribir el artículo que nos acompañará en estos últimos días del 2019.

Pinocho: la histórica obra de la marioneta más famosa del mundo

Florencia hoy se despierta —entre la intimidad de sus habitantes— hablando del estreno de la película 'Pinocho'; comentarios en positivo, en su mayoría exaltando el profundo contenido de la histórica obra de la marioneta más famosa del mundo, siendo el libro más traducido en muchos idiomas, de todos los tiempos.

Escrito por el florentino Carlo Lorenzini (1829-1890), quien eligiera como nombre artístico “Collodi”, en honor a un pequeño pueblo ubicado en el corazón de la Toscana donde pasó su infancia.

El filme, realizado bajo las magistrales manos del joven director Matteo Garrane, ha tenido una extraordinaria acogida, siendo estrenado en todas las salas cinematográficas de Italia desde el 19 de diciembre del 2019. Cuenta con la chispeante actuación de Roberto Benigni, recordado por la premiada película La Vita e Bella, galardonada con varios Premios Óscar, y un casting de brillantes actores de teatro y televisión.

“Solo con el amor se superan las dificultades”,
PINOCHO
PELÍCULA ITALIANA

Podemos sostener que la brillante historia escrita por Collodi en el 1883 cuenta con los elementos esenciales para indicarnos “la vía recta” hacia la buena educación, moral y ética de los jóvenes, a través de la solidaridad y el amor hacia el prójimo. Mezcla que ha ayudado al triunfo de esta película y ha permitido a esta producción realizar una obra única, que quedará registrada en la historia cinematográfica mundial, por la alta calidad de su ejecución, la exaltación de la belleza, poniendo en la base de todo al amor entre padre e hijo… y las responsabilidades que cada uno tiene para brindar una justa educación a las nuevas generaciones, con el fin de construir hombres con fuertes virtudes personales.

Pinocho: la histórica obra de la marioneta más famosa del mundo

Cinematografía que narra a través de la imagen

Cuando realicé estudios (por cinco años) de cinematografía en Italia, comprendí que la realización fílmica italiana ponía como estricta regla narrar a través de las imágenes las acciones. Y que esta debía limitar ciertos artificios mecánicos o efectos electrónicos, debido a que esta disciplina se considera la séptima de las artes, por lo cual se desarrolla bajos cánones de belleza que rigen a las hermosas artes. Por ende, una buena fotografía, una sólida trama, coherencia narrativa y todo esto bajo una buena historia para contar.

“Y es allí donde vive el misterio de la creación, donde el vínculo sagrado 'del hacer' se diferencia por contener 'el acto de amor' que sostendrá para siempre, el sentido de parentela, al indestructible lazo amoroso entre padres e hijos”.

Es por eso que ciertos amantes de las artes cinematográficas esperan encontrarse con nuevas producciones que marquen nuevos rumbos, con obras que obtengan la aceptación del vasto público y que, a su vez, contengan esos elementos de alta calidad artística.

Pinocho: la histórica obra de la marioneta más famosa del mundo

Al decir verdad, en este mar de estrenos de películas taquilleras en una sociedad que tiende a relativizar todo, la pregunta que me surge es: ¿sabremos apreciar en fondo la diferencia que existe entre estas actuales producciones cinematográficas?

Todos sabemos que hacer la diferencia resulta algo difícil, ese es el reto por el cual cada producción fílmica debe pasar y seguramente este Pinocho nos pondrá frente a las respuestas de este y otros dilemas.

El nuevo filme de Pinocho: El acto de amor

Volviendo a nosotros, les confieso que, al encontrarme sentado para ver la película, desde el inicio sentí ese grande vacío que creo vive al interior de esas personas que no han tenido la dicha de contar con haber procreado un hijo, pues es este el primer llamado en la historia de este títere.

El pobre Gepeto, ebanista que construye, con el ejercicio de su buena carpintería, el anhelado hijo, con el único material que podía obtener —vista su condición social de precariedad y limitaciones económicas— un tronco de árbol, regalado por el maestro Cereza.

Creando con sus propias manos al hijo de madera, fruto de los más lindos que él podía imaginar… esta primera conmovedora escena en verdad me capturó, pues en medio de la noche, Gepeto sale al centro de la calle gritando de emoción que le ha nacido un hijo, cuando todo el mundo sabe que un hijo no nace del día a la noche.

Pinocho: la histórica obra de la marioneta más famosa del mundo

Y es allí donde vive el misterio de la creación, para quienes creemos en el milagro del creador, donde el vínculo sagrado 'del hacer' se diferencia por contener 'el acto de amor' que sostendrá para siempre, el sentido de parentela, al indestructible lazo amoroso entre padres e hijos.

Regreso a paso acelerado por la calle, repitiéndome a baja voz el mensaje que me ha dejado esta película: “solo con el amor, se superan las dificultades”.

Por eso la importancia con la cual fue pensada esta primera escena que será una de las pilastras que se repetirá varias veces en esta película, poniendo el concepto del amor como única verdadera solución a nuestros problemas. Con la simple afirmación del saber amar para poder crear.

El educador 'Maestro perverso'

Con lento gesto llevo mi capuchino en boca y lo absorbo poco a poco y pienso que son muchos los fuertes temas que esta obra contiene, al punto que me resulta difícil pensar que Carlos Collodi, al escribir estas tiras narrativas para un periódico infantil, resultara temas demasiado duros y severos para un infante; en una sociedad de fines de 1800 donde el pensamiento humanístico era atraído hacia una sociedad moderna e industrial.

Es así que, a manera de “espejo de vida”, hay que interrogarnos sobre los modelos educativos. La escena del maestro en su clase en un lejano tiempo, en donde las puniciones y el saber se mezclaban en torbellinos de incomprensibles momentos, que condicionaban el crecimiento intelectual infantil, pero que nos abren esas ventanas en el tiempo para anclar con más conocimiento nuestros procederes en el campo pedagógico.

Pinocho: la histórica obra de la marioneta más famosa del mundo

Por eso resulta calcado con fuertes tintas la escena del maestro que con una regla golpea en las manos a sus alumnos y los pone de rodillas sobre granos de garbanzos. Puniciones que dan maquiavélicas satisfacciones al verdugo maestro, pérfidas acciones educativas que hacen parte de estúpidas acciones perversas, alejadas de las buenas reglas didácticas.

En estas escenas la película toma una calidez única para presentar tal importante problema bajo una narración sarcástica que golpea por desnudar la violencia del adulto hacia las indefensas criaturas.

Conversión en un ser humano

Pinocho es una marioneta construida con madera que anhela transformarse en un niño o un ser humano. Allí toma fuerza la esencia de este libro, debido a que impone ciertas condiciones para que esa trasformación se realice. Es decir, para que un adolescente tome las justas motivaciones para considerarse un ser humano, debe cumplir con ciertas reglas que dicta la vida: la rectitud, no mentir, preparase académicamente, amar al próximo y ayudar a los mas débiles. Solo cumpliendo con esos requisitos, se consigue en plenitud el universo humano.

No quisiera extenderme mucho en este texto, en la explicación de todo el filme, por eso suspendo y miro fuera de la vitrina que limita las paredes de esta refresquería, y veo una escena que se repite en nuestro país. Padres de familia que llevan de la mano a pequeñas crías. Niños con bolsas escolares conducidos por adultos que saben la importancia de la educación que viene adquirir a través de la familia y de las instituciones escolásticas.

Por eso mando la conclusión de estas reflexiones para que cuando la película se presente en Panamá, se pueda contar con vuestra plena atención y analizar a fondo esta hermosa cinta.

Tomo mi último sorbito de capuchino, cierro mi computadora y frente a mí un anciano señor florentino me señala con su mano la nariz, haciéndose gestos circulares en su nariz. Un momento de confusión me paralizó y ¡Dios Santo! Me dije: ¿se me creció la nariz como a Pinocho?

El bochornoso momento viene resuelto por mi imagen reflejada en el espejo del bar. El capuchino me había dejado una nube espumante de blanca crema en mi nariz… y el cholito santiagueño sonríe con nueva alegría, pues no soy Pinocho, ni quiero serlo, por eso intercambio gentilmente mis agradecimientos al anciano, pago mi cuenta y con mucha felicidad regreso a paso acelerado por la calle, repitiéndome a baja voz el mensaje que me ha dejado esta película: “solo con el amor, se superan las dificultades”, para registrar en lo más profundo de mi corazón esa hermosa frase, llena de emotividad.