Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Cultura

Amnesia histórica

El artista José Braithwaite cubrió los principales monumentos del Casco Antiguo y la estatua de Vasco Núñez de Balboa. Esta intervención en espacios públicos pretende generar diálogos sobre lo que representan estas estatuas para los panameños

Amnesia histórica

La mañana del 20 de enero, los peatones más observadores se percataron de que los principales monumentos del Casco Antiguo y la icónica estatua de Vasco Núñez de Balboa, en la Cinta Costera amanecieron cubiertas. Algunos asumieron que se trataba de un trabajo de mantenimiento en el área y que se protegía de esta forma a las estatuas. Otros fueron más allá y se dieron cuenta de que aquellos personajes inmortalizados en un monumento lucían como un rehén encapuchado y amordazado. La mayoría de los transeúntes no se han percatado del hecho y para algunos la incógnita es quién es el personaje cubierto.

Y no, no se trata de una labor de mantenimiento. Tampoco van a cambiar la configuración de las plazas. Se trata de una intervención del artista José Braithwaite que involucra unos veinte monumentos.

“Esa misma vulnerabilidad que tiene la obra de arte que se expone en el espacio público es precisamente la que la hace especial versus el espacio 'neutral' y cómodo del museo o galería”,
ADRIENNE SAMOS

“Decidí revestir los monumentos por cuestión de la amnesia disociativa que presenta la población panameña acerca de la historia de esta zona geográfica llamada Panamá”, explicó José Braithwaite EI en entrevista con La Estrella de Panamá.

Las estatuas fueron cubiertas con una malla de sarán, utilizada regularmente en obras de construcción y amarradas con cuerdas.

Amnesia histórica

“La idea es ocultar pero también proteger al mismo tiempo y lo interesante de revestir los monumentos con este material, es que también lucen como amordazados. Para el espectador tiene una connotación muy fuerte por la forma en que están amarrados”, cuenta el artista.

El objetivo de Braithwaite era ocultarlas para que fueran vistas, “para que tengan más presencia, para que las personas indaguen qué es lo que está oculto. por qué se oculta”, revela.

Amnesia histórica

Lo irónico es que al artista caminar y conversar con los transeúntes, la mayoría de los panameños ni siquiera se percataron de que las estatuas estaban revestidas y amordazadas. Algunos ni siquiera recuerdan quiénes son o por qué están allí. En tanto, personas que viven en otras ciudades o países —El Casco Viejo es un lugar muy visitado pro turistas— fueron quienes más notaron la intervención.

—¿Podríamos establecer entonces que los monumentos han llegado a ser parte tan cotidiana del paisaje que se pierden en él?

Amnesia histórica

— Exacto, y no solo se pierde el objeto sino que se pierde la historia, el significado. Incluso hay un grupo que no se siente identificado con la historia que adoctrina.

Para Braithwaite, aunque hay un reconocimiento de que las figuras personificadas en esos monumentos son parte de nuestra historia, no tienen nada afín con el panameño promedio.

Amnesia histórica

“Yo soy un moro. No hay una escultura de un moro o de una mora. Solo hay una alusión sobre Victoriano Lorenzo. Del cholo no hay una estatua, no son considerados prominentes”, analiza el artista.

“Se preguntan [los transeúntes] y yo me pregunto cual es la historia. Solo cubrir el monumento y las personas que se han percatado de esta instalación han creado una historia alternativa, se han creado su propia historia”, comenta.

Amnesia histórica

Algunos lo relacionaron con una manifestación de duelo; otros con una protesta sobre la falta de viviendas populares en un área en que la gentrificación amenaza.

“Es irónico que las perspectivas que se tienen acerca del objetivo de revestir estos monumentos no han sido atinadas pero también tienen un diálogo válido. Porque sí, se está reconstruyendo, pero no los monumentos sino más bien, la historia.

“Es irónico que las perspectivas que se tienen acerca del objetivo de revestir estos monumentos no han sido atinadas pero también tienen un diálogo válido”,JOSÉ BRAITHWAITE

Y esto se da porque la información que se ofrece nunca es completa.

“Yo no tengo noción del punto de vista de los ngäbe o los guna, no hay ningún libro académico que hable exclusivamente de la perspectiva histórica de los ngäbe o lo guna, acerca de los próceres, tal vez ellos ni siquiera consideran a quienes están en esos monumentos como próceres de la patria”, comenta.

Amnesia histórica

El artista, pretende, con las interrogantes que se despierten en este ejercicio, despertar un diálogo. “No es para condenar ni para favorecer a un grupo o a otro. Solamente es para que nos preguntemos ¿quiénes son estas personas revestidas?, ¿cual es el interés histórico detrás de ellos?, ¿por qué son considerados como panameños?, ¿realmente esto es Panamá o tiene otro nombre?”.

El proyecto

Estas preguntas se las hizo internamente el artista y luego, al abrir el diálogo con otro grupo de personas, se fue gestando la idea de crear esta instalación.

Amnesia histórica

“La idea ha estado desde hace tres años dando vueltas, se había propuesto varias veces, pero no es hasta ahora que se puede materializar”.

No fue fácil echar el proyecto adelante, incluso luego de haber definido bien su estructura, porque habría que solicitar permisos y aprobaciones.

“Al elaborar lo que te estoy diciendo ahora mismo, las instituciones podrían estar reacias de que este proyecto se hiciera”, reflexiona el artista, por lo que debió hacer las solicitudes de forma muy concienzuda. “Establecimos que al revestir las estatuas se iniciaría un diálogo, íbamos a fortalecer, despertar el interés del individuo acerca del monumento.

Y el diálogo y las interrogantes se han dado. Igualmente se generaron muchas respuestas y también reacciones.

El pasado viernes, un grupo de personas se acercó a la Plaza de Francia y procedió a retirar las cuerdas y el sarán para desvelar algunos de los monumentos.

“Como dijo el artista Vito Acconci, 'fuera del museo, el mundo está en tus manos, y tú en manos del mundo'”, dijo Adrienne Samos, una de las colaboradoras de Braithwaite en esta intervención.

“ Esa misma vulnerabilidad que tiene la obra de arte que se expone en el espacio público —a los transeúntes, a los estragos del clima, y a los distintos estamentos (Estado, empresa privada, sociedad civil en sus distintas clases sociales)— es precisamente la que la hace especial versus el espacio 'neutral' y cómodo del museo o galería”, sostiene.

De esta forma, la obra y su intención inicial se van transformando de maneras inusitadas.

A través de las redes sociales se hizo una convocatoria pública a todos los interesados en el proyecto para que se acercaran a las 2:00 pm a la Plaza de Francia, donde algunos de los monumentos fueron descubiertos para conversar con el artista sobre esta intervención que ha dado tanto de qué hablar.

Braithwaite no desea revelar cuándo las estatuas serán descubiertas para que esto también sea una sorpresa, así como lo fue su cobertura.

El artista agradece a las instituciones como el SPI, MiCultura y la dirección de Patronato Histórico, a Go Rentals, empresa que donó el equipo de grúa para revestir la Estatua de Balboa y a Green Room, productores fílmicos que han documentado todo el proceso de esta intervención artística.

“Creo que es la primera vez que se realiza esto, de revestir los monumentos con una connotación artística y no se hubiera hecho sin el apoyo de curadores como Adrienne Samos, Monica Kupfer y Gladys Turner y el apoyo de Miguel Lombardo, fue un gran apoyo moral porque estuve a punto de abandonar el proyecto porque no se concretaba, pero como dicen, nunca es tarde”, concluye.

El artista

Jose Raymundo Braithwaite Brown

Concibe sus creaciones artísticas sobre la base de elementos tangibles e intangibles que trascienden el espacio-tiempo. La imposibilidad de acceder a los medios tradicionales utilizados en el arte lo llevó a desarrollar su propio lenguaje basado en la no convencionalidad empleando una amplia gama de medios para explorar fuertes tematicas socioculturales. Un reflejo directo de lo post-contemporáneo, ya que es el principio del vanguardismo en las artes y las ciencias que no ve en lo tradicional el único modo de expresión.

Sus expresiones artísticas surgen en contextos como un punto de inflexión social de gran sensibilidad, al explorar el territorio tenso de la historia, la identidad y la memoria, confrontando al espectador con audacia y precisión informal.