Temas Especiales

13 de Jul de 2020

Cultura

La diadema, una pieza en tendencia que denota elegancia

La popularidad de este accesorio ha aumentado en la última temporada en redes sociales como Instagram y Pinterest. Su diseño varía en colores y texturas. Se confecciona con materiales de pedrería, perlas, plástico, flores o terciopelo

El uso de diademas voluminosas con perlas y piedras brillantes es una tendencia que comenzó a tomar fuerza este verano.

La diadema aunque es una pieza antigua volvió a estar en boga en los años 90 y retorna con fuerza este 2020.Pinterest

Este accesorio se ha convertido en uno de los más solicitados en el mercado, posicionándose como favorito para combinar con cualquier outfit.

La moda ha demostrado a través de los años cómo lo viejo vuelve a brillar. Este elemento, que se utilizó durante la antigüedad, también tuvo su auge en los años 90, y ha retornado en este 2020 para aportar ese toque sutil y elegante a nuestra vestimenta.

Para lucir deslumbrante con esta pieza, asesores de imagen y blogs brindan algunos consejos para llevar este accesorio según el tipo de cabello y el material.

Los expertos en tendencias señalan que las diademas minimalistas son muy delgadas y contribuyen a lucir un estilo sencillo y sofisticado al mismo tiempo. “Ideales para las melenas cortas porque aportan sencillez y no restan protagonismo al resto del conjunto”, subrayan los asesores de moda.

También apuntan que juega un papel fundamental para mantener los mechones rebeldes en su lugar. En cuanto a las diademas con incrustaciones, mencionan que no es el estilo más sencillo de llevar, pero se le puede sacar el máximo provecho complementando el look con joyas, como gargantillas.

La diadema, una pieza en tendencia que denota elegancia

Si de potenciar el cabello largo se trata, los fashionistas sostienen que no existe nada mejor que las diademas anchas y con un estilo trenzado. “Despejan el rostro permitiendo llevar unos pendientes elegantes, pero sin descuidar lo atractivo de una melena larga. Uno de los beneficios de esta pieza es que evitan que el pelo cubra el rostro y se convierten en el complemento perfecto para utilizar con ropa diurna o nocturna”, menciona el portal de moda The Luxonosmist.

En los últimos meses llevar vestidos con los cuales el elemento central sea la diadema, se ha convertido en una corriente de moda masiva.

Celebridades como Salma Hayek y Janelle Monáe utilizaron esta pieza en la gala de los premios Oscar.

La diadema, una pieza en tendencia que denota elegancia

En boga

El auge de este accesorio con detalles de pedrería se potenció a través de redes sociales, sobre todo en Instagram y Pinterest.

De acuerdo con la revista Telva, las diademas lisas, adornadas con botones o apliques y en todos los colores, con o sin perlas de distintos tamaños, están dominando el mercado.

La revista de moda explica que las diademas de terciopelo se pueden encontrar en distintos tonos, formas y materiales. También en versión XXL o sobre la frente pueden llegar a ser de lo más favorecedoras para todo tipo de rostros.

En cuanto a las diademas de satén, señala que en su versión maxi también suman enteros con recogidos como moños bajos o low knots o coletas bajas con un twist.

La diadema, una pieza en tendencia que denota elegancia

De las diademas clásicas, las que no dejan de ser las preferidas son las de lazo que llevan aplicaciones con diversos materiales.

En cuanto a las diademas florales y con aires de boho chic, comparten que se usan sueltas acompañadas de recogidos con efecto despeinado para que de esta manera se transforme en un elemento básico para los eventos durante toda la temporada.

Lo que no pasa de moda

Los sujetadores o pasadores para el cabello no son novedad, pero la tendencia aún prevalece. Ahora su diseño incluye perlas que le dan un toque glamuroso y moderno.

Mediante las redes sociales se puede apreciar el auge de estos accesorios como parte del street style, especialmente en las fashionistas e influyentes de Instagram.

El portal Stylelovely recomienda optar por un look con la melena suelta o con ondas ligeras para que el accesorio destaque sobre el cabello y luzca elegante.

La diadema, una pieza en tendencia que denota elegancia

Un accesorio que guarda historia

Datos

Diadema significa 'atar en redondo'. Era común que las mujeres griegas, y luego las romanas, llevaran su cabellera coronada por una cinta atada ceñida a la cabeza. A veces se le llama tiara, aunque este es un ornamento de la cabeza considerado distintivo de autoridad real. La genuina diadema tiene forma de cinta, sencilla o adornada, cuyos extremos se engarzan o se ligan detrás de la cabeza.

La diadema sencilla de oro o plata se conoce ya desde el final de la época neolítica, y con diferentes repujados o calados fue usada por los fenicios, los micénicos e, incluso, por los celtíberos. En Mesopotamia, las mujeres adornaban sus cabellos con uno o varios de estos elementos superpuestos, de los que colgaban cuentas en forma de hoja o de anillo o adornadas con flores cuyos pétalos estaban formados por piedras incrustadas.

Los hombres sujetaban su peinado por una cinta de la que colgaban hileras de cuentas. De ella, se sirvieron los griegos para premiar a los vencedores en juegos públicos, y los romanos para sus emperadores, sin embargo, los griegos clásicos solían usar diademas solo hechas con ramas foliadas de olivo o con ramas foliadas de laurel para coronar a sus campeones.

La diadema, una pieza en tendencia que denota elegancia

Los emperadores romanos, a menos a partir de Julio César, comenzaron a utilizar una corona con forma de láurea, pero en lugar de estar confeccionada con hojas de laurel verdadero, utilizaban hojas de oro que imitaban las hojas de laurel. Según historiadores, la diadema-láurea de Julio César era usada por este para disimular su calvicie.

Así, los “césares” y emperadores romanos se representan con esta corona triunfal, salvo después de Constantino I y en el medieval Imperio bizantino, en donde suelen llevar diadema. No obstante, algunos de estos últimos adoptan la tiara de origen persa modificada, más pesada que la diadema.