Temas Especiales

12 de Jul de 2020

Cultura

1621: Un 'Huérfano' une Perú y Panamá

En un tablao andaluz, durante las alegres fiestas de Sevilla, el Marqués de Jerez de los Caballeros mostró un manuscrito original al bibliófilo Archer Milton Huntington, fundador de la Hispanic Society of America con sede en Nueva York.

En un tablao andaluz, durante las alegres fiestas de Sevilla, el Marqués de Jerez de los Caballeros mostró un manuscrito original al bibliófilo Archer Milton Huntington, fundador de la Hispanic Society of America con sede en Nueva York. Lo que leyó en él lo cautivó e inmediatamente propuso una suma para su compra. Corría el año de 1910 y la “Historia del Huérfano” pasó a engrosar el incipiente arsenal bibliográfico de la biblioteca que se constituiría más tarde en un referente de consulta para los estadounidenses que se interesasen en la literatura virreinal de la América Española.

La “Historia del Huérfano, por Andrés De León, vecino de la ínclita y nobilísima ciudad de Granada” es una obra de ficción escrita en 1621 bajo seudónimo, cuyo autor probable fue el agustino Martín de León y Cárdenas y que permaneció inédita hasta el año 2018, oportunidad en que fue publicada en España. Se trata de la biografía novelada de un joven fraile que recorre diferentes territorios de América del Sur, como Bogotá, Lima, Chuquisaca, Guayaquil, Huancavelica, Panamá y Potosí, y el Caribe español, así como también las Cortes de España e Italia antes de recluirse a vivir su fe en los claustros monacales de la ciudad de Lima. En sus páginas reviven las costumbres, la culinaria, los gestos y las cortesías, así como la fe y las convicciones de los hombres y mujeres que marcaron una época dominada por el absolutismo de los monarcas y los hervores de una burguesía incipiente que trataba de abrirse paso dentro de una sociedad estamental y nobiliaria.

Nuestro imaginario protagonista arriba a Panamá del lado del Atlántico y describe las bellezas del Istmo al que encuentra fuertemente vinculado al Perú por la vía marítima gracias a las riquezas de Potosí (hoy en Bolivia) pero ¿qué sabemos del autor? Martín de León y Cárdenas habría nacido en Málaga, España, en 1584. A los 16 años ingresó en el noviciado agustino de Sevilla, un año después profesó sus votos y estudió artes y teología en el colegio San Acacio de Sevilla. Probablemente se ordenó sacerdote en 1610 y un año después ya se encontraba en las Indias, en el monasterio agustino de la Ciudad de los Reyes como entonces se denominaba a Lima. El virrey del Perú Juan de Mendoza y Luna que cultivó intensamente la poesía también entabló una estrecha amistad con fray Martín y lo consideró uno de sus principales asesores hasta su muerte en 1628.

Fray Martín de León y Cárdenas fue un hombre de Dios, pero también un político que frecuentó los grupos poéticos de la ciudad aportando con su verbo a la creación de la llamada Academia Antártica cuyos miembros respondieron al nuevo concepto humanista de la nobleza virreinal basado en “la virtud y las letras”. Gracias a esos círculos es que fray Martín puede insuflar de ideas procriollas a su novela “Historia del Huérfano” en una clara protesta frente a las prácticas del Gobierno de la Corona respecto al trato hacia los indígenas, las exacciones que pesaban sobre ellos, el destino de los tributos y las incomprensiones de las que eran objeto las clases productivas de trabajadores manuales.

El ímpetu literario de la Academia Antártica propició al mismo tiempo un movimiento subterráneo de reflexión política sobre el potencial de la clase dirigente criolla para conducir los asuntos del Estado en las Indias, aunque manteniendo el respeto a la monarquía y a la Iglesia. Desde el punto de vista de los intereses de la Metrópoli ello fue suficiente para considerarla sediciosa y disponer la disolución de la Academia.

Es en este escenario que la “Historia del Huérfano” constituye un testimonio no solo costumbrista sino también un descubrimiento de la semilla libertaria que empieza a gestarse aún antes del arribo del Siglo de la Luces.