Temas Especiales

26 de May de 2020

Mónica Miguel Franco

Cultura

Candidez

La clase media es la jodida, es la que carga con el peso de los impuestos, porque los pobres, pobrecitos, no pagan impuestos, y los ricos, listos, se libran de pagarlos

Vamos a empezar aclarando conceptos, una vez más, porque de nuevo parece que la gente no tiene muy claro lo que significan las palabras: candidez. cualidad de cándido.

¿Y quiénes son los cándidos? Pues aquellos que son ingenuos, que no tienen malicia ni doblez, en una primera acepción; pero atención que hay una segunda, también ser un cándido es un ser simple y poco advertido.

Y veo que, a pesar de los gaznatones que nos están dando últimamente, aún hay unos cuantos que cándidamente se preguntan: '¿De verdad?'. ¿De verdad la gente es así de irresponsable? ¿De verdad hay gente así de egoísta? ¿De verdad los diputados son así de sinvergüenzas? ¿De verdad los demás solo piensan en sí mismos? ¿De verdad que mis hijos no le importan a nadie más que a mí? Y yo, con cara de pasmo absoluto, leo y releo, escucho y me admiro de la ingenuidad y la pazguatería (calidad de pazguato, simple, que se pasma y admira de lo que ve u oye). Pazguatería supina, oiga.

Porque no, a nadie le importan ni usted, ni la educación de sus hijos y a los políticos menos todavía. A los políticos, en general, la sociedad le importa entre cero y menos tres a no ser que les sirvamos para algo en un momento puntual. Quiero decir, les servimos como votos en época electoral para treparse a la curul o para mantenerse en ella; como masa con levadura demagógica que los eleve a la silla presidencial y, por ende, al ministerio soñado y a las prebendas, canonjías y sinecuras asociadas al puesto. Y poco más.

Tampoco me creo que no sepamos que la plebe es voluble y cuando tiene miedo se convierte en un animal acorralado, y cuando, como ahora, está encerrado, con miedo y con hambre, los políticos van a tirarle cualquier hueso que puedan con tal de tratar de calmarlo.

En un país donde se gobierna con un sentido populista del estado, donde lo más importante es tener contento al populacho para tratar de reelegirse en cinco años, la clase media es la jodida, es la que carga con el peso de los impuestos, porque los pobres, pobrecitos, no pagan impuestos, y los ricos, listos, se libran de pagarlos. La clase media, resignados, pagan y cargan con los impuestos educativos, aunque la mayor parte traten de mandar a sus hijos a colegios de pago, y pagan Seguro Social, aunque traten de tener seguro privado. Y sus hijos tienen que ser solidarios con los niños que no tienen opciones.

La clase media no siente que nadie gobierne para ellos, aunque son conscientes de que hay que luchar contra el hambre, la pobreza y la desigualdad, hay que ser solidarios, de acuerdo. Pero ¿quién gobierna para los del medio? Las bolsas de ayuda no llegan a sus casas porque se supone que no lo necesitan, las ayudas a las empresas solo les llegarán a las grandes compañías porque si ellas quiebran, el problema lo tiene el país. ¿Quién es solidario con la clase media?

En esta peste no estamos viendo nada diferente a ninguna de las otras pestes que en el mundo han sido, no, no se crean que todos nos morimos igual, no se coman ese cuento. Ni siquiera vamos a dar al mismo sitio cuando estamos fiambres, y mientras unos acabarán como puñados de huesos anónimos metidos en sacos naranja y siendo arrojados por funcionarios en una fosa común, otros entrarán a las páginas de los libros de pasta dura que sus familias mandarán escribir para prez y loa de sus antepasados, que nombrarán calles, avenidas y aeropuertos.

Y aún hay algunos cándidos ...

Columnista