Temas Especiales

29 de May de 2020

Cultura

No es lo mismo leer que escuchar poesía

A través de la plataforma instagram, usted puede compartir su poema favorito y formar parte de la colección de @gente.leyendo. poesía

Isabel Burgos y Margarita VásquezCedida

La poesía es tan amplia como el mundo. En diferentes idiomas, con diferentes estilos, motivaciones, temas y formas de encarar la vida, a lo largo de los años los poetas han dejado un gran legado. Y aunque no todos los lectores nos consideremos amantes de la poesía, todos tenemos un poema favorito. Al menos eso es lo que piensa la escritora y poetisa Isabel Burgos, quien bajo esa premisa decidió echar adelante una idea de su madre, Margarita Vásquez, de darle voz a las obras de diversos poetas en una cuenta de instagram llamada @gente.leyendo.poesia.

La propia académica Margarita Vásquez se ofreció a ser la primera en leer, pues tiene en su haber una infinidad de poemas que se pierden en libros cerrados y pueden cobrar vida en las muy de moda redes sociales.

“Me pareció una buena idea para conectar a la gente con la poesía, para que la poesía deje de verse algo lejano, porque a pesar de que digas que no sabes nada de poesía, que no lees poesías y que no consumes poesía, tú tienes un poema en el fondo de tu corazón”, asegura. “Y yo quería que se notara que para todo el mundo es así. No importa quién seas, todo el mundo tiene un poema favorito, un poema que te sabes y que de vez en cuando, recitas”, agrega.

Los jueves a las 6:00 pm se llevarán a cabo sesiones live.

Y darle voz a esos poemas completa un ejercicio que se quedaría a medias leyendo un libro para ti mismo. “No es lo mismo leer, [un acto] donde la información pasa de un impreso a tu mente y que en tu mente lo digieres, que escucharlo cuando alguien lo lee; esa persona hace de un primer filtro en el que es interpretado y luego tú recibes la interpretación de esa persona y entonces lo digieres. No es lo mismo leer que escuchar poesía”, dice la también actriz y locutora.

“Me apreció interesante armar una colección de gente leyendo su poema favorito”, dice Isabel, cuya idea inicial era preparar un “producto” más trabajado, elaborado, con invitados y poemas seleccionados, pero la realidad del momento marcó la pauta.

“No pude hacer nada de lo que yo quería, pero la verdad es que los proyectos tienen su propia manera de surgir y eso es algo que la vida me ha enseñado. Y que cada proyecto tiene su propio tiempo. Y el tiempo de esta cuenta es en el que todo el mundo está en su casa, nadie tiene nada que hacer, y yo llamo por teléfono a alguien y le digo, lee una poesía y en dos minutos la tengo allí. La verdad es que hacerla en este tiempo fue un empujón súper bueno para la cuenta”.

La cuenta se llama @gente.leyendo.poesía

La cuenta @gente.leyendo.poesía, que nació hace poco más de dos semanas, ya tiene más de cuarenta poemas tanto de conocidos de sus creadoras como de personas de otros países que encontraron el espacio, les gustó y preguntaron si podían participar. “Y esa es la idea, que la cuenta pueda rodar por todos lados y que al que le gusta y se identifica con ella, se sume”, afirma Burgos .

Para gustos, poemas

Genera una gran curiosidad cuando queda en manos del público el rumbo de una iniciativa. ¿Qué poemas irán a incluir? “La mayoría es de poetas latinoamericanos, o españoles en lengua española, pero tengo un poema en inglés, me han ofrecido un poema en italiano, y estoy de acuerdo en aceptar de todos los idiomas”, destaca.

El poeta más popular de la cuenta, hasta el momento, es Rubén Darío. También hay de los infaltables Neruda y Benedetti, que son poetas muy populares. Sin embargo, también hay material moderno. “ Recibí desde México un poema de la panameña Consuelo Tomas y eso me pareció fabuloso”, cuenta.

Y algunos poetas contemporáneos le han ofrecido a la gestora de este espacio su propio material, cosa que no estaba contemplada en un principio.

La situación fue resulta abriendo una sección en las historias que se llama Propios, en que estos poemas son leídos en la voz del propio poeta.

Y también se han recibido algunas sorpresas que han despertado la nostalgia, como material de la antología Spoon River. “Cuando lo vi me conmovió mucho volverlo a escuchar. Busqué el libro y me puse a releerlos”, admite Burgos.

También se ha encontrado con poemas como “El seminarista de los ojos negros”, que me recordó mucho mi infancia, cuando leía este tipo de poemas de amores atormentados de principio de siglo [XX].

“La verdad es que es una colección muy bonita porque hay de todo. Así como hay de poetas románticos, también los hay modernos, y también de la edad de oro”, detalla.

La selección se inició con Antonio Machado, de la generación del 98, leído pro Margarita Vásquez quien más adelante dedicará espacio a otros poetas.

Y es que la poesía no tiene porqué dejar a alguien por fuera.

El mismo Francisco de Quevedo dedicó a Luis de Góngora un poema que todos reconocemos desde el inicio: “Érase un hombre a una nariz pegada...”.

En la colección, una niña de 9 años lee a la panameña Esther María Osses, y una madre lee a su bebé un poema infantil. “Eso te da la idea de que la poesía es algo súper abarcador, que toca a todo el mundo por igual aunque pareciera que no. Esa es una barrera que quisiera romper con esta cuenta”, explica Burgos.

Sesiones en vivo

Para completar la iniciativa y entusiasmar a oyentes y declamadores, Isabel Burgos ofreció una sesión Live que dedicó a la poesía afro, ya sea de poetas negros o dedicados a la negritud en alguno de sus aspectos: “Búcate plata” y “La canción del bongó” de Nicolás Guillén; “¿Y tu agüela, aonde ejtá?” de Fortunato Vizcarrondo; “Bullerengue” de Jorge Artel; “Hogar”, de Warsan Shire, una oración de tradición africana del pueblo de Ghana y finalizó con “Incidente de cumbia”, de Demetrio Korsi.

La intención, que oyentes, lectores y declamadores descubran lo variado que pueden ser los poemas. Hay poesía romántica, moderna, erótica, cómica y hasta escatológica. “Todo eso es poesía”, asegura Burgos.

Más adelante habrá invitados y se ofrecerán a manera de datos algunos detalles que faciliten la comprensión sobre estilos y figuras literarias.

Anímese y participe, tómese un tiempo, busque ese poema que lo identifica, y compártalo.