Temas Especiales

10 de Jul de 2020

Cultura

Identifiquemos qué negocio elegir, luego de la cuarentena

El 95% de todos los corporativos nació como un emprendimiento pequeño que luego se posicionó y logró diversificarse

¿Quieres iniciar un negocio en tu tiempo libre, en los fines de semana, en vacaciones, sin descuidar tu vida familiar, tu empleo o tus estudios, pero te hacen falta ideas?

He aquí algunas que te revelo luego de mis experiencias de viajes y ferias de franquicias. Muchas ideas para unirte a una marca, para aprovechar tu experiencia, conceptos para importar y para operar desde casa.

El 95% de todos los corporativos nació como emprendimiento pequeño (Walmart, Mc Donald's, Ford, Panasonic, Samsung, Toyota, etc.). Encuentra tu oportunidad y anímate a emprender:

1. Negocio independiente: si deseas crear una empresa desde cero debes analizar si tu idea es fresca, novedosa y capaz de comercializarse en el mercado. Por ello, debes desarrollar un plan de negocios con su respectivo modelo operativo y análisis financiero.

2. Red de mercadeo: es un concepto basado en la venta de productos o servicios de alguna marca, al tiempo que formas una red de ventas en la que invitas a participar a tus conocidos, y ellos, a su vez, integran a más personas; así obtienes ingresos de todos los miembros que se suman. Antes de elegir la empresa, estudia a la perfección el modelo y el esquema de compensaciones que ofrece.

3. Franquicia: este formato tiene opciones para todos los presupuestos y es ideal para quienes quieren reducir el riesgo de emprender. Se trata de un derecho que el franquiciante (dueño de la marca) otorga al franquiciatario (emprendedor) para utilizar por un tiempo determinado la marca del producto o servicio que se va a comercializar. De igual forma, se transmite el know how, que consiste en la transferencia de conocimiento, tecnología y manuales de operación, y así mantener una estandarización de la franquicia.

4. Distribución: con una inversión inicial fijada por el propietario de la marca, actúas como intermediario entre una marca consolidada y el consumidor final, haciéndole llegar la mercancía a través de un local comercial, entregas a domicilio o por comercio electrónico. Podrías tomar en cuenta que algunas empresas brindan exclusividad de territorio para cada distribuidor, especialmente las firmas exitosas.

5. Ventas por catálogo: requieren de una pequeña inversión inicial con la que la marca otorga un manual, un catálogo de productos y, en algunos casos, muestras de la mercancía. Así, el vendedor presta el catálogo para que sus posibles clientes lo revisen y elijan algún producto de la gama. Las ganancias están en la diferencia entre el costo que te da el fabricante y el precio que fijas para el consumidor final. Considera que tal vez debas realizar un mínimo de compras cada determinado tiempo.

6. Máquinas: es un modelo atractivo, que opera las 24 horas, los 365 días del año; entre sus ventajas están el poco espacio que requieren para colocarse, así como la variedad de productos que pueden venderse, tales como refrescos, libros, películas, juguetes. Su ubicación es clave; debes buscar un lugar vistoso, concurrido y con fuerte afluencia peatonal y debe estar bien surtida. Toma en cuenta que en algunos casos tendrás que pagar una renta por el espacio, la cual se considera con base en los metros cuadrados que ocupe la máquina.

6. Representación: la principal diferencia con el modelo de distribución, radica en que recibes una comisión por cada venta que concretes con algún comprador. Es ideal si tienes talento para vender. El representante se encarga de promover lo productos de la marca a la que representa entre su cartera de clientes, con ayuda del material de ventas que se le proporcione al momento de integrarse a la firma. Si un comprador decide hacer un pedido, el representante contacta a la marca para que programe el pago, la fecha y lugar de entrega.