Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Cultura

Al iniciar tu empresa, ¿qué situaciones debes evitar?

Es cierto que las grandes empresas hablan de educar el mercado para que aprecie tus productos o servicios, pero hacerlo, exige grandes inversiones

Independientemente de a quiénes elijas para comenzar tu empresa –podrías estar comenzando solo–, la base sobre la cual la construyas va a tener un impacto definitivo en su desarrollo. En el camino incorporarás a la familia y en ese momento será conveniente revisar esos fundamentos y entregar el conocimiento a los nuevos miembros del negocio.

Lección 1. Evita la falta de conocimiento.

Gestionar tu propio negocio exige una equilibrada variedad de habilidades y conocimientos: tendrás que participar en la formación de tus empleados, saber negociar con el banco un crédito, diseñar una estrategia de mercadeo, buscar proveedores para ese nuevo producto que estás planificando lanzar, todo ello durante el transcurso de una sola mañana y al finalizar la tarde podrías estar entregando un pedido urgente a un cliente clave, para terminar en la noche redactando un anuncio de empleo, dejando el fin de semana para poner todo al día.

Invierte tiempo en afinar las habilidades que vas a necesitar; hoy día hay más oportunidades que nunca para educarse, a todos los niveles. El desarrollo de internet permite recibir formación desde prácticamente cualquier parte del mundo.

Lección 2. Evita ser muy optimista respecto al mercado.

Los emprendedores somos optimistas por naturaleza. Hay que serlo para superar los obstáculos que aparecerán en el camino. Sin embargo, el único campo en el que no puedes permitirte ser demasiado optimista es en el relativo al mercado al cual va dirigido tu producto o servicio, pues eso es lo único que no puedes cambiar. A la gente se le puede reemplazar, los productos pueden mejorarse, y existen maneras de obtener capital, lo mismo que nuevas instalaciones. Pero el ingrediente básico de cualquier negocio, el mercado potencial, es algo que no puede cambiarse fácilmente. Es cierto que las grandes empresas hablan mucho de educar el mercado para que aprecie tus maravillosos productos o servicios, pero hacerlo, exige grandes inversiones económicas.

“Es crítico invertir tiempo en realizar un estudio de mercado, identificando tu público objetivo y nicho; eso te permitirá tomar las decisiones más adecuadas y evitar en lo posible la costosa curva de aprendizaje”.

Es crítico invertir tiempo en realizar un estudio de mercado, identificando tu público objetivo y nicho; eso te permitirá tomar las decisiones más adecuadas y evitar la costosa curva de aprendizaje.

Lección 3. Evita subestimar el tiempo necesario para empezar.

En negocios, todo parece tomar más tiempo del que se creía necesario: encontrar instalaciones adecuadas para las oficinas o el acondicionamiento del local, alargan los tiempos del despegue. Si abres las puertas de tu negocio sin estar listo, lo más probable es que tus clientes se decepcionen y se apresuren a mostrar su desagrado. Por esto te recomiendo planificar las tareas clave, agendando actividades y asignando responsables. Puedes hacerlo por medio de un cuadro que muestre en la columna de la izquierda las tareas que han de llevarse a cabo antes de iniciar el negocio, con un calendario detallado de los días, semanas o meses en el encabezamiento, según lo apropiado en cada caso. En la columna de la derecha pondrás el nombre del responsable de cada tarea.

Lección 4. Evita gastar mucho al inicio.

Cuando empiezas un negocio, debes ser tacaño. Al principio no debes gastar demasiado en accesorios y equipos. Quienes hemos trabajado en empresas grandes, esperamos con frecuencia estándares muy altos. Queremos tener desde el principio el último modelo de computador, u oficinas decoradas con las últimas tendencias. Pero los costos estructurales tienen que escalonarse en la medida en que se factura, ya que si son muy altos, pueden hacerte perder ventaja competitiva.

Lección 5. Evita confundir el efectivo con la utilidad.

Puede surgir la tentación de usar el efectivo como si se tratara de nuestra caja menuda personal. Te insto fuertemente a no caer en eso. Elabora un pronóstico de flujo de caja, calculado sobre una base progresiva trimestral; así podrás tener siempre una idea aproximada de lo que puede pasar con el efectivo de la empresa. Utiliza esta proyección para anticipar alzas y bajas en el flujo de caja. Usa una hoja de cálculo y elabóralo tú mismo.

El autor es empresario y escritor.