Temas Especiales

31 de Oct de 2020

Cultura

Teatros: la función podría no continuar

La Asociación de teatristas de Panamá solicita el respaldo del Ministerio de Cultura para evitar el cierre de sus establecimientos. Propietarios aseguran que la deuda que acumulan desde marzo es “impagable”

Cuando se encienden las luces y se abre el telón, el poder del teatro envuelve a los espectadores. Más allá de ser un espacio de entretenimiento, este arte promueve la cultura. Sin embargo, la pandemia ha provocado que se baje el telón hasta que se logre controlar el nuevo coronavirus.

Una vez se les permita a los teatros reiniciar su actividad, solo podrán operar al 25%.Cedidas

Recientemente el Ministerio de Cultura (Micultura) dio a conocer en un comunicado, que se encuentra efectuando acciones con las entidades gubernamentales para analizar el posible retorno de la actividad teatral en el istmo. Pese al anuncio que efectuó la institución, el gremio teatral aseguró “no sentirse respaldado por Micultura”.

El colectivo señaló que las secuelas de esta pandemia han sido devastadoras tanto para los profesionales del arte, como para los propietarios de teatros, quienes están preocupados por el golpe económico ya que desde marzo se hallan inactivos y las facturas de los alquileres continúan hasta hoy.

Con pocas opciones y al borde del colapso, el sector busca la forma de cómo subsistir.

Ante este panorama desalentador, el presidente de la Asociación de teatristas de Panamá (Astep), Rodrigo Farrugia Jr., dijo durante una entrevista con este diario que teme que se clausuren los teatros porque la situación actualmente es insostenible.

“Le hemos advertido a Micultura sobre el riesgo que tienen los teatros de cerrar. La semana pasada ya presentaron cartas de desalojo a diferentes teatros, cuyos ocupantes nos han manifestado que, de seguir así, no llegarán hasta julio. Desde el primer encuentro le manifestamos al ministerio que necesitábamos una ayuda económica porque las facturas de los arrendadores siguen llegando y no se ha estado respetando la moratoria”, denunció.

Farrugia contó que en mayo sostuvo una reunión con el director nacional de las Artes, Daniel Domínguez. “En dicho encuentro le presentamos el protocolo de seguridad y comunicamos todas las inquietudes, deudas y problemas que están teniendo actualmente las salas de teatro. Hay que tomar en cuenta que en mayo las estadísticas de contagio estaban reguladas y todavía no se había abierto en su totalidad el bloque 2. Micultura nos dijo que iban a hacer todas las gestiones correspondientes para corrernos de un bloque 5 a un bloque 3 y esto tenía que ser aprobado por el Ministerio de Salud (Minsa); luego de esto no se ha llegado a ningún acuerdo”, expuso Farrugia, quien indicó que luego de este encuentro, en junio se volvieron a reunir, no obstante, las conversaciones entre ambos quedaron inconclusas.

El presidente de la Astep dijo que uno de los puntos que expuso a Micultura fue la alta tasa de desempleo que mantiene este sector. “Cuando planteamos esto y le solicitamos un apoyo económico al ministerio, su respuesta fue que no tenían plata y la solución que nos propusieron fue que se hiciese teatro online. Lastimosamente el teatro virtual no paga un local comercial. El foco de nuestra lucha es que los teatros van a cerrar. No estamos solicitando abrir en un próximo bloque. Entendemos la situación que atraviesa todo el país. Hay medidas sanitarias que tenemos que respetar y lo estamos haciendo, no solo por nosotros, sino por la gente que va a la sala. La campaña que publicamos hace unos días a través de las redes sociales lleva el lema de: #Nodejemoscerrarlosteatros. De no recibir el respaldo, desde el 1 de julio empezarán las clausuras”, validó.

Por su parte, Daniel Domínguez, director nacional de las Artes de Micultura corroboró a La Estrella de Panamá que efectivamente se reunió con los miembros de la Astep en mayo y junio.

El representante de MiCultura explicó que un equipo interinstitucional del Gobierno Nacional es el que se encarga de recibir la documentación de los representantes de las empresas y actividades económicas que se preparan para regresar.

Propietarios de teatros sostienen que los alquileres de los espacios tienen un costo que oscila entre $3 mil y $9 mil.Cedida

“Micultura remitió esa documentación a las autoridades de salud, quienes están revisando estas normas. También, los representantes de la institución hemos conversado con miembros del Ministerio de Comercio e Industrias para que entre los dos ministerios se tuviera un informe más robusto y consensuado sobre las propuestas sanitarias, unidas a las proposiciones que aceptamos por parte de la Astep. Todo eso fue enviado en un paquete al Minsa, que posteriormente estará evaluando ese informe”, detalló.

En respuesta a las declaraciones de Domínguez, Farrugia Jr. aclaró que no cuentan con apoyo actualmente. “No nos hemos sentado para verificar y concretar un plan estratégico cuando se abran los bloques. Ni siquiera nos respondieron si el protocolo de seguridad que le enviamos estaba bien o mal. El problema es que las salas de teatro van a empezar a cerrar y ese punto no lo toca el comunicado que recién publicó el ministerio”.

Farrugia comentó que si el ministerio no puede otorgarles un apoyo económico, al menos solicitan respaldo legal para lidiar con los arrendadores. “La realidad es que hay otras maneras de apoyar que no sea solo con dinero, pero no han hecho ninguna. Reitero, la campaña es para que no cierren los teatros, no estamos peleando que nos dejen abrir”.

El también actor y productor planteó que lo más conveniente para ambas partes es mantener un diálogo, en el cual la institución pueda sentarse con ellos para que conozca cómo funciona el teatro.

“No hay una dirección que represente el teatro dentro del ministerio. En teoría debe entrar en el departamento de la Dirección de las Artes que rige Daniel Domínguez, pero él no es actor ni productor, él es periodista, entonces cómo me representa alguien que no conoce sobre teatro. La solución es que nos ayuden con temas legales, beneficios de impuestos para los arrendadores y un plan de gestión una vez se abra el bloque. No todo está dentro del marco económico”, manifestó.

Entre la espada y la pared

Anina Horta, productora de teatro y co-propietaria del teatro ABA, indicó que está promoviendo la campaña #Nodejemoscerrarlosteatros. “En Panamá hay varios teatros privados y algunos de ellos han dicho que no aguantan más de dos meses cerrados. Con nuestro personal hicimos suspensión de contrato, pero los alquileres son altos, pagamos entre $3 mil y $9 mil de arriendo. Cuando podamos abrir nuestras puertas, solo podremos operar al 25% de capacidad”.

“Si los teatros desaparecen, muchos artistas perderán sus trabajos. La realidad es que ya no aguantamos más. La última vez que presentamos una obra fue el 12 de marzo y desde entonces hemos estado cerrados. Con respecto al teatro virtual, no da para pagar las deudas; si acaso se recaudan $100 por función”, dijo.

La actriz Yareli Cartín concuerda con Horta en la poca rentabilidad del teatro virtual. “He participado en dos obras de este tipo, pero hablaré de la primera. Sinceramente no es rentable. El teatro no presencial lo estamos haciendo para mantener la actividad y ocuparnos, pero no se puede vivir de eso”.

En tanto, Daniel Gómez, productor, director y propietario del teatro El Ángel, puntualizó que el sector teatral atraviesa por una etapa difícil.

“Todavía no queremos que se abran los teatros porque somos conscientes de la situación que está pasando Panamá y el mundo producto del nuevo coronavirus. Estamos a favor de las medidas que está tomando el gobierno para proteger la salud de los panameños. El problema consiste en que si los teatros cierran, no van a haber espacios en el futuro para que los actores, vestuaristas, maquilladores y escenógrafos ejerzan su profesión”, explicó.

“En mi caso puedo compartir que si no obtenemos el apoyo, estamos pensando en que no podremos aguantar más allá de julio porque la deuda va a hacer impagable. Nosotros pudimos costear marzo haciendo un esfuerzo enorme. Ahora la deuda de nosotros está en los $20 mil, sin contar que otros teatros pagan un alquiler más caro. Los arrendadores nos han dicho en nuestra cara que si no pagamos, tenemos que desalojar”, lamentó.

El director nacional de las Artes agregó que la campaña 'Súmate Ya', ha incluido a más de 5,500 artistas para que tengan acceso al vale digital. “Ese apoyo integra a teatristas, músicos, artesanos y otras disciplinas de nuestra industria cultural. De igual manera, con el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial se han hecho las coordinaciones respectivas, a través de la dirección de arrendamientos, para que se puedan atender las necesidades de los dueños y arrendatarios de las salas de teatro del país”.