Temas Especiales

22 de Sep de 2020

Cultura

El futuro de la privacidad y la participación ciudadana en la era digital

Con el acecho a la privacidad yendo en aumento en la medida en que la tecnología avanza, las dudas sobre su resguardo aumentan. Sobre este tema conversó el exagente de la CIA Edward Snowden en una conferencia global

En medio de un auge tecnológico sin precedentes, los retos de mantener la internet y sus productos seguros para los millones de usuarios que recoge alrededor del mundo se mantienen presentes, una situación que pone en alerta a expertos en telecomunicaciones y computación, como Edward Snowden, quien expresó en su ponencia durante el evento global de tecnología y ciencia Campus Party, el abismo que existe entre el respeto a la privacidad del usuario y la falta de conocimiento, por parte de este, de sus derechos, en la nueva era de la digitalización.

En 2013 Snowden filtró a diarios como 'The Guardian' y 'The Washington Post' programas de vigilancia masiva PRISM y XKeyscore que ocultaba el NSA de la población estadounidense.Cedida

El exagente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés) y de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) fue firme en sus comentarios frente a la desconfianza que el pueblo debería tener hacia las nuevas tecnologías de “privacidad”, pero se mantuvo optimista ante el hecho de que los humanos “podemos aprender del miedo y crear nuevas herramientas de provecho global”.

“Hemos pasado más tiempo que nunca viendo pantallas para conectarnos con el mundo, por esto es importante prestar atención a lo que pasa en el mundo que está lejos de nosotros, haciéndonos sentir distantes en vez de participantes”, expresó Snowden.

“Debemos preguntarnos: ¿Esto es mi voluntad?, ¿accedí a esto?, ¿este es el futuro que quiero ver? Parece que vivimos en este momento como un estándar de la historia más que un ideal de madurez”, dijo.

En la conferencia, moderada por el CEO de Campus Party, David Strozzi, Snowden recibió preguntas de otros expertos y del público online referentes a lo que nos espera una vez que cese la preocupación por el nuevo coronavirus y el internet se vuelva una prioridad más que un lujo. “Estamos orientados a una respuesta emocional y a las novedades, con eso las expresiones se han vuelto totalmente emocionales y condicionadas”, indicó, “estamos en una etapa adolescente de internet, alejados de lo que en el inicio era una etapa infantil donde todos éramos felices, cooperativos y creativos porque estábamos impresionados por las posibilidades de la internet y nos dedicamos a hacerlo crecer, pero ahora todo está sectorizado y hay menos confianza”.

“Tus huellas dactilares son guardadas en tu smartphone, luego este reconoce tu rostro y facciones, algo que podría ser peligroso de no contar con protocolos de seguridad implementados en los dispositivos”, explicó Snowden, “la manera más segura de evitar la recolección de datos sería no poseer un teléfono inteligente, pero eso ya no es posible en un mundo digitalizado como el actual”.

“Estamos siendo bloqueados con la interacción que realizamos en estos dispositivos. Se nos niega una opción de privacidad, pues cuando Facebook, Twitter, Google o Youtube nos piden acceso con “presione 'ok' para continuar” es realmente accediendo a todo lo que somos y no podemos hacer nada, porque de lo contrario no podemos acceder a sus contenidos, así que es un intercambio un tanto problemático”, agregó, “Apple, Google ni Facebook tienen mensajes encriptados y no quieren que exista ninguna conversación privada a la que el gobierno no pueda tener acceso”.

A esto Snowden añadió que el consentimiento a las políticas de privacidad de estas plataformas, y de cualquier otro sitio dentro de internet, no representa realmente que el usuario “está de acuerdo con lo que se haga con sus datos e información”, sino que constituye un “protocolo de formalidad” que no se apega a ningún consentimiento que “tenga valor o peso a los ojos de la ley”.

“Eso es lo que vemos en el mundo actual, las personas reconocen que las cosas no van bien en el mundo, lo saben y se preocupan por eso a pesar de lo que las empresas o los gobiernos piensan o dicen, pero no sienten que tienen la capacidad de cambiarlo”, puntualizó en su intervención. Para el experto, la falta de consentimiento es un problema de regresión histórica, y es necesario recordar a la población que “los derechos no son regalos, son premios que alcanzamos con luchas”.

Ciberseguridad y pandemia

El experto en computación y ciberseguridad señaló que el rastreo de contactos puede ser útil en ciudades pequeñas, “pero en grandes ciudades ya es demasiado tarde y estamos tratando de resolver una etapa de la pandemia que comenzó hace seis meses sin ninguna meta establecida realmente”.

Edward Snowden es consultor especializado, experto en computación y exagente de la CIA y NSA.Cedida

Si bien la ciberseguridad ha sido un tema de debate público por décadas, Snowden expresó que la protección de datos y el “consentimiento” que requiere la recolección de estos siguen siendo “elecciones forzadas” para los usuarios. Ahora, con aplicaciones móviles siendo desarrolladas por diversos gobiernos para combatir la covid-19, a través del uso de bluetooth e incluso dando potestad voluntaria a los usuarios para compartir sus datos, el panorama tecnológico podría cambiar, pero sin erradicar los problemas que aún persisten.

“La idea de incorporar capacidades de rastreo en los dispositivos lleva a preguntarnos, ¿cómo estamos seguros de que no utilizarán los datos después de la pandemia?”, comentó, “solo queda ver el acuerdo entre Apple y Google para detectar la covid-19 a través de los dispositivos del usuario, que es mucho mejor que las alternativas nacionales en términos de ser diseñado con la privacidad del usuario en mente y su seguridad. En Australia estaban activando la geolocalización para crear un récord perfecto de tus movimientos que luego eran enviados a bases de datos extranjeras donde ellos se hacían cargo de la información; en cambio, con Apple y Google es similar a como la huella digital se guarda en el dispositivo y luego tienes la opción de subirla voluntariamente a bases internacionales o nacionales. Tú tienes control sobre tus datos y luego los compartes. El peligro al hacer esto es que están tratando de ir lo suficientemente bien como para proporcionar lo que el gobierno está pidiendo para sustentar el servicio de salud pública de la manera menos impactante para la privacidad en la industria, con el fin de evitar una ley que les diga qué hacer más adelante”.

“Cuando hablamos de las principales compañías de telecomunicaciones nacionales que recogen registros sobre el movimiento de teléfonos celulares, nos damos cuenta de que tienen una imagen detallada de la vida de una persona”, anotó, “nosotros usamos sus redes y les damos ese poder. Si una compañía extranjera controla el software que ejecuta la infraestructura crítica que cada vida en el país tiene que atravesar para acceder a sus servicios diariamente, ¿cómo el gobierno informa, regula y monitorea la forma en que se controla?”.

Snowden comentó que aún cuando se monitoreen las empresas de telecomunicaciones y sus equipos, el usuario está expuesto a algún nivel de vulnerabilidad. “¿Usted confía en una compañía para respetar su privacidad? Espero que la respuesta sea no, porque nadie en el mundo cumple con ese estándar al máximo nivel”, expresó.

En medio de interrogantes que aún buscan respuestas, el exagente de la CIA se mostró optimista a la voz de las acciones civiles en medio del panorama que rodea a las instituciones y a los gobiernos alrededor del mundo. “Estamos empezando a ver los resultados dolorosos de nuestras malas decisiones políticas”, apuntó, “las instituciones no van a cambiar nada y las personas están despertando y entendiendo que la situación debe transformarse con todos nosotros, las conversaciones que tenemos, las comunidades con las que nos comprometemos, involucrarnos, participar y llevar una bandera por quienes no pueden en este ambiente político”.

La internet para salvar la democracia

Como parte de sus conferencia, Snowden señaló la intrincada relación en la que se encuentra la democracia –y cualquier otra corriente política– con el uso de la internet y las nuevas tecnologías. Con especial énfasis en que las redes sociales no se deben convertir en “policía de la libertad de expresión”, explicó que “llegaremos a un camino erróneo si permitimos que las plataformas decidan qué se puede decir o no”.

Sobre la democracia, señaló que “para protegerla no es suficiente que haya una persona inteligente representándonos, sino que todos debemos ser inteligentes con nuestras decisiones y lamentablemente creo que hemos perdido un poco esa inteligencia en las últimas décadas”. Expresó que las personas han pasado de pensar localmente, a globalmente, se han “dado cuenta de la desigualdad que rodea el mundo” y se han encontrado “rodeadas de miedo ante el mundo, tanto que hemos dado nuestro poco poder político –a través del voto– a personas que “prometen” solucionar nuestros problemas, por más irreal que eso suene”.

Si bien existen opiniones controvertidas que incluyen el uso de la tecnología 5G en diversos países como Canadá, Alemania y parte de Asia, Snowden indicó que no será algo “grave”, ya que “no se está reflejando como debería” en términos de problemática tecnológica, sino en la política: “Los países están buscando demostrar cuál tiene más poder con esta tecnología, más allá de la confianza que le puedan tener al país del que se origina, pero no lo dicen de esa manera”.

Snowden puntualizó que su preocupación sobre el futuro político es que la humanidad “no aprenda del miedo”: “Cuando nos sentimos incómodos y comenzamos a pensar si tendremos familia o trabajo mañana, es cuando el cambio se logra, porque las personas se comprometen con la necesidad de ese cambio”. Insistió de manera enfática: “Defiendan algo, no es suficiente solo preocuparse o twittear. Cada cambio viene de ustedes y de decir lo correcto e intentar cambiar el resultado que ven. Todo el mundo les preguntará si “están de acuerdo con esto”, la historia se los está preguntando en este momento, al mismo tiempo que las plataformas les dicen “haz clic en 'ok' para continuar”.