Temas Especiales

05 de Dec de 2020

Cultura

Reactivación latinoamericana

Se deben crear mecanismos transparentes para cubrir las necesidades de los próximos 16 meses considerando las condiciones críticas que están pasando actualmente las corporaciones, las pymes, las personas naturales y los bancos

Dinero.
En una economía como la nuestra en donde el ingreso per cápita es de 15 mil dólares anuales aproximadamente, todas las situaciones que tengan impacto en la economía generan consecuencias exponenciales que permean cada uno de los aspectos de desarrollo.Pexels.

Los efectos del aislamiento y distanciamiento social y la recesión causada por la covid-19 han puesto a los latinoamericanos en la cuerda floja, los gobiernos han tenido que dividir los esfuerzos para contener el contagio y para administrar una situación socioeconómica crítica. Hoy todos nos encontramos buscando acciones que nos permitan volver a la senda del crecimiento y que conduzcan a la reactivación económica.

Hablamos de la recesión más abrupta y sin precedentes de estos tiempos. De acuerdo con las últimas cifras del FMI y CEPAL, se estima una caída del 9.1 % del Producto Interno Bruto (PIB) en Latinoamérica, un incremento del desempleo a una tasa cercana al 13.5%, el aumento de la informalidad laboral (54%), la caída de las exportaciones en -23%, y un incremento de la tasa de pobreza de 37.7% del total de la población que afectará a 231 millones de personas y a más de 2.7 millones de empresas.

En una economía como la nuestra en donde el ingreso per cápita es de 15 mil dólares anuales aproximadamente, todas las situaciones que tengan impacto en la economía generan consecuencias exponenciales que permean cada uno de los aspectos de desarrollo.

Si profundizamos en los pilares de nuestra economía, vemos impacto agudo en la caída de los precios del petróleo, el movimiento de materias primas de exportación, el decrecimiento significativo de las actividades del turismo, transporte aéreo, prestaciones de servicios, remesas y la dificultad de acceso e incremento del costo en el acceso al mercado de capitales por el aumento del riesgo de los países acompañados de la debilidad de recaudación fiscal.

Conscientes de los dolores, la tarea, o mejor, el principal desafío para la región es encontrar vías para reactivar la economía, sin poner en riesgo la vida de las personas por el contagio, que como sabemos, será una posibilidad hasta que se logre conseguir la vacuna. Reto acompañado de la responsabilidad de dar continuidad y si es necesario reforzar los protocolos sanitarios, mejorar atención de los casos, capacitar los centros de salud y contar con suficiente y eficientes mecanismos de prevención y manejo del virus.

El panorama no es fácil, pero existen acciones que seguro pueden aportar para que se consolide un mapa estratégico de reactivación de nuestros países buscando salir adelante y ganar resiliencia económica, social y política, un camino que nos permita ir más allá de la pronta recuperación para volver a la ruta de crecimiento económico positivo y a la generación de riqueza en las naciones latinoamericanas.

Desde mi óptica financiera es el momento de contemplar:

La integración Regional: Gracias a la integración de un mercado común en donde las plataformas digitales se aprovechen para este objetivo productivo, para la distribución de negocios y servicio. Es importante apuntar a una logística de mayor eficiencia entre países vecinos, a la promoción virtual, a la utilización intensiva del teletrabajo intra regional, al fortalecimiento de las exportaciones de los sectores que hoy tienen mayor demanda como lo son: Insumos, equipos médicos y alimentos.

Y sin duda una mayor articulación y coordinación entre los países de la región al momento de negociar e interactuar ante los Estados Unidos, Europa y Asia.

Protocolos Sanitarios: Respetar las medidas que se han establecido para el autocuidado permite mantener una reactivación económica gradual y segura. Adicionalmente, los países deben estimular la utilización de pasaportes sanitarios que flexibilicen y agilicen los viajes internacionales buscando la reanudación de los negocios internacionales, el turismo, el retorno de inversionistas extranjeros en nuestros países. Esto incluye la preparación para garantizar el proceso de vacunación masiva e inclusiva hasta que se logre la inmunidad de la mayoría de la población.

Fuentes de Fondeo Internacionales: Es crítico contar con el apoyo del financiamiento internacional mediante la obtención de créditos multilaterales como los que otorgan el Fondo Monetario Internacional, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial, la Corporación Andina de Fomento y el Banco Centroamericano de Integración Económica.

Recursos necesarios para la creación de fondos para aliviar la economía, la generación de apoyos temporales a individuos y empresas afectadas por la pandemia, y el fomento de las pymes, agros e industrias básicas para la recuperación económica de los países, esto sin olvidar los recursos que se necesitan para la prevención de la expansión del virus.

En paralelo, es necesario la capitalización de dichas instituciones particularmente las regionales para ampliar su capacidad de financiamiento y liquidez; también proveer mecanismos efectivos de reestructuración de la deuda soberana de los países más afectados incluyendo períodos de gracias de capital y diferimiento de intereses de ser necesario durante el período actual de afectación económica crítica producto del Coronavirus.

Planificación Fiscal: Dada la caída de los impuestos en la mayoría de los países, se tiene que contar con una política fiscal más asertiva anticipándose a la búsqueda de fondos de terceros privados, públicos y de multilaterales. Los gobiernos al igual que las empresas deben seguir políticas de austeridad y planificación a mediano plazo para poder pasar de la mejor forma la crisis y mantener la capacidad para cumplir sus compromisos financieros y sus emisiones de deuda pública. Adicionalmente, todos los recursos necesarios para enfrentar las emergencias por la pandemia deben regirse por la vía presupuestaria.

Utilización de Recursos: Se deben crear mecanismos de recuperación efectiva para apuntar los fondos a aquellas empresas y compañías que tengan la oportunidad de reactivarse y salir fortalecidos ante la crisis actual y ser conscientes de los sectores prometedores como: tecnología, alimentos, farmacia y salud, agroindustria, distribución y logística.

Se deben crear mecanismos transparentes para cubrir las necesidades de los próximos 16 meses considerando las condiciones críticas que están pasando actualmente las corporaciones, las pymes, las personas naturales y los bancos. Los gobiernos deben vigilar el uso de los fondos para que sean más efectivos y distribuidos de forma inclusiva atendiendo al sector informal, apalancando el acceso a las plataformas digitales y abarcando las necesidades de salud a las personas de menores recursos.

Esta es un misión en donde todas las personas tenemos responsabilidad, es el momento de trabajar con foco en la solución y no estancarnos en el problema, es ahora cuando tenemos que demostrar con acciones eso que nos llena de orgullo, la creatividad, la resiliencia, la capacidad de innovación y por encima de todo, las ganas de salir adelante.