Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Cultura

Espacios abiertos, clave en la prevención del nuevo coronavirus

Expertos detallan que aunque el SARS-CoV-2 puede permanecer hasta 72 horas en metales como el acero inoxidable, la única vía de contagio comprobada hasta ahora es el canal respiratorio por el contacto de persona a persona

Según la OMS, diversos estudios han demostrado que el virus puede sobrevivir hasta 72 horas en superficies de plástico y acero inoxidable, menos de 4 horas en superficies de cobre y menos de 24 horas en superficies de cartón.Shutterstock

yperez@laestrella.com.pa

Desde que apareció el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) surgieron numerosas investigaciones para entender la capacidad de supervivencia y poder infeccioso de este virus causante de la covid-19, fuera del cuerpo humano.

Una de esas investigaciones fue la que realizó The New England Journal of Medicine sobre cómo sobrevive el virus en distintas superficies como acero, cartón, plástico y cobre.

Para la investigación se utilizó un dispositivo para dispensar aerosol simulando las gotas que se generan al toser o estornudar. El estudio reveló que el SARS-CoV-2 permaneció viable en aerosoles mientras duró el experimento, es decir, tres horas, señala una publicación del diario digital español Redacción Médica.

“En superficies de acero inoxidable o plástico, se detectó un virus viable hasta 72 horas después, esto es, que permaneció durante tres días en estas superficies, aunque la carga se redujo considerablemente. La vida media estimada del SARS-CoV-2 fue de aproximadamente 5,6 horas en acero inoxidable y 6,8 horas en plástico”, señaló la investigación.

Al respecto, Arturo Rebollón, médico y epidemiólogo panameño, explica que pese a estos hallazgos (efectuados en marzo y otros en octubre de 2020) las evidencias han cambiado y está científicamente comprobado que el nuevo coronavirus es infeccioso cuando entra por la vía respiratoria, es decir por la mucosa de la nariz o boca.

“Esto quiere decir que para contagiarme con el virus a través de una superficie tendría que lamerla y es muy difícil que eso suceda. Está comprobado que la covid-19 se transmite a través de microgotas que salen de la boca o nariz de alguien infectado con la enfermedad. Esta evidencia comprueba que el virus se transmite por vía aérea y no tanto por tocar superficies como se planteaba en un principio”, menciona el asesor científico regional en enfermedades de alto impacto en salud pública.

El Gobierno Nacional insiste en la necesidad de emplear el distanciamiento social como primera medida para mitigar los contagios.Archivo La Estrella de Panamá

Según Rebollón, se ha demostrado que las personas que visitan lugares sin ventilación o viajan en un transporte aéreo o terrestre cerrado y no hayan tocado una superficie contaminada, están propensas a contagiarse al conversar con otras.

William F. Marshall, médico en Mayo Clinic, plantea que el virus se contagia principalmente de persona a persona a través de gotitas respiratorias que se liberan al aire cuando alguien que tiene el virus tose, estornuda o habla. “Aunque es poco común, la transmisión por el aire puede ocurrir. Esto ocurre cuando partículas muy pequeñas del virus permanecen en el aire por minutos u horas, y posiblemente infectan a otros que están en el mismo lugar, aunque la persona infectada esté lejos o se haya ido de ese lugar”, detalla.

Igualmente hizo hincapié en que el virus también se puede transmitir de las personas infectadas a las superficies que tocan, pero no está comprobado que de estas se transmita a las personas.

La ventilación es clave

Aunque los expertos no tienen todas las respuestas sobre la contagiosidad del SARS-CoV-2, esto es lo que se sabe sobre el riesgo de contaminarse mediante el contacto con ciertas superficies.

En metales como acero inoxidable puede permanecer hasta 72 horas. Sin embargo, las probabilidades de infección son muy bajas. “¿Qué nos demuestra eso? Que ahora en vez de gastar tiempo limpiando las latas o productos que compramos en el supermercado, debemos enfocarnos en la ventilación de una habitación, en abrir las ventanas o en colocar un abanico. Algo que funciona hasta en los negocios”, explica Rebollón.

“Está comprobado que la covid-19 se transmite a través de microgotas que salen de la boca o nariz de alguien infectado con la enfermedad”
ARTURO REBOLLÓN,
MÉDICO INFECTÓLOGO

Insiste en que las oficinas o negocios con espacios cerrados y que solo se mantienen con aire acondicionado tienen mayor riesgo, por lo que recomienda abrir las ventanas para que la carga viral sea menor dentro de estos recintos.

“Al tocar alguna superficie lo recomendable es lavarse las manos con agua y jabón. No llevarse las manos a la boca o nariz si están sucias. El lavado de manos cuenta con más de 100 años de evidencia de que elimina las bacterias”, puntualiza el médico.

“Actualmente en Panamá alrededor de 3,7 millones de personas no se han infectado con el virus. Por lo que debemos enfocarnos en proteger a los sanos, dándoles estrategias para mejorar la ventilación y aprovechar los espacios abiertos como parques, terrazas e incluso mover los negocios como restaurantes, bazares y tiendas de ropa para que la gente compre en exteriores y no dentro de un centro comercial. Esto ayuda a disminuir el riesgo de contagio por el nuevo coronavirus”, recomienda Rebollón.

“Después de 10 meses de estudios y ensayos tenemos que enfocarnos en lo que tiene evidencia contundente, y hasta ahora es la prevención. No solo los hospitales han colapsado sino también las morgues, lo que no era frecuente en el país”, dice el médico panameño.

Medidas a tomar en cuenta

Por otra parte, el médico de Mayo Clinic señala que aún no hay evidencia de que alguien se haya contagiado con el virus al tocar recipientes y paquetes de comida. Muchos restaurantes ahora ofrecen comida para llevar y entregas sin contacto para reducir el riesgo de contagio.

La mayor recomendación es el lavado de manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.Shutterstock

“Pero si todavía existe la preocupación, es razonable seguir pautas generales para la seguridad de la comida. Lavarse las manos por lo menos por 20 segundos con agua y jabón después de tocar recipientes de comida para llevar, y luego pasar la comida a un plato limpio usando utensilios limpios. Vuelva a lavarte las manos antes de comer. Después de descartar los recipientes, limpie y desinfecte cualquier superficie que haya estado en contacto con ellos”, recalca.

Según Marshall, existe la posibilidad de que el nuevo coronavirus permanezca en la fruta y las verduras que tocó una persona con el virus. Pero no se sabe si esto puede hacer que otra persona se enferme.

La mejor práctica es seguir las pautas para la seguridad de la comida y lavar todas las frutas y las verduras cuidadosamente, poniéndolas bajo agua corriente, antes de comerlas. No se necesita usar jabón. Pueden restregarse con un cepillo. Además, es primordial lavarse bien las manos, con agua y jabón, cada vez que se regrese al hogar de cualquier actividad y luego de estar en contacto con otros o con objetos.

También recomiendan lavar y desinfectar cualquier bolsa que se haya llevado a la tienda, y que haya sido traída de vuelta a casa. La mayoría de las bolsas de tela pueden lavarse en la lavadora y la secadora; otras bolsas pueden limpiarse usando un pañito o un atomizador con desinfectante.

En un estudio llevado a cabo por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos, los investigadores encontraron que el SARS-CoV-2 puede vivir hasta por cuatro horas en contacto con cobre, hasta 24 horas en cartón, y hasta tres días en superficies de acero inoxidable y plástico. “Limpie y desinfecte regularmente las superficies que se tocan comúnmente en el hogar –como las mesas, las encimeras, los pestillos de las puertas, los interruptores de luz, los inodoros, las manijas de los grifos, y los lavamanos”, explica el médico.

“Recordar siempre la regla del distanciamiento físico. Intente estar a 6 pies (2 metros) de otros. Las gotitas respiratorias que transportan el virus pueden transmitirse a una persona que está a 6 pies o más cerca después de que alguien con el virus tose, estornuda, o habla, lo que puede ponerlo en riesgo si está dentro de ese radio de 6 pies. Al practicar el distanciamiento físico y seguir las pautas de salud pública locales, como quedarse en casa y colocarse mascarilla al salir, se ayuda a reducir el riesgo de infección. También se favorece la protección de otros miembros de la comunidad”, subraya Marshall.