Temas Especiales

06 de Mar de 2021

Cultura

Bondades de la musicoterapia con técnicas de relajación

Graciela 'Cheli' Núñez, invitada a uno de los simposios de musicoterapia en el Panamá Jazz Festival, brindó dos talleres de relajación y respiración donde matizó la importancia de incorporar la música y la naturaleza como parte del bienestar físico y emocional

Los especialistas recomiendan los sonidos que sean suaves a la audición, como el fluir de un río o las olas del mar.Pixabay

El Panamá Jazz Festival en su XVIII edición continúa desarrollando una agenda nutrida que se extenderá hasta el 23 de enero. El pasado sábado compartimos una jornada con Graciela 'Chelín' Núñez, quien es violinista y profesora de la Fundación Danilo Pérez, así como miembro del Centro de Musicoterapia Global.

Durante su ponencia virtual, Núñez comentó que la música tiene un efecto terapéutico sorprendente en el ser humano y destacó especialmente la respiración.

La respiración es el proceso por el que se capta oxígeno y se elimina dióxido de carbono. Este mecanismo tan presente en la vida guarda una estrecha relación con el estado anímico. “La respiración está influenciada por el estrés de la vida diaria; la tensión en general dificulta el proceso respiratorio, los nervios provocan una respiración rápida y superficial que aumenta la ansiedad de la persona”, explicó Núñez.

Al modificar el ritmo respiratorio podemos influir en nuestro estado emocional; la respiración profunda y lenta ayuda a calmar y tranquilizar. A través de ella se puede regular el equilibrio emocional. Se trata de una excelente y sencilla técnica que ayuda a mantener el control de la situación para actuar de forma serena y equilibrada.

Durante la sesión, Núñez destacó la manera en que los sonidos de la naturaleza también ayudan a relajar la mente y el cuerpo, especialmente cuando “sentimos que la vida va perdiendo capas delgadas o gruesas”.

Bondades de la musicoterapia con técnicas de relajaciónPixabay

“Vamos mudando y dejando caer esas capas que abren paso a paso un nuevo yo, más liviano”, describía la violinista mientras iba deshojando la corteza de un árbol.

Luego, conjugó los sonidos de la naturaleza con el violín frente al mar, desde su casa en Pedasí.

¿Qué dicen las investigaciones?

Cada vez son más frecuentes los estudios publicados en los que se comprueba que escuchar sonidos de la naturaleza genera efectos de relajación en las personas.

Tal sensación puede deberse a que esta fue nuestro primer hogar, de manera que estamos condicionados desde lo más íntimo del ser.

No importa cuán atareado se encuentre el individuo, existe un algo que va a responder a la estimulación con entornos naturales. Ese algo ha sido denominado por algunos especialistas como 'conciencia primitiva', un estado de relajación que evoca la conexión inicial con un todo superior.

De hecho, la Sociedad Acústica Americana llevó a cabo un estudio donde se realizaron tres exámenes a los participantes que requerían de ellos una atención continua. El primero se aplicó con sonidos naturales de fondo, el segundo en una oficina, pero con aisladores de ruidos, y el tercero con sonido ambiente.

En la primera situación, con los sonidos de la naturaleza las personas permanecieron más enfocadas y confesaron sentirse en un ambiente más positivo.

Al respecto del tipo de sonido, los especialistas recomiendan aquellos que sean suaves a la audición, como el fluir de un río o las olas del mar.