28 de Sep de 2021

Cultura

'E-book' y audiolibro: el auge del consumo de literatura digital

En medio de la pandemia, el formato digital se convirtió en un favorito al momento de escoger literatura de ocio. En Iberoamérica su consumo aumentó un 19% en 2020 y su auge continúa estable.

Para 2030 se podría llegar a un récord de 14 mil 300 audiolibros en español.Pexels

Para los bibliófilos, el cierre de librerías locales e internacionales supuso un cambio en la forma de adquirir los títulos que deseaban, inclinándose a servicios de envío de paquetería como Amazon, Book Outlet, entre otros, que promueven sus servicios de mensajería en la región latinoamericana, incluyendo Panamá. Sin embargo, este proceso de compra puede ser costoso, lo que hizo que la balanza de adquisición se inclinara hacia los formatos de lectura digital (e-books, audiolibros), dando un auge al sector del mercado literario global.

En Latinoamérica, la venta de los libros digitales en el idioma español aumentó un 97% en 2020, según el informe 'La evolución del mercado digital (e-books, audiolibros y podcasts) en España y Latinoamérica' de la plataforma editorial Bookwire, que conforma más de 840 sellos editoriales entre España y Latinoamérica junto a la consultora española Dosdoce.

Asimismo, las ventas de libros electrónicos y audiolibros en los editores de los mercados de habla hispana encuestados por las consultoras, registraron aumentos del 112% para los libros electrónicos y del 137% para los audiolibros.

El mercado literario digital aumentó fuerte durante los meses de mayor confinamiento en países relevantes dentro de la región, lo que significa que el consumo de literatura digital “se multiplicó por cuatro” en 2020.

Además, según Bookwire, para fines de 2021 podrían estar disponibles más de 14 mil 300 títulos de audiolibros en español en diversas plataformas de internet. “A juzgar por las tendencias en los mercados internacionales todo apunta a un aumento del 25% al 30% en las ventas de audiolibros en 2021, alcanzando así 13 millones de euros en los mercados de habla hispana ($15,9 millones)”, señala el documento publicado el pasado 18 de mayo.

Pese al buen reporte de Bookwire, Panamá no se encuentra listada en porcentajes claros de su consumo de literatura digital. Este diario contactó a la Cámara Panameña del Libro (Capali), sin embargo, no existe un informe con esta data.

Atractivo y disponibilidad

Si bien los libros en formato físico encabezan las opciones de compra de los lectores alrededor del mundo, con las restricciones por el confinamiento durante la pandemia la obtención de estos ejemplares se dificultó, lo que dejó un camino abierto a los productos digitales y audiolibros, cuyo atractivo para los lectores descansa en el fácil acceso.

La plataforma Storytel ha producido 50 audiolibros originales en español hasta 2021.Pexels

Plataformas como Amazon Audible, Storytel, Scribd, Kobo, Podimo, Spotify, Amazon Music y iVoox mantienen el liderazgo en países de habla hispana y aportan a la compra de literatura digital a precios módicos. El precio medio de un libro electrónico en español en 2020 fue de $7.41 y el precio medio de un audiolibro en español fue de $16.49 dólares. Según Bookwire, se prevé que España será visto como el mercado líder en libros digitales en 2021, con México como el segundo motor y Estados Unidos como el tercer mercado de audio en español, seguido del resto de América Latina.

El atractivo de un audiolibro y un libro digital es su movilidad sin limitaciones físicas ya que puede ser llevado en dispositivos móviles (smartphones, kindles, e-readers, entre otros) y sin necesidad de una conexión a internet en algunos casos.

De igual forma, los procesos inteligentes de descarga, el reconocimiento de avance en la lectura y la compatibilidad de formatos con diversos sistemas operativos son algunos de los elementos que ayudan a la disponibilidad de estos productos digitales.

En España, la aplicación Storytel, creada en 2005 en Suecia por Jonas Tellander, oferta tanto libros electrónicos como contenidos en audio, siendo su catálogo de lectura mucho más amplio que el de audio.

Georgina Solé, marketing manager de la compañía, explicó al medio digital español El Diario que “hay un mayor consumo de audiolibros que de libros electrónicos, ya que nuestros suscriptores se acercan a nosotros para escuchar”.

La plataforma comenzó a producir sus propios audiolibros hace tres años y actualmente tiene 50 títulos originales. “Cuando de un mismo título disponemos del audiolibro y del libro electrónico, el usuario puede alternar la lectura en ambos formatos, por ejemplo, puede escuchar en un momento y la aplicación reconoce el punto en el que se queda cuando abre el e-book para continuar leyendo”, comentó Solé.

Latinoamérica

En Latinoamérica, la compañía chilena Buscalibre pasó de vender 270 mil unidades en 2019 a 800 mil en 2020, con un aumento de 196%.

La editorial Penguin Random House registró un incremento en las ventas del libro El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez, en versión física y digital, al crecer 183% en español y 621% en inglés, según recopiló el diario La República.

Panorama internacional

La lectura para muchos no es un hábito asequible, ya sea por dificultades del contexto socioeconómico o falta de accesibilidad a los ejemplares físicos de las obras, por lo que los audiolibros se han presentado como herramientas alternativas de consumo digital de literatura. Y aunque escuchar un relato no es lo mismo que leerlo, la exportación de contenido digital en Iberoamérica ha promovido un nuevo modelo de negocio para las editoriales consolidadas e independientes.

Los 'e-books' se han popularizado a través de plataformas como Amazon, Google Play y Kindle.

A lo largo del año pasado, el 51% de las ventas de e-books de las editoriales españolas tuvo lugar en España, mientras que el resto de las ventas sucedieron en América Latina (35%), el mercado hispano de Estados Unidos (9%) y Europa (5%). “Cada día hay más editoriales independientes latinoamericanas que apuestan firmemente por la distribución de sus libros en formato digital para llegar a lectores de todo el mundo”, señala el informe de Bookwire, “editoriales independientes como Rey Naranjo o Cangrejo Editores de Colombia; Amanuta de Chile; Malaletra, Grupo SM, Grupo Océano, Almadía o CIDCLI de México, entre muchas otras, han visto cómo sus libros digitales no solo se están vendiendo en sus países de origen, sino que también están llegando a mercados inalcanzables para el formato papel”.

El informe también arrojó que la cultura de suscripción se ha consolidado fuertemente en Latinoamérica, dando altos porcentajes de ganancia para las editoriales y plataformas de literatura digital, puesto que el 83% de las ventas de audiolibros se hace en las plataformas de suscripción. Seguido de cerca por las ventas unitarias en plataformas como Google Play o Apple Books, y en tercer lugar plataformas de streaming como Spotify.

Asimismo, el 63% de las ventas digitales de las editoriales latinoamericanas tiene lugar en los países de América Latina, mientras que un 37% de las mismas se realiza en mercados fuera de la región: el 16% en Estados Unidos, el 14% en España, el 6% en Europa y un 1% en el resto del mundo. De igual forma, para dar un soporte económico a las editoriales, los precios de venta al público de los e-books en América Latina han aumentado en 2020 en relación con el año anterior para adaptarse a las realidades socioeconómicas de muchos países de la región, como describió el documento.

Categorías favoritas

Los géneros literarios también han demostrado ser una aguja de dirección para conocer los intereses de los consumidores latinoamericanos actualmente. Los géneros de religión y autoayuda se fijan con un 54% de consumo en audiolibros en la región latinoamericana, seguido por las categorías de ciencias sociales, políticas y humanidades (15%), ficción general (13%), juvenil e infantil (10%) y ficción thriller (4%).

La digitalización en la región iberoamericana es una ruta segura para la industria editorial que busca fortalecerse tras un año de ensayos, errores y éxitos en la transición hacia lo digital y el e-commerce de tiempo completo. “El mercado digital ya no puede concebirse como un servicio secundario o meramente complementario: necesita convertirse en el epicentro estratégico, sobre todo con un horizonte plagado de incertidumbre”, indicó la escritora y experta en comunicación audiovisual, Elena Neira, en el informe.

Si bien el auge de estos formatos es una buena señal, también se requiere de una mejor plataforma de promoción y venta en Latinoamérica, que sea competitiva con mercados como España y Estados Unidos, sin devaluar la calidad de los contenidos. Por su parte, Rubén Padilla López, coordinador general de profesionales de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, señaló en su intervención: “La industria [editorial] sí, es frágil, es muy endeble, pero el libro es muy fuerte, así que esta será sin duda una batalla más por librar”.