08 de Dic de 2021

Cultura

Rafael Luna García, la sencillez de un poeta

En esta entrevista de María Piña al presidente de la Academia Española de la Literatura Moderna, originalmente publicada en desdepuebla.com se destaca su carácter como poeta, y sus vivencias representando este arte en diversas plataformas

Rafael Luna García, la sencillez de un poeta
Luna recibió el Premio Mundial de la Paz Madre Teresa 2021, concedido en la India.Cedida

En esta entrega reproducimos de manera íntegra una entrevista al presidente de la Academia Española de la Literatura Moderna, Rafael Luna García, publicada en el portal informativo desdepuebla.com bajo la autoría de la periodista María Piña. Luna ha recibido numerosas distinciones y reconocimientos como el Premio a la Excelencia 2021 en Italia y fue nominado al Premio Intercontinental Latinoamericano de Oro como escritor y gestor cultural en los Premios Funculatino de Venezuela.

Es complejo empezar una entrevista con la figura del gran escritor, poeta y gestor cultural don Rafael Luna García. ¿Cómo se definiría? y ¿qué significa para usted la poesía?

Siempre es difícil definirse a uno mismo. Considero que soy una persona de fuertes convicciones pero, a la vez, abierta y respetuosa con las opiniones y puntos de vista de los demás. Algunos de los rasgos que creo marcan mi personalidad son la perseverancia, la educación, la emotividad, la capacidad de trabajo; quizás también sea demasiado exigente conmigo mismo; y algo que intento que sea mi guía y mi estandarte, la humildad que es algo que siempre intento en la relación con los demás. La poesía para mí es esa barca necesaria para poder navegar, en el día a día, de lo mundano a ese lugar sagrado que no nos pertenece. La palabra es algo más que la palabra escrita, la poesía es ese sustrato interior e intimista que subyace en cada verso. Igualmente, la poesía es una terapia para sanar y sanarme. Estoy convencido de que la poesía es terapéutica. Y como digo en mi primer libro, de título Al atardecer de las amapolas: “Los versos para el poeta constituyen la herramienta para desentrañar el jeroglífico existencial. Entre los versos se cincelan respuestas, se trazan ideales y se desnudan encrucijadas”.

¿Cuáles son sus referentes literarios?

Muchísimos. Podríamos empezar por nombrar a algunos españoles, citando a los clásicos como San Juan de la Cruz o Santa Teresa de Jesús; siguiendo con Bécquer, Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado; toda la generación del 27, del 50, etc. De Latinoamérica, por ejemplo, Huidrobo, Pacheco, Neruda, Gabriela Mistral, Borges, Octavio Paz; y de otras partes del mundo como Pessoa o Whitman. Por citar dos escritores que aunque conocidos quizá no tienen la trascendencia de los anteriores y personalmente son de mis autores de cabecera, citaría a Luis Rosales y a la poetisa uruguaya Marosa di Giorgio.

Rafael Luna García, la sencillez de un poeta
Rafael Luna García, en la mesa presidencial del Premio de Poesía Ciudad de Cabra.María Piña

Recientemente se ha institucionalizado un premio que lleva su nombre, ¿puede contarnos en qué consiste y qué significa para usted?

Como bien dices, recientemente mi querido amigo D. Manuel Equihua –presidente de la Academia Mexicana de Literatura Moderna y de CCI Utopía Poética Universal–, me pidió permiso para dar mi nombre a un premio internacional de poesía. No sé sinceramente si merezco tan alto honor, aunque he de reconocer que ha sido un enorme halago que agradezco de corazón. Sobre las bases que tendrá el premio debo decirle que solo sé que será internacional y la materia poesía, desconociendo en estos momentos más detalles al respecto.

¿Qué opinión le merece esta nueva generación de poetas que circulan sobre todo en las RRSS, tanto veteranos como noveles? ¿Cree que se está haciendo un buen uso de estas herramientas que nos ofrece la tecnología en materia de cultura?

No creo que se pueda trazar una línea de separación, una división clara que agrupe en un mismo juicio a todos los escritores de la nueva generación. Por lo que considero que, como en todos los tiempos y lugares, los hay para todos los gustos y de todas las calidades. Hecha dicha apreciación, creo que deberíamos matizar que la poesía como cualquier tipo de arte necesita de estudio y de preparación concienzuda. O dicho de otra manera, la poesía, el poeta necesita de inspiración, de ese duende que es innato en todo escritor, pero no solo con esa chispa se hace, se crea poesía. A ese ingrediente que es imprescindible hay que añadirle, técnica, trabajo, depuración y mucho reposo. La rapidez, la prontitud no es buena aliada de la buena poesía. Por lo que en conclusión, el poeta necesita para crear: duende, inspiración; pero también técnica, trabajo, depuración y reposo, mucho reposo. Madurar y pulir como los grandes orfebres para que el resultado final sea lo más perfecto posible. Respondiendo a tu segunda cuestión, el hombre no puede ir contra el progreso. Las nuevas tecnologías son una herramienta muy provechosa para difundir las artes, la cultura y la literatura.

Tiene varios libros publicados, ¿cuál diría que es su favorito y por qué?

Como escritor, el libro que más trabajo me ha costado –varios años de estudio e investigación– es un libro de teología, de título Los sermones del Espíritu Santo en San Juan de Ávila. Pero quizá mi favorito es mi poemario Códice interior, VI volumen de la Colección Pedro Garfias, editada por el Ayuntamiento de Cabra (2019). Colección de gran notoriedad que desde sus comienzos en 2008 solamente ha editado seis volúmenes, siendo este el último de la citada colección. En el mismo recojo varios poemas dedicados a mi esposa, hijos, padres, abuelos.

Desde hace años viene realizando diferentes homenajes a grandes personajes de las letras, entre ellos Federico García Lorca, Miguel Hernández, Gustavo Adolfo Bécquer y ahora recientemente a la artista polifacética e inolvidable Frida Kahlo. Si tuviera que quedarse con una de estas grandes figuras, ¿con quién sería y por qué?

“La poesía para mí es esa barca necesaria para poder navegar, en el día a día, de lo mundano a ese lugar sagrado que no nos pertenece” RAFAEL LUNA GARCÍA, GESTOR CULTURAL.

Esa pregunta es muy difícil, quizá si me tuviera que quedar con un solo poeta sería con Antonio Machado o García Lorca. El motivo es que cuando era niño –con seis o siete años– tengo recuerdos de subirme de pie en el brazo de un sillón para coger sus libros en casa y leerlos. Sus versos son los primeros de los que recuerdo su lectura.

Hablando de Frida Kahlo, es a quien se le rinde homenaje este año en el VII Festival Internacional Arte Ahora, que usted dirige, ¿podría contarnos en qué consiste este festival?

El VII Festival Internacional Arte Ahora (versos solidarios), organizado por Arte Ahora, con la colaboración de innumerables instituciones, organizaciones y colectivos –entre los que cabría destacar la Academia Española de Literatura Moderna y TV Mundo Digital–, es un festival que se viene celebrando en numerosas ciudades españolas, con diferentes actividades, durante todo el mes de octubre de 2021; y también en otros países como Uruguay, Italia, Portugal, Marruecos, México, Chile, Perú, Panamá, Argentina, EE.UU., Colombia, Costa Rica, Sídney (Nueva Gales del Sur), India y Bangladesh. Este macroevento cultural mundial estará presente en los cinco continentes (Europa, América, África, Australia y Asia), desarrollándose alrededor de cincuenta actos culturales entre encuentros internacionales, recitales de poesía, proyecciones de cortometrajes, entrevistas, presentaciones de libros, eventos virtuales, antologías, homenajes y entrega de premios. Cabe subrayar que en el ámbito de esta séptima edición, como bien has señalado, se rendirá un merecido homenaje a la polifacética artista mexicana Frida Khalo. Este festival híbrido –presencial y virtual– será retransmitido por TV Mundo Digital, televisión presente en más de 60 países del mundo. Así como en las plataformas de Facebook y YouTube de la entidad cultural Arte Ahora. Y contará con la colaboración de alrededor de mil 300 artistas de todas las disciplinas y nacionalidades.

Dentro de muy pocos días se estará llevando a cabo de manera presencial el V Encuentro Internacional de Poesía Ciudad de Cabra donde este año se le entrega el premio a la insigne poetisa Ángeles Mora. ¿En qué consiste el encuentro?

Cada año se siente una gran satisfacción poder reunir casi un centenar de escritores de todas partes del mundo en la ciudad que me vio nacer, Cabra. Además es muy gratificante dejar recogida en una antología impresa toda esa palabra que durante un fin de semana se comparte y se convive. Igualmente me siento muy orgulloso de poder haber traído a Cabra, escritores –premios Príncipe de Asturias y premios Reina Sofía de Poesía Iberoamericana– de la talla de Pablo García Baena, María Victoria Atencia o Antonio Colinas, entre otros.

¿Qué opinión le merece el panorama editorial actual?

Las editoriales, como los escritores, hay de todos los tipos. Las que apuestan por nuevos valores y las que su único fin es el monetario. Eso es y será así siempre.

Ha sido destacado con innumerables reconocimientos y premios en toda su trayectoria, los más recientes, el Premio a la Excelencia 2021 en Italia, y nominado al Premio Intercontinental Latinoamericano de Oro como escritor y gestor cultural en los Premios Funculatino de Venezuela. ¿Cómo se lleva ser tan galardonado y reconocido tanto a nivel nacional como internacional?, ¿le confiere mucha responsabilidad para con sus seguidores?

Mentiría si te dijera que no me halaga que me premien y reconozcan mi labor como escritor y gestor cultural. Aunque, sinceramente, nunca ha sido el fin. Escribo por una necesidad vital y muy al contrario de la mayoría de los escritores que conozco, quizá no necesite que nadie lea lo que escribo, o mejor dicho, no tengo esa necesidad de aprobación, beneplácito y aceptación exterior.

Aunque si se lee mi poesía y gusta, pues excelente. Sinceramente, intento ser responsable en todo lo que hago, sea importante o no. Quizá por eso que comentábamos en otra pregunta del alto nivel de autoexigencia al que me someto. De todas formas, siempre hay que saber distinguir qué es lo realmente importante y lo que no lo es. Además, siempre procuro ser generoso con los errores de los demás y seguro que los que me siguen y me aprecian también lo serán con los míos.

Y para terminar, ¿qué consejo les daría a los nuevos escritores y poetas?

Que sean fieles a ellos mismos. Que no se dejen llevar por modas. Que haya unidad entre lo que hacen y lo que son. Y que no desistan nunca. Que hagan una virtud de la determinación, la confianza, la fuerza, la empatía, la responsabilidad, la honestidad y la pasión por la escritura.