30 de Nov de 2021

Cultura

Danilo Pérez recibe el premio 'Artistas' de la Fundación Doris Duke

Se trata de un aporte de $275,000 como una inversión en el potencial creativo de artistas dedicados. La fundación tiene como objetivo empoderar a los artistas a través de la libertad de apoyo sin restricciones para asumir riesgos creativos, explorar nuevas ideas y pagar por necesidades profesionales

Danilo Pérez recibe el premio 'Artistas' de la Fundación Doris Duke
El maestro Danilo PérezTito Herrera

Hace algún tiempo Danilo Pérez notó a través de la ventana que da a su estudio a una pareja de aves que estaba construyendo un nido. No pudo evitar sentirse cómplice de este proyecto cuyos avances observaba a diario. En ese mismo lapso se dio cuenta de que algo extraño ocurría, llamaban algunas personas, no sabía qué ocurría, “fue algo muy misterioso, porque no te dicen directamente que estás compitiendo para esto”, recuerda.

Sus vecinos, los pájaros, anidaron, acogieron a sus pichones y estos crecieron. Su despedida coincidió con una llamada que le daría oficialmente la noticia de que sería uno de los siete artistas homenajeados con el Artists Award de la Fundación Doris Duke, una de las premiaciones más prestigiosas para los artistas en Estados Unidos, junto con el premio 'Genius' de la Fundación Macarthur.

“Cuando recibí la noticia se me salieron las lágrimas del agradecimiento con la divinidad, pero también sentí un llamado a continuar con este trabajo que estaba haciendo”, cuenta Danilo Pérez en entrevista con La Estrella de Panamá .

El anuncio oficial fue la mañana de ayer a través de una corta ceremonia a través de la plataforma Zoom.

“La música puede jugar un rol esencial en la creación de nuevas plataformas que pueden ayudar a generar concienciación en situaciones urgentes como el cambio climático, equidad y justicia social”, dijo Pérez en su discurso de aceptación.

“Por eso es que el corazón de mi trabajo artístico es el activismo social y la educación practicada con creatividad, libertad colectiva y la búsqueda de la sabiduría. En estos tiempos es esencial activar el poder de las artes para ser resiliente y reimaginar un mundo nuevo”, agregó.

“Este premio no hubiera sido posible sin el apoyo y la inspiración que he recibido de mi familia, mentores, hermanos y hermanas musicales, colegas, estudiantes y personas a las que apoyo. Tengo la más profunda admiración y respeto por todos ellos”.

Pérez recordó una cita que en algún momento le dijo su colega y amigo Wayne Shorter, quien también recibió el premio este año. “Más que dominar tu instrumento debes dominar tu vida, crecer como ser humano porque eso lo que cuentas a través de las historias que tocas”. Es una máxima que siempre tiene presente.

“Lo que soy es el conjunto de todas las cosas que he vivido y que he recibido de todas estas personas, empezando por mi familia”, aseguró.

El premio

La Doris Duke Charitable Foundation diseñó los premios Doris Duke Artist Awards para invertir en artistas innovadores en el trabajo de danza contemporánea, jazz y teatro que hayan demostrado su vitalidad artística y compromiso continuo con su campo.

El premio es una profunda inversión en el potencial creativo de artistas dedicados. La fundación tiene como objetivo empoderar a los artistas ganadores a través de la libertad de apoyo sin restricciones para asumir riesgos creativos, explorar nuevas ideas y pagar por necesidades profesionales y personales importantes que no suelen financiarse con las subvenciones relacionadas con proyectos que dominan la financiación de las artes.

Las nominaciones se hacen de forma anónima por parte de los colegas y la comunidad. Establecidos los postulados, la fundación escoge un panel muy riguroso que vota para escoger a los ganadores.

El premio es un fondo de $275,000 que no tiene restricciones de uso, pero cuya finalidad es facilitar a los artistas el poder seguir explorando de forma creativa y seguir llevando a cabo su misión.

“No encuentro palabras de agradecimiento por haber tenido esta experiencia, esto lo veo como un llamado a la acción a seguir haciendo el trabajo, escribiendo música, a seguir cultivando mi talento para continuar esa gran batalla que tenemos por los derechos humanos”, asegura Pérez.

“Esto lo veo como un llamado a la acción a seguir haciendo el trabajo, escribiendo música, a seguir cultivando mi talento para continuar esa gran batalla que tenemos por los derechos humanos”.

El fondo

$275,000 suena como un montón de dinero, pero en la vida práctica es una suma que puede durar poco. ¿Cómo piensa Danilo utilizar este fondo?

“Contar con un premio irrestricto de esta envergadura y prestigio, así como económico apoyo para cuidar mi bienestar y mi familia, mejorará mi capacidad para continuar, tomar riesgos y seguir explorando mi libertad artística. Me gustaría llevar una vida más saludable con menos tensiones y ahorrar dinero para seguir creando y explorando la libertad artística.

Quiero seguir viajando para disfrutar conociendo otras culturas y seguir aprendiendo. Además, me gustaría usar una parte del dinero para hacer mejoras en el hogar.

A nivel profesional, me gustaría poder actualizar mi piano. Además, me gustaría grabar en casa, crecer tecnológicamente y empezar a tocar sintetizadores.

Continuar componiendo y promoviendo la educación como una fuerza de activismo para crear un cambio sostenible a través de la actuación, la educación y la promoción de Global Jazz.

Estar libre de estrés económico abriría el espacio para seguir explorando y creciendo como artista, educador y activista social.

Al final de mi vida, espero que mi música y mi compromiso con la educación y el cambio social tengan un impacto duradero y ayuden a inspirar a otras generaciones a crear una sociedad más inclusiva, creativa, equitativa y saludable”, afirma.

Conscientes de que el fondo es una cantidad finita, la fundación Doris Duke ofrece a los ganadores de este premio un entrenamiento para sacar el mejor provecho del dinero.

Ellos también tienen otros programas específicos a los que se puede aplicar. Haber recibido el premio te abre las puertas, ese apoyo se multiplica de otras maneras”, asegura el pianista.

“Tener el reconocimiento de tu comunidad a ese nivel me motiva a seguir adelante, sigo escribiendo esa música que parece que estuviera en otro planeta, pero es el planeta que soñamos tener”, sostiene.

Si este premio me sirve para seguir resistiendo y para seguir imaginando un nuevo mundo, siento que vamos en buena dirección”, concluye.