Temas Especiales

18 de Ene de 2022

Cultura

La Biblioteca Nacional apuesta por la digitalización literaria

Más de 41 obras publicadas por el poeta José de Jesús Martínez se digitalizarán en el catálogo en línea de la Biblioteca Nacional. Este avance promueve la conservación de la memoria histórica

La Biblioteca Nacional apuesta por la digitalización literaria
El poeta se naturalizó panameño y contribuyó a la memoria política del país.Cedida

Con el paso de los años, algunas obras se mantienen ocultas en los estantes de la Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero R., bajo el cuidado de los bibliotecarios y expertos en letras panameñas. En pro de la conservación literaria del país, la Biblioteca Nacional comenzó la digitalización de producciones de autores nacionales como Dora Pérez de Zárate, Manuel F. Zárate, Carlos Francisco Changmarín y José de Jesús Martínez.

En su más reciente proceso de digitalización, la biblioteca inició la catalogación y etiqueta de más de 41 ejemplares del fallecido poeta nicaragüense –basado en Panamá– José de Jesús Martínez (Managua, 8 de junio de 1929-Panamá, 27 de enero de 1991), quien se desempeñó como poeta, autor teatral, filósofo, piloto, matemático y asesor del general Omar Torrijos Herrera de 1968 a 1981.

Durante su tiempo como escritor, publicó diversas obras de poesía, teatro y ensayos, estos últimos también centrados en la figura de Torrijos Herrera y su régimen político y militar. Ganó dos premios Ricardo Miró en categoría de teatro con Cero y van tres (1967) y La guerra del banano (1976). El escritor fue conocido como Chuchú Martínez en los círculos literarios y culturales del país, además, por su obra Mi general Torrijos (1987), Premio Casa de las Américas en La Habana, Cuba.

Estos aportes que a las letras panameñas deja el legado de Martínez, lo sitúan como uno de los escritores de carácter histórico y político de mayor influencia en la historia nacional. “Martínez dejó un gran mensaje de perseverancia y dedicación, aún más ahora para los jóvenes interesados en conocer la historia política del país”, mencionó a La Estrella de Panamá la directora técnica de la Biblioteca Nacional, Guadalupe de Rivera. Y añadió que “también escribió sobre la realidad social de Panamá durante la invasión de 1989, lo que pavimentó un camino para la conservación histórica de tal evento”.

Las obras de Martínez –incluyendo aquellas premiadas nacional e internacionalmente– serán incluidas en el catálogo de obras digitalizadas dentro del sitio web oficial de la biblioteca (www.binal.ac.pa), donde los usuarios podrán tener acceso abierto en formato PDF, sin embargo, no estarán libres de derecho, por lo que de Rivera señaló que “los usuarios deben citar o solicitar permiso de uso” si desean emplear los textos de forma específica.

Además de sus obras, los especialistas de la biblioteca incluirán los artículos de revistas escritos por Martínez, de los cuales ya se han contabilizado 52 de diversas revistas que reposan en la hemeroteca de la biblioteca.

De otros autores, como Dora Pérez de Zárate, se digitalizaron 37 libros y 63 artículos de revista; de Manuel F. Zárate se digitalizaron 25 libros y 36 artículos de revistas; mientras que del cuentista Carlos Francisco Changmarín se digitalizaron 30 libros y 23 artículos de revista. “Hay muchos más seguramente, pero hemos logrado la autorización de sus hijos y familiares para almacenar digitalmente estos por el momento”, apuntó de Rivera.

Manteniendo el legado

De Rivera comentó a este diario que una vez que se seleccionan las obras de los autores, el proceso de digitalización comienza con la catalogación de cada título realizada por los bibliotecarios, pasando por los programadores técnicos que localizan cada libro o artículo, y una vez esto se completa, los programas crean un vínculo web para que los usuarios “puedan acceder a las obras de forma abierta” en el sitio web.

Si bien el catálogo ha empezado con cuatro autores, de Rivera se mantiene optimista de lograr las autorizaciones para incluir muchos más y “aportar a la conservación de la memoria literaria del país”. Sin embargo, señaló que los escritores panameños y residentes en Panamá deben acogerse a la Ley de Depósito Legal, la cual obliga a los autores a “depositar en instituciones específicas dos ejemplares de publicaciones de todo tipo, reproducidas en cualquier soporte material, por cualquier procedimiento para distribución o divulgación pública, alquiler o venta”.

“Esto cuesta con algunos escritores nacionales que dejan la entrega de sus ejemplares para último minuto, y cuando les solicitamos que vengan a depositarlos, nos comentan que ya se les agotaron, lo cual dificulta nuestro proceso de preservación y custodia de obras nacionales, que es primeramente nuestra misión”, explicó la directora técnica.

La experta también hizo hincapié en que se necesita “un mayor aporte social” para el rescate del patrimonio histórico del país: “Recibimos muchas donaciones de libros antiguos en ejemplares de primeras ediciones, entonces comienza la revisión detallada para ver si el libro está en buenas condiciones para mantenerlo en la biblioteca. Por esto la digitalización conviene aún más, ya que previene el desgaste de las publicaciones por constante manipulación”.

En la misión de la digitalización también se cuenta con los procesos de integración de galerías fotográficas virtuales para ilustrar las biografías y obras de los autores destacados, así como un mayor apoyo a los colegios que utilizan libros nacionales en sus planes de estudios. “No podemos dejar perder los legados de aquellos escritores panameños que hicieron sus aportes a la cultura, por lo que buscamos dar mayor complemento a los estudios de la población panameña”, dijo.