Temas Especiales

25 de May de 2022

Cultura

Sin miedo a la competencia en el plano corporativo

Los verdaderos líderes y gurús no tienen miedo de compartir sus secretos y tampoco pierden el tiempo reclutando a gente mediocre o en comparaciones; muy por el contrario, suelen rodearse de gente más capaz que ellos y más inteligentes

Sin miedo a la competencia en el plano corporativo
Algunas personas no están acostumbradas a un ambiente donde se espera la excelencia.Shutterstock

Hoy analizaremos la importancia de la autovaloración profesional; lejos de las comparaciones dañinas que pueden darse en este plano y de la sana competencia en el plano corporativo.

Usted podrá tener la guitarra eléctrica de Eric Clapton, el amplificador con las mismas regulaciones de Eric, podrá tener los mismos pedales de guitarra y hasta sus mismos ingenieros de sonido; incluso, lo pueden poner en el mismo estudio donde él graba sus discos y aún así, jamás sonará como Eric Clapton.

Usted podrá tener la misma presentación de power point de su gurú favorito en negocios, podrá tener las mismas anotaciones para dictar una conferencia magistral ante una junta directiva ansiosa de resultados y hasta podrá dar las mismas recomendaciones que daría Stephen Covey, pero jamás hablará como él.

Luego de estos dos ejemplos sencillos viene mi pregunta, amigo lector, ¿por qué le tenemos miedo a la competencia?, ¿por qué estar celoso o tener una actitud agria ante otro profesional, si al final nunca haremos las cosas idénticas?

El famoso factor X, ese chip que nos hace ser únicos y especiales, es el que hace la enorme diferencia. Desde el hogar y colegio se debería reforzar este pensamiento a los niños, ya que todo comienza desde nuestra infancia y en la construcción de nuestra autoestima. Irónicamente, cuando las personas tienen libertad para hacer lo que quieren, por lo general comienzan a imitarse mutuamente perdiendo la oportunidad de ser innovadores con sus propios talentos y destrezas.

El tigre no se anda comparando con el león; cada uno es rey en sus respectivos hábitats. Aquí le dejo una de las primeras recomendaciones:

Se suele decir que el empleado que se compara con sus compañeros trabaja más, o para mantenerse más arriba de una clasificación, o para subir en el ranking. Sin embargo, Iwan Barankay, profesor de Gestión de Wharton, cuestiona esa presuposición en un nuevo estudio titulado 'Rankings and Social Tournaments: Evidence from a Field Experiment'.

“Muchos gerentes creen que si se proporciona información a los trabajadores sobre su rendimiento frente a sus compañeros, eso les ayudará a volverse más competitivos, a trabajar más para llegar al mismo nivel, o incluso superarlo”, dice Barankay, cuya investigación y enseñanza anteriores se centraron en los aspectos económicos de la mano de obra y de los recursos humanos.

“El trabajador podrá acomodarse y perder motivación. El trabajador bien evaluado razona de la siguiente manera: '¿Si estoy en primer lugar, para qué esforzarme más?' Y los que están peor posicionados se desmotivan y desisten”.

Los grandes artistas como Dylan, Picasso y Newton se arriesgaron al fracaso, y si queremos ser grandes, tenemos que arriesgarnos también. ¿Que otro nos robará el mandado mientras caemos en picada? Ok... lo que el otro no sabe es que de esa caída aprenderá a sacudirse el golpe y a volver a intentarlo de forma diferente.

Sea un criterio de calidad. Algunas personas no están acostumbradas a un ambiente donde se espera la excelencia. Además, ¿le cuento algo interesante, amigo lector? Los verdaderos líderes y gurús no tienen miedo de compartir sus secretos y tampoco pierden el tiempo reclutando a gente mediocre o en comparaciones; muy por el contrario, suelen rodearse de gente más capaz que ellos y más inteligentes. 1- lo hacen para aprender de los mejores, 2- porque saben sus límites y descubren la magia de delegar y 3- (siendo esta la más importante) porque saben que, aunque estén rodeados de los mejores, estos jamás serán como ellos.

Preocupan los profesores que no quieren enseñar más allá de los libros porque temen que su alumno lo supere en un futuro cercano... ¿Le digo algo? Justamente esa es la función de un profesor, enseñar sin egoísmo para que el alumno lo supere.

Le comparto un pensamiento de Steve Jobs: “Tu tiempo es limitado, no lo malgastes viviendo la vida de otro. No te dejes atrapar por el dogma, lo cual es vivir a partir del pensamiento de otras personas. No dejes que el sonido de las opiniones de otros silencie tu voz interior. Y lo más importante, ten el coraje de seguir a tu corazón e intuición”.

He conocido facilitadores que literalmente se han robado el trabajo de otros y, a la hora de presentar el contenido no sabían que hacer con él, o peor aún, lo que solían criticar ahora lo hacen ellos mismos imitando a su “competencia”, y casi siempre terminaban llamando al creador para hacerle múltiples consultas... ¡descaro absoluto!

Si usted es un profesional de excelencia, siempre considerará a la competencia como un motor para enrumbar mejor su lancha y llegar al puerto que necesita con sus propias habilidades y conocimientos.

En la historia de todo negocio, emprendimiento o crecimiento, hay momentos que son decisivos: el primer contrato, el primer cliente, y, cuando su competencia le llama para felicitarle (a mí me ha pasado), y esto en particular me ayudó para seguir haciendo las cosas mejor y con más pasión.

Cierro con esta reflexión: el tigre es rey en su hábitat y el león también, y ninguno se anda comparando con el otro.