La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Curiosidades

Tatuajes sanadores y "villanos barbudos" sorprenden al público argentino

Los tatuajes sanadores serían los tatuajes que cubren heridas, cicatrices o tatuajes viejos

Tatuajes sanadores y "villanos barbudos" sorprenden al público argentino

La decimoquinta edición del Tattoo Show de Buenos Aires, el principal evento internacional de tatuajes del país, arrancó este viernes con varias novedades entre las que destacan los tatuajes sanadores y la presencia de los "villanos barbudos", gente de aspecto rudo y gran corazón.

"Los tatuajes sanadores serían los tatuajes que cubren heridas, cicatrices o tatuajes viejos", destacó a Efe Sebastián Mauri, miembro de la casa de tatuadores Mandinga y uno de los pioneros en esta práctica.

Para Mauri todo comenzó hace un año, cuando una joven que se había quemado gran parte del cuerpo debido a una explosión en su garaje a raíz de un escape de gasolina acudió a él para pedirle un dibujo que cubriera sus cicatrices.

"Todo surgió el año pasado acá mismo con una chica que vino con un brazo todo quemado con la idea de hacerse un tatuaje y que en ningún lado se lo querían hacer. Me mostró la idea de lo que se quería hacer, me pareció que era viable, le dije que si con mucho miedo y le quedó buenísimo", destacó.

A raíz de ese día los tatuajes sanadores aumentaron hasta tal punto que ahora ocupan "el 80 %" de la actividad de este estudio, demandados por un tipo de cliente que responde a un patrón definido.

"La mayoría de los tatuajes son por quemaduras de agua, siempre se da un patrón parecido, quemaduras de agua hirviendo y cuando fueron muy jóvenes, por accidentes domésticos", agregó.

La parte sanadora de este trabajo llega a nivel estético, ya que el "ornamentar el cuerpo" permite a la gente "levantar la autoestima y poder ponerse ropa que antes no se ponía".

"Hasta los médicos recomiendan tatuarse, vino mucha gente que han tenido cirugías en el vientre y el mismo médico le dijo que la única manera de poder disimularlo es tatuarse", subrayó.

A nivel técnico trabajar con pieles dañadas supone un proceso de aprendizaje ya que se trata de "ir viendo como evoluciona cada vez que viene la persona".

Junto a los tatuajes sanadores de Mandinga y otros muchos artistas, en el pabellón porteño destaca la presencia de un grupo de aspecto rudo, dominado por grandes barbas y muchos tatuajes, que se hacen llamar "Bearded Villains" (Villanos Barbudos) y que luchan por combatir los estereotipos asociados a su aspecto.

"Bearded Villains es una hermandad altruista. Hacemos muchas obras de caridad, llevamos de comer a la gente en situación de calle, apadrinamos comedores, vamos a los hospitales de niños a regalarles juguetes... Es un club que se formó para cambiar el paradigma y los prejuicios que hay a la gente con barba y tatuajes", aseguró a Efe Mauro Ponti, miembro de la hermandad argentina.

El primer club de estos barbudos altruistas se fundó en Los Angeles en 2014 y en la actualidad ya cuentan con representación en 95 países y con más de 7.000 miembros.

Para formar parte de esta curiosa hermandad basta con "tener una barba frondosa de mas de 5 centímetros" y compartir los valores del grupo, basados en "querer mejorar como persona".

Este año realizarán el primer encuentro latinoamericano de la hermandad aprovechando el Tattoo Show, que se celebra por decimoquinta vez en Buenos Aires y que espera acoger a 40.000 personas que tendrán la oportunidad de disfrutar del trabajo de artistas de renombre como los estadounidenses Ink Master y Tattoo Nightmares.