Temas Especiales

28 de Jan de 2021

Familia

Accidentes en niños: el peligro vive en casa

Los que encabezan la lista son los relacionados con quemaduras. Las campañas de información para prevenirlos en Panamá son escasas

Accidentes en niños: el peligro vive en casa
La edad más susceptible de incidentes va desde los 7 meses a los 5 años.

A todos los padres les gusta pensar que el hogar es un lugar seguro donde sus hijos pueden estar cómodos y protegidos. Sin embargo, es allí donde la mayor parte de los accidentes se producen, y los niños pequeños pertenecen a uno de los grupos más vulnerables.

Las quemaduras, caídas, intoxicaciones con químicos, cortaduras, niños que se quedan encerrados, niños en peligro por las alturas y asfixias por atragantamiento son las principales lesiones que atacan a los menores, según manifiesta el jefe Dirección Nacional de Seguridad, Prevención e Investigación de Incendios (Dinsepi) del Cuerpo de Bomberos de Panamá (CBP), Eduardo Small.

El teniente asegura que atienden un promedio de dos a tres incidentes de estos tipo por semana, a menudo con consecuencias graves para sus protagonistas.

‘Estos accidentes domésticos en los que están involucrados niños, son los que atendemos con cierta regularidad, principalmente, por el descuido de las personas que están a su cuidado. Las quemaduras aportan un alto porcentaje de accidentes caseros’, declara Eduardo Small.

Por su parte, Marvis Corro, jefa de la Unidad de Quemados del Hospital del Niño, reporta que la mayoría de los accidentes domésticos que se atienden son a causa de escaldaduras, es decir, por líquido caliente.

‘La historia es repetitiva. Los casos siempre son los mismos todos los años. Niños jugando en la cocina, otros queriendo agarrar por curiosidad la olla caliente y se la tiran encima y padres cocinando con sus niños en los brazos’, reconoce Corro, quien indica que los casos de caídas de bicicletas y heridas con cuchillos, son también accidentes caseros que se atienden con frecuencia en el Hospital del Niño.

La doctora Corro destaca que los casos de quemaduras de primer, segundo y tercer grado, suelen ocurrir casi siempre en los lactantes y niños de edad preescolar. Según esta experta, en la Unidad de Quemados del Hospital del Niño, se atiende alrededor de 15 a 20 pacientes por mes y en los meses de fiesta la suma de niños con quemaduras aumenta, alcanzando de 35 a 40 admisiones.

CARENCIA DE CULTURA DE PREVENCIÓN

De acuerdo con la doctora Marvis Corro, estos accidentes son prevenibles. Asegura que en nuestro país hace falta una campaña de prevención activa contra los accidentes por quemaduras y otros percances caseros. ‘Panamá es una de las naciones más atrasadas en prevención de quemaduras de los países latinoamericanos’, comenta la doctora. Marvis Corro menciona que solamente se hizo una campaña de prevención de quemaduras en el año 1997, la cual fue patrocinada por Texaco en conjunto con las damas voluntarias del Hospital del Niño. ‘Esta campaña debe darse otra vez y de una manera sostenida’, expone Corro.

Por su parte, Eduardo Small afirma que estos percances se pueden impedir si los adultos responsables padres, nanas, tíos, hermanos o abuelitos le enseñaran a los niños a ser capaces de reconocer por sí mismos muchos de estos riesgos. Los niños carecen de experiencias para evitar el riesgo y el peligro. Por esta razón, Small aconseja que es muy importante que las familias adopten hábitos para promover el desarrollo de una cultura de prevención de accidentes caseros. ‘Es responsabilidad de los adultos enseñarles a los menores a identificar los lugares más peligrosos dentro y fuera del hogar’, concluye Small.