25 de Feb de 2020

Familia

Un patrón de crianza que debe cambiar

Víquez enfocó su libro en el contexto histórico que ha rodeado al país centroamericano

Un patrón de crianza que debe cambiar
El castigo físico es considerado una forma de abuso.

El castigo físico en los niños es un patrón de crianza que deben cambiar los padres de familia para evitar iniciar una cadena de violencia en las sociedades latinoamericanas.

El investigador Mario Víquez, divulgó esta semana en Costa Rica, con el apoyo de Unicef, el libro ‘Castigo físico en la niñez’, una realidad aceptada por muchos costarricenses que se ve reflejada en América Latina.

Víquez enfocó su libro en el contexto histórico que ha rodeado al país centroamericano para que el castigo físico sea visto como una forma de corrección ‘normal’ y destacó que ese maltrato es una ‘dolorosa realidad a puerta cerrada’.

‘El castigo físico es una forma de abuso, pero no debe confundirse con abuso. Es más bien el derecho de pegar moderadamente, pero el problema es que nadie puede determinar hasta qué punto es o deja de ser moderada’, explicó el experto.

El maltrato psicológico a través de insultos, amenazas y humillaciones, así como cachetadas, golpes y pellizcos, son parte de las medidas correctivas que deberían dejar de utilizar los padres.

‘Los patrones de crianza y el castigo físico, como práctica ‘socialmente permitida’ tienen, en ese sentido, una influencia en la conformación de los niños y niñas y, por ende, en la sociedad en general’, cita el libro.

La realidad que Víquez puso en contexto en Costa Rica se ve replicada en la gran mayoría de países latinoamericanos.