25 de Feb de 2020

Familia

El juego es tan necesario como la alimentación

Individuos con problemas en lo intelectual y social es el resultado de formar infantes privados de tiempo suficiente para actividades.

El juego es tan necesario como la alimentación
El juego es tan necesario como la alimentación

‘Individuos no pensantes' es el resultado de formar un niño o niña privado de tiempo suficiente para actividades recreativas.

Responsabilidades escolares, que regularmente llegan al hogar y en ocasiones, obligaciones que deben cumplir los pequeños en el núcleo familiar, están usurpando sigilosamente el tiempo recreativo de los infantes.

‘Efectivamente, el juego es vital; condiciona un desarrollo armonioso del cuerpo, de la inteligencia y de la afectividad. El niño que no juega es un niño enfermo, de cuerpo y de espíritu', señaló la Unesco a través del documento ‘El niño y el juego. Planteamientos teóricos y aplicaciones pedagógicas'.

Por su parte la psicóloga familiar, Ivette Schuverer manifestó que ‘el juego y la recreación son esenciales para la salud y el bienestar del niño y promueven el desarrollo de la creatividad, la imaginación y la confianza en sí mismo, así como las aptitudes físicas, sociales, cognitivas y emocionales'.

SECUELAS SIGILOSAS

Si estas ventajas para el desarrollo del niño no estuvieran presentes, entonces ‘estaríamos frente a individuos que a futuro podrían presentar problemáticas en áreas de su desarrollo como motriz, intelectual y social', agregó la profesional.

Por otro lado, la plasticidad del cerebro se vería afectada, provocando en el niño cierta pobreza en el desarrollo de la creatividad, tendríamos lo que llamamos ‘individuos no pensantes', incapaces de resolver problemas de inmediato y con alta incapacidad de relacionarse con los demás, explicó Schuverer.

No se debe mal interpretar. Las responsabilidades, sean escolares o familiares no son negativas, si no, el desequilibrio entre estas y el tiempo de descaso y recreación del menor.

Preocupada por este ‘fenómeno en crecimiento' (menores con abundantes deberes), la psicóloga afirma que los especialistas de la salud mental tienen una frecuencia mayor de casos de adolescentes que acuden por ‘sus estados de ánimos'. ‘Podríamos decir que los mismos se encuentran atravesando una etapa, que por sí ya es difícil, y si le sumamos los poco o nulos espacios de esparcimiento con los que cuentan, nos atreveríamos a afirmar que este tipo de privaciones en lo referente a lo recreativo está causando serias secuelas en la vida de estos jóvenes.'

‘En 1981 los niños norteamericanos usaban el 40% de su tiempo para jugar, mientras que en 1997 el New York Times informaba que esta cifra había bajado al 25%. Asimismo, el tiempo dedicado al juego en las escuelas, para niños de 4 a 5 años ha bajado del 41% del tiempo de clase, en 1998, al 9% en 2002.', publica el sitio web, Educar Chile.

‘Se pretende que lo niños sepan datos y nada más, el niño del siglo XXI tiene sólo los hechos en la punta de los dedos, sin embargo para convertirse en ciudadano necesita ser creativo para poder utilizar esos datos y convertirlos en otra cosa. No estoy diciendo que los datos no sean importantes, los niños tienen que saber multiplicar, pero tenemos que encontrar un equilibrio y creo que el juego es el tipo de actividad que se requiere para llegar a ese equilibrio', afirmó Kathy Hirsh-Pasek de la Universidad de Pennsylvania y Co-director del Infant Laboratory del departamento de psicología de la universidad de Temple, EE.UU..

RESPONSABLES DE ESPACIOS DE ESPARCIMIENTO

Si bien el Estado forma parte de un eje central organizacional de toda sociedad, no sería el único actor o responsable de generar espacios de pensamiento y desarrollo de políticas más beneficiosas para los niños, niñas y jóvenes en cuanto a la temática de esparcimiento. ‘También podemos mencionar como actores responsables de generar dichos espacios a las escuelas, comunidades, padres de familia, Iglesia, medios de comunicación, grupos y organizaciones sin fines de lucro, entre otros', aseveró Schuverer.

En cuanto al tiempo que un niño o niña debe tener de actividad recreativa, deberíamos considerar ‘que el descanso y el esparcimiento son tan importantes para el desarrollo del niño como la nutrición, la vivienda, la atención de salud y la educación. Sin suficiente descanso, los niños carecen de energía, motivación y capacidad física y mental para una participación o un aprendizaje provechosos‘, aseveró la profesional.

Agregó que ‘la negación del descanso puede tener un efecto físico y psicológico irreversible en su desarrollo, salud y bienestar. También necesitan esparcimiento, o sea, un tiempo y un espacio exentos de obligaciones, necesitan entretenimientos o estímulos en que puedan comportarse de manera tan activa o inactiva como deseen'.

En resumen y para comprender mejor la importancia del tiempo de esparcimiento la psicóloga familiar relata un anécdota. ‘Recuerdo a un niño que me trajeron a consulta, las maestras lo habían etiquetado con el famoso diagnóstico de ‘déficit atencional', sin ningún análisis profundo de la vida del mismo. El niño pasaba más de 6 horas en la escuela, luego tenía que viajar en Metro bus hasta Albrook Mall, comer en el Mall, luego llegar a su casa cerca de las 6:00 pm, para después hacer los deberes escolares hasta las 10:00 pm. ¿No les parece que había algo inusual en la vida de este niño?, Claro que lo había, este niño no tenía tiempo suficiente para el descanso, ni para recrearse; ¿de qué forma se pretende que el niño preste atención a sus aprendizajes?.

==========

‘Las actividades recreativas, artísticas y culturales son bases fundamentales en la formación de los niños y jóvenes. A través de su continua práctica se favorece el desarrollo mental, emocional y motriz '

IVETTE SCHUVERER,

PSICÓLOGA FAMILIAR

==========

ACCIONES

Se requiere de ayuda profesional

Ante la gran cantidad de tareas escolares que se le asigna a los menores, la psicóloga familiar Ivette Schuverer aseguró que ‘no se entiende muy bien este tipo de currícula, como si a mayor nivel de exigencia, mayor será el nivel de educación del niño. Entonces tendremos personas muy capacitadas, pero a su vez muy enfermas‘. Agregó que ‘si vemos que nuestros hijos, sobrinos, alumnos... están atravesando episodios de estrés y ansiedad debido a la falta de descanso y actividad recreativa, tenemos que hablar con un profesional del área de la niñez o acudir a la escuela para conversar con los directivos u otros padres de familia que vean a sus hijos en las mismas condiciones'.