Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Familia

Cultive relaciones fraternales sanas

Las diferencias entre hermanos surgen durante la adolescencia. Con el paso de los años estas deben superarse

Lo ideal es que los hermanos se lleven bien, que tengan una relación como de amistad y que la convivencia en la casa sea pacífica, pero de acuerdo con la psicóloga Mirna Reyes, ‘en una familia de varios hijos o hijas por lo menos hay un caso de relación no buena'.

La buena o mala alianza entre los hermanos está presente desde los inicios del ser humano sobre la tierra, hasta en la literatura. Cegado por los celos que le producía la predilección divina hacia su hermano, Caín mató a Abel.

Mientras la historia de Hansel y Gretel es una muestra de la cooperación fraternal.

Desde la niñez, las relaciones fraternales se caracterizan por altibajos, los cuales pueden empeorar en la edad adulta y llevar al rompimiento completo de la relación.

RELACIÓN CON LOS PADRES

‘La calidad del tipo de interacción entre los hermanos está estrechamente vinculada con la calidad de la relación que los padres mantienen con sus hijos', aseguró Reyes. Añadió que ‘si nuestra sociedad obliga a los padres a no convivir con sus hijos, es difícil que estos puedan dar parámetros en cuanto al trato entre los infantes'.

Por su parte Ginnie Hughes, psicóloga familiar señaló que ‘es importante, como padres sentar las bases para una relación filial saludable, siempre siendo justos y respetando los espacios y lugares de cada uno'.

Durante la infancia regularmente los hermanos se llevan bien, juegan juntos y comparten momentos agradables. Cuando llega la adolescencia empezará la cosecha de lo que los padres hayan sembrado: si hubo preferencia o un trato similar, si los padres se tomaron el tiempo para sembrar valores, la calidad del tiempo de los padres con los hijos durante la infancia es de suma importancia, explicó Reyes.

‘Muchos casos que he tratado en mi consultorio están vinculados a esas primeras asociaciones entre seres humanos. Si no aprendes a llevarte bien con tus hermanos será difícil, aunque no imposible mantener buenas relaciones con las personas de tu entorno', agrega la psicóloga.

‘El poco tiempo con los hijos, las malas influencias alternas no contrarrestadas con principios y valores, la falta de uno de los padres, lamala relación entre los padres, son aspectos que en la actualidad abren paso a las malas relaciones fraternales, situación que va en aumento', aseveró Reyes.

LAZOS DURADEROS

‘A pesar de tener ‘la sociedad en contra', es posible un buen vínculo fraternal desde pequeños. Si bien es cierto este vínculo pasa por sus etapas de desarrollo y diferencia de edades, si el vínculo es sano y positivo desde el inicio, se nivela al llegar a la vida adulta', aseguró la psicóloga Hughes.

Las relaciones entre hermanos constituyen el lazo familiar de mayor duración. En algunas ocasiones son héroes, cómplices, ‘son los que pasan con nosotros la niñez, nos acompañan, nos hacen exigirnos y a la vez querer compartir, pero también son los que incondicionalmente están a nuestro lado', dice Hughes. Esta es la realidad en un núcleo familiar sano. Las diferencias surgen más adelante.

Es un hecho que durante la adolescencia surgen diferencias y rivalidades entre los hermanos, pero es la etapa en que las buenas enseñanzas de los padres deben dar fruto.

Las razones para el distanciamiento generalmente son la competencia no saludable, el sentimiento de menos valía (que un hermano vale mas que otro), esto genera envidia; la falta de comunicación asertiva también ayuda a que no se dé comprensión y por ende un distanciamiento entre hermanos, explicó Hughes.

Reyes, por su parte, asegura que si hay bases fuertes, estas diferencias deben subsanarse con el paso de los años.

PERSONAS VALIOSAS

El vínculo saludable crea seguridad. Esa es la razón mas importante para llevarse bien con los hermanos. ‘Necesitamos sentirnos seguros para lograr independencia y formar un autoconcepto positivo, la calidad del vínculo determina también, en ocasiones, cómo nos relacionamos con quien nos rodea", dijo Hughes, psicóloga miembro del Instituto Panameño de Terapia Familiar y de pareja.

Si durante la adolescencia, juventud y parte de su vida adulta no tuvo una buena relación fraternal "aun está a tiempo". La psicóloga Reyes aconseja que se retome la relación. "Eso le permitirá ser una persona sana espiritualmente".

Lo primero es no esperar a que el otro tome la iniciativa, sino dar el primer paso, indispensablemente de la situación que los haya separado. Reconocer y pedir perdón por los errores cometidos. Identifique las reacciones inadecuadas hacia sus hermanos y evítelas al máximo. Modifique aquellas conductas conflictivas y permita que su familia lo vea actuar en un rol inesperado. Con esfuerzo y constancia podrá solventar sus problemas fraternales.

==========

‘Si no aprendes a llevarte bien con tus hermanos será difícil, aunque no imposible mantener buenas relaciones con las personas de tu entorno',

MIRNA REYES

PSICÓLOGA