La Estrella de Panamá
Panamá,25º

20 de Sep de 2019

Familia

‘Estado de la paternidad en América Latina y el Caribe'

Un informe revela la contribución de los hombres en la crianza y el cuidado de los niños

‘Estado de la paternidad en América Latina y el Caribe'

El mundo vive una coyuntura crucial para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. A medida que los gobiernos implementan estrategias para alcanzar las ambiciosas metas establecidas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible y que los gobiernos y sociedades están experimentando y haciendo frente a reacciones conservadoras a nivel global, lograr la igualdad de género y una vida justa y próspera para todos requiere de un esfuerzo colectivo.

Dado que la verdadera igualdad no puede alcanzarse a menos que los hombres asuman el 50% de las tareas de cuidado, en 2015 MenCare —en coordinación con Promundo y Sonke Gender Justice— lanzó el informe ‘State of the World's Fathers' (El estado de la paternidad en el mundo), con el fin de proporcionar una visión global del estado de la contribución de los hombres a la crianza y el cuidado de los niños.

El estudio concluye que en ningún país hombres y mujeres asumen una participación igualitaria en el cuidado. Este hallazgo es válido para América Latina y el Caribe. La región muestra algunas de las mayores disparidades del mundo, con mujeres que le dedican de 6 a 23 horas más por día que los hombres al trabajo remunerado y al no remunerado combinados.

La carga que las mujeres y las niñas asumen en el cuidado y las tareas domésticas limita sus oportunidades, tanto de educación como de empleo, y desalienta su participación política. Reduce su poder adquisitivo, las hace depender del hombre de la familia y desincentiva la participación masculina en la vida familiar. Más aún, se espera que las mujeres sean las responsables de promover su propia salud y la de sus familias. Los hombres, como padres y cuidadores, tienen un papel que cumplir en la rectificación de esta desigualdad. Es una oportunidad extraordinaria, pero al mismo tiempo una responsabilidad importante.